salud

Pérdida de visión por glaucoma: ¿cómo prevenirla?

La enfermedad se presenta por el aumento de la presión ocular y el daño en el nervio óptico.


El glaucoma es una afección que se presenta en los nervios del ojo y que con el tiempo puede llegar a causar ceguera, esto por el aumento fuera de lo normal de la presión del ojo, y aunque frecuentemente se presenta personas mayores de 60 años, se debe comenzar a preparase y cuidar la salud visual para evitar cualquier enfermedad con el avance de los años.

Según la organización estadounidense Mayoclinic, “el glaucoma es una de las principales causas de ceguera para las personas mayores de 60 años. Puede producirse a cualquier edad, pero es más común en adultos mayores”, haciendo referencia a la necesidad de cuidar la salud visual en cualquier etapa de la vida, así como las graves consecuencias de esta enfermedad.

A reglón seguido, la organización recalcó que el peligro del glaucoma es que aquellos que lo padecen frecuentemente no se dan cuenta de que están perdiendo su visión, ya que el deterioro sería demasiado gradual, sin presentar otros signos de advertencia, hasta el punto en cuando la enfermedad ya está avanzada y el daño sería casi irreparable.

“Dado que no se puede recuperar la pérdida de la vista debido al glaucoma, es importante realizarse exámenes oculares periódicos que incluyan mediciones de la presión ocular para poder realizar un diagnóstico en las etapas iniciales y tratarlo adecuadamente”, continuó explicando la organización, haciendo un llamado para evitar la enfermedad.

Incluso se recalcó que, si se lograra detectar esta afección en una etapa temprana, las personas podrían evitar o retardar la ceguera que produce el daño al nervio óptico, empero, también insistió en que aquellos que desarrolla glaucoma deberán continuar con un tratamiento de por vida.

Además de la necesidad de tomarse exámenes frecuentes para detectar tempranamente el glaucoma, la Academia Americana de Oftalmología explica que, los medicamentos con altas dosis de asteroides y que son consumidos por largos periodos de tiempo pueden ser riesgosos para la salud visual, ya que afectarían la presión intraocular, por lo que se debería comunicar al médico de cabecera sobre los riesgos de estos fármacos para buscar alternativas.

A reglón seguido, la organización estadounidense informó que era necesario la buena alimentación con verduras de hoja verde y frutos rojos, entre otros vegetales que aportarían las vitaminas y minerales necesarios para proteger la salud visual. Sumado a esto, el ejercicio también sería importante pero con moderación para no aumentar la presión intraocular.

Algunos de los alimentos que son más útiles para lograr una visión saludable son la berza o col forrajera, col rizada o kale, espinacas, coles de Bruselas, apio, zanahoria, durazno, rábano, habichuela y remolacha.

Por su parte, uno de los alimentos que no se puede comer en exceso es el azúcar, dado que puede provocar un desequilibrio del nivel de azúcar en sangre, lo que da lugar a neuropatías o daños en los nervios, entre ellos el nervio óptico, que es el que puede causar la ceguera.

“Si tiene glaucoma o está en alto riesgo de presentar la enfermedad, no ponga su cabeza más abajo del corazón por largos períodos de tiempo... Las posiciones de cabeza pueden aumentar considerablemente su presión intraocular” confirmó la organización, como una recomendación para evitar la ceguera por glaucoma.