vida moderna

¿Qué alimentos se deben comer para rejuvenecer el rostro?

Una vida sedentaria, el estrés, la contaminación y una exposición solar excesiva son los factores que más deterioran la piel.


La piel es el órgano que protege el cuerpo de los factores externos que lo rodean y su cuidado es fundamental para que luzca radiante y sana. Para ello, es ideal incrementar una rutina saludable, junto con el consumo de agua y una alimentación sana.

Cabe mencionar que una adecuada alimentación contribuye notoriamente a la salud de la piel. Es por ello que se deben ingerir alimentos con un alto valor biológico para que ayuden a la renovación y la formación de nuevos tejidos. Así mismo, es indispensable la ingesta de ácidos grasos como el omega-3 y las vitaminas C y E, ya que tienen un carácter antioxidante que previene el envejecimiento prematuro.

De este modo, el portal web Bioxan ha dado a conocer seis alimentos que ayudan a prevenir y ralentizar los factores dañinos, aportándole a la piel los nutrientes necesarios para mantener su elasticidad e incrementar la producción de colágeno.

  • Tomate: Normalmente, un tomate puede llegar aportar alrededor del 40% de la vitamina C que necesita diariamente el organismo, lo cual lo hace un alimento ideal para proteger no solo los tejidos de la piel, sino distintas partes del cuerpo. Así mismo, esta fruta es un astringente natural que permite refrescar la piel por medio de mascarillas faciales y entre sus propiedades más destacadas es el alto contenido de licopeno, el cual ayuda a detener el daño oxidativo. Del mismo modo, el tomate actúa como protector solar, activa la producción del colágeno, aumenta las defensas de la piel y también depura el organismo de sustancias tóxicas.
  • Zanahoria: Este alimento es rico en betacarotenos, un antioxidante que comúnmente se encuentra en los vegetales de color amarillo y que el organismo lo transforma en vitamina A, la cual es necesaria tanto para la salud de la piel, ocular y el sistema inmunitario. Gracias a sus propiedades antioxidantes, la zanahoria permite neutralizar los radicales libres dañinos para las células, también reducen la sensibilidad de la piel frente al impacto que ocasionan los rayos UV y activa la creación de la melanina para que la piel se broncee con mayor facilidad.
  • Brócoli: Investigadores del Laboratorio de Fitoquímica del Departamento de Ciencia y Tecnología de Alimentos de CEBAS-CSIC señalan que el brócoli es un alimento con un factor hidratante que lucha contra las enfermedades que afectan directamente la salud de la piel. Además de ello, varios estudios han demostrado que su alto contenido en sulforafano puede ayudar a prevenir el cáncer cutáneo y su contenido en vitamina C permite neutralizar los radicales libres, así como retrasar el envejecimiento celular.
  • Aguacate: Esta es una fruta rica en ácidos grasos esenciales, vitamina B, A y antioxidantes que ayudan a combatir la degeneración celular. Gracias a su alto contenido en vitamina E, protege la membrana de las células para que la piel cumpla su función de defensa natural. Además, el aguacate es considerado un gran aliado de la piel, ya que su pulpa se usa como mascarilla natural para prevenir las arrugas del rostro y su aceite esencial nutre y suaviza la piel.
  • Pescado azul: Las sardinas, la trucha o el salmón, son alimentos ideales para el cuidado de la piel del rostro, porque su alto contenido en ácidos grasos esenciales protegen y mantienen en un nivel óptimo la hidratación de la piel. Así mismo, estos nutrientes tienen un efecto antiinflamatorio que ayuda a calmar la piel enrojecida o con eccemas.
  • Té verde: Esta infusión natural posee propiedades antiinflamatorias, efectos rejuvenecedores para piel y se destaca principalmente por proteger la piel de los radicales libres que debilitan las defensas del cuerpo. Lo ideal es utilizar el té verde con ayuda de un algodón y aplicarlo sobre la piel para regular los niveles de grasas y calmar las zonas irritadas. Esta infusión también es aconsejable utilizarlas en los ojos para disminuir la inflamación ocular.