salud

¿Qué beneficios tiene el colágeno y cómo se puede obtener?

Esta proteína en forma de fibras la produce naturalmente el cuerpo y se encarga de unir órganos y tejidos conectivos como músculos, tendones, piel, ligamentos, huesos, cartílagos, entre otros.


El colágeno es una proteína esencial para el ser humano. Su importancia radica en la función de cabecera que tiene en cuanto al buen mantenimiento de los tejidos de la piel. Esta compone el 80 % de la piel y se encarga de mantener una apariencia joven, tersa y saludable en los tejidos cutáneos.

Cabe resaltar que el cuidado de la piel está en manos de cada individuo y es importante tener presente que a partir de los 25 años el colágeno empieza a descomponerse más rápido de lo que el cuerpo puede reemplazarlo, provocando un envejecimiento de la piel.

Aparte del mantenimiento de la piel sana, estos son algunos de los otros beneficios con los que cuenta esta proteína natural:

  • Esta proteína también puede contribuir o reducir dolores articulares y óseos causados por artritis, reumatismo u osteoartritis.
  • Ayuda a detener el desgaste de los tejidos y articulaciones estimulando la producción de nuevas células cartilaginosas para compensar los tejidos dañados.
  • Mejora también el aspecto del cabello y las uñas.
  • Favorece la reducción y formación de estrías, combate la flacidez en el cuerpo en zonas como brazos, piernas y abdomen.
  • Otorga firmeza al humor vítreo del ojo, proporcionando firmeza a la córnea.

Este se puede adquirir de diferentes formas, tanto en alimentos o en suplementos.

Los alimentos que más se recomiendan para mejorar la producción del colágeno son el pescado, los huevos, verduras y carnes rojas, al igual que otros que contengan omega 3.

Otros alimentos que lo contienen son pollo, cítricos (naranjas y pomelos/toronjas), bayas (fresas, frambuesas, arándanos y moras), frutas tropicales (mango, kiwi, piña, melón y guayaba), ajo, hojas verdes (espinaca, col rizada, acelgas, brócoli y demás verduras de ensalada) y tomates.

La otra forma de ingerirlo es por medio de suplementos o en su presentación hidrolizada, lo que facilita su absorción de parte del organismo y viene prácticamente descompuesto en sus aminoácidos, que se incorporan al organismo.

Entre los componentes del colágeno figuran tres aminoácidos: glicina, prolina y lisina. Según los expertos, el cuerpo asimila estos por separado y los destina a los usos más diversos del organismo.

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) se ha encargado de estudiar estos suplementos y tiene dos estudios realizados por su panel de expertos en los que descubrieron que no podía establecerse una relación de causa-efecto entre la ingesta de diez gramos al día de este suplemento (hidrolizado de colágeno, a partir de piel bovina y porcina) y el mantenimiento de las articulaciones en personas físicamente activas.

El otro, relacionado con la elasticidad de la piel y la reducción del volumen de las arrugas, los expertos tampoco encuentran relación entre el suplemento de colágeno y esos efectos sobre la piel.

Entretanto el Grupo Sanitas de España reveló que el colágeno se encuentra en numerosos alimentos y varias vitaminas que al consumirlos favorece que el desgaste natural que sufre esta sustancia en el organismo sea más lento y entre el tipo de alimentos que contienen colágeno destacan:

  • “La vitamina A: ayuda a actuar como coadyuvante en la síntesis del colágeno. Esta vitamina se encuentra en múltiples alimentos, sobre todo, en las zanahorias y el melón.
  • La vitamina C: ayuda a destruir los compuestos que fomentan la eliminación del colágeno. Esta vitamina se encuentra especialmente en frutas como las fresas, las naranjas y las mandarinas”.