Tendencias
Cena de fin de año
La idea es cenar a más tardar las 7 de la noche o, por lo menos, dos horas antes de ir a la cama. - Foto: Getty Images

vida moderna

¿Qué beneficios trae para la salud cenar ligero y temprano?

Si se quiere disfrutar de un saludable sueño, es mejor acostarse ligero para que los órganos estén más enfocados en la reparación celular que en la digestión.

Un número significativo de personas tienen la misma duda y es ¿por qué se debe cenar temprano y ligero? Hay quienes creen que es un mito que se ha creado con las últimas tendencias de la vida saludable, y si bien cada día hay opiniones diferentes, muchas son ciertas y otras bastante alejadas de la realidad.

En este artículo se explicarán las razones por las que se debería comenzar no solo a creer, sino aplicar la teoría de consumir la cena por lo menos dos horas antes de ir a la cama y escoger los alimentos más apropiados para esta hora del día. Cenar temprano trae increíbles beneficios para la salud.

1. Se obtendrá una digestión más apropiada

Cuando se oculta el sol y debido al reloj biológico, el organismo comienza a prepararse para entrar en reposo, por eso, metabolizar los alimentos es mucho más lento en las horas de la noche y cuando se duerme.

La idea es cenar a más tardar las 7 de la noche, o por lo menos unas dos horas antes de ir a la cama, esto permitirá que el organismo digiera y absorba mejor los alimentos.

2. Previene el insomnio

Una alimentación equilibrada y en un horario adecuado en la noche permitirá que la persona esté más ligera a la hora de irse a dormir; por ende, es menos probable que padezca de problemas de indigestión. Si se quiere disfrutar de un saludable sueño, es mejor acostarse ligero para que los órganos estén más enfocados en la reparación celular que en la digestión.

3. Trae beneficios metabólicos

Cuando se come unas horas antes de ir a la cama, se puede tener menor riesgo de sufrir síndrome metabólico, debido a que se tiene tiempo para que el organismo tenga una mejor absorción de nutrientes en el sistema digestivo. Además, se irá a la cama con niveles de azúcar normales (si no se tiene alguna condición metabólica) y por ende habrá mejor tolerancia a la glucosa.

En la noche, las funciones de algunos órganos importantes para metabolizar el azúcar entran en descanso, por lo que se debe ayudar al organismo para que no tenga que hacer más funciones de las que puede o debe.

Plato saludable
La universidad de Harvard indica que así debe estar organizado el plato de una cena y un almuerzo. - Foto: Getty Images

4. Previene la acidez

Ir a la cama justo después de cenar puede provocar reflujo, porque en las noches el sistema digestivo hace un trabajo más lento; además, se está en quietud y posición horizontal, lo que hace que los alimentos y ácidos del estómago pueden quedarse en la base del esófago y causen acidez e irritación no solo estomacal, sino en la garganta.

Si se come unas horas antes de dormir, el proceso digestivo se hará con anticipación y el cuerpo estará listo para un sueño reparador y profundo.

5. Tendrás más energía al día siguiente

Mientras se descansa en las noches ocurre un proceso de reparación de los músculos, una limpieza y desintoxicación de los órganos vitales, un descanso del corazón y el cerebro, consolida la memoria y lo que se aprendió durante el día. Es por eso que el cuerpo debe tener un ambiente apropiado para poder hacer todas estas funciones tan importantes para la salud.

El proceso digestivo requiere de una gran fuente de energía, por lo que cenar con horas de anticipación y con alimentos que se digieren más fácil, permitirá que se centre en esas actividades nocturnas mencionadas anteriormente y al otro día se tendrá el ánimo para las actividades diarias.

Varios estudios en los últimos años han demostrado que un cambio tan simple como cambiar el horario de alimentación, elegir los alimentos apropiados puede ser determinante para la salud de las personas, así como también trae grandes beneficios corporales y mentales.