Distintos compuestos químicos ayudan a fortalecer, hidratar e iluminar el contorno de los ojos.
Distintos compuestos químicos como el retinol ayudan a fortalecer, regenerar e iluminar la piel. - Foto: Getty Images/iStockphoto

belleza

¿Qué es el retinol y cómo incluirlo en una rutina de cuidado de la piel?

El retinol se ha convertido en uno de los aliados de la piel. Aunque este compuesto es seguro en la mayoría de sus usos, se recomienda ser precavido a la hora de aplicarlo.

El retinol o ácido retinoico es un nutriente muy importante para la división celular y el crecimiento. Según explica Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, esta vitamina tiene muchas propiedades que benefician al cuerpo humano. Por ejemplo, tiene antioxidantes, los cuales protegen a las células de los efectos de los radicales libres.

El retinol se ha convertido en uno de los ingredientes clave para combatir el envejecimiento cutáneo y presumir de un cutis radiante, ya que es un magnífico activo para cuidar la piel. Esta mejora las líneas de expresión y las arrugas, las manchas, las marcas, etcétera.

Además, cada vez más mujeres confirman que este compuesto se ha convertido en el ingrediente estético estrella por sus numerosas propiedades.

Sin embargo, es importante saber usarlo correctamente y tener en cuenta que no todas las pieles consiguen retinizarse, es decir, adaptarse a él y tolerarlo. De la mano de Rocío Escalante, experta en dermofarmacia, estas son algunas las claves para introducirlo en una rutina de belleza, desvelando sus beneficios en el cuidado de la piel.

Propiedades del retinol

Guía de uso del retinol

La mejor manera de empezar a usar el retinol es introducirlo de forma progresiva para ver cómo responde la piel, que es lo que se conoce como la retinización. Se trata de un proceso mediante el cual la piel se vuelve resistente a la irritación que pueden provocar. Esto puede durar varias semanas. Por eso se aconseja empezar a usarlo dos a tres veces a la semana, y luego pasar a días alternos.

  • Algunas pieles nunca llegan a retinizarse, sufren descamaciones, tirantez... No hay que empeñarse en utilizar retinol si la piel no lo tolera. Se pueden encontrar otras alternativas.
  • No hay que olvidar el uso de bloqueador solar durante el día.
  • No se aconseja combinar el retinol con activos como los alfa o los betahidroxiácidos.
  • El retinol debe combinarse con una buena rutina de hidratación, ya que la piel puede sufrir deshidratación.
  • No se recomienda durante el embarazo.

Vitamina A

La vitamina A también es un forma de retinol y existen muchos alimentos que son ricos en esta vitamina: vegetales verdes, zanahorias, calabazas, melones y huevos, hígado y los productos lácteos. En la alimentación hay dos tipos de vitamina A, así lo explica Medline Plus, Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

  • La vitamina A preformada, que se puede encontrar en productos de origen animal como la carne de res, el pescado, aves de corral y productos lácteos.
  • Los precursores de la vitamina A, que también son denominados provitamina A. Se pueden encontrar en alimentos de origen vegetal como las frutas y verduras.

Esta vitamina aporta muchos beneficios para todo el cuerpo. Para la visión es un nutriente muy importante. Medline Plus explica que ayuda a la “formación y al mantenimiento de dientes, tejidos blandos y óseos, membranas mucosas y piel sanos”. Se conoce también como retinol, ya que produce los pigmentos en la retina del ojo. Este nutriente también ayuda en el proceso de formación y mantenimiento de los dientes, tejidos blandos y óseos, membranas mucosas y de la piel.

*Con información de Europa Press