vida moderna

¿Qué hacer frente a una intoxicación por exceso de alcohol?

Una de cada 20 muertes se pueden dar por el consumo excesivo de alcohol, según la OMS. Es imprescindible controlar esta práctica y de no ser así, saber tratarla.


El consumo de bebidas alcohólicas es algo que miles de personas realizan, más aún para las fechas de celebración como Año Nuevo. En efecto, quienes consumen alcohol frecuentemente pueden llegar a tener una dependencia física o emocional hacia algún tipo de productos, además, sufrir de una intoxicación.

Se considera que el alcohol es perjudicial para la salud y de acuerdo con el Centro para la Prevención y Control de Enfermedades, la forma más común de consumo de alcohol en exceso se define como beber lo siguiente:

  • En las mujeres, cuatro o más tragos en una sola ocasión.
  • En los hombres, cinco o más tragos en una sola ocasión.

Desde luego, el alcohol se ha convertido en el acompañante perfecto para una comida, reunión o fiesta, sin embargo, es necesario advertir que su consumo acelerado y desproporcionado puede intoxicar drásticamente al organismo. El Servicio de Prevención de Adicciones de Madrid (PAD), menciona la importancia de tener algún conocimiento de primeros auxilios (ayuda que se presta en situaciones de riesgo) para reducir el daño que una persona está experimentando, incluso, con estas acciones se puede llegar a salvar vidas.

El citado portal de Madrid + salud y su servicio PAD, da a conocer que los jóvenes son los más propensos a tener una intoxicación por el consumo excesivo de alcohol. Una intoxicación etílica puede ser común, pero si no se trata adecuadamente podría generar afectaciones irreversibles.

Los principales síntomas que una persona tiene al momento de sobrepasarse con la ingesta de alcohol son la euforia (sensación extrema de bienestar físico o emocional), luego de esto, los comportamientos cambian y se produce una desorientación del tiempo y el espacio. Además, al sobrepasarse, la persona puede presentar alteraciones al hablar y caminar, mareos, vómitos y pérdida de la conciencia.

Es primordial dar una atención rápida a la persona que, posiblemente, por su accionar se intoxica a causa del alcohol. En ese sentido, Madrid + salud da a conocer algunos auxilios que se pueden llevar a cabo en sujetos que se han alcoholizado de manera extrema:

  • No dejar sola a la persona intoxicada, a pesar de que sea una afección leve esta puede incrementar y producir inconsciencia y falla respiratoria.
  • Abrigar a la persona, pues el frío no debe apoderarse del organismo, el portal médico dice que el alcohol es un vasodilatador que impacta a la vasoconstricción encargada de proteger contra el frío.
  • No dar bebidas o comidas, aunque de agua se tratase se recomienda evitar dar algún alimento ya que la persona podría atragantarse.
  • Asegurarse de que la persona intoxicada será trasladada a su hogar con la ayuda de una responsable, a pesar de que se ha mitigado una parte de los comportamientos causados por el consumo de alcohol, es necesario procurar acompañar a la persona, pues el cuerpo aún sigue débil y se podrían generar accidentes.
Las personas suelen consumir bebidas alcohólicas en un establecimiento de ocio y diversión.
Las personas suelen consumir bebidas alcohólicas en un establecimiento de ocio y diversión. - Foto: GETTY

El alcohol interfiere de manera directa en el sistema nervioso, en el hígado y en el páncreas. El consumo de esta bebida, incluso en cantidades moderadas, tiene un efecto nocivo para la salud. El consumo de alcohol es la tercera causa de muerte prematura en el mundo”; así lo aseguró Verónica Reolid, responsable del Centro de Nutrición y Dietética de España. Verónica hizo énfasis en que, casi siempre, el alcohol va acompañado de alimentos poco saludables cargados de sal, grasa trans y azúcares; lo que lo hace aún más nocivo.

Un estudio global, Global Burden of Disease, publicado en la revista The Lancet, aseguró que ningún nivel de alcohol puede ser considerado saludable. El estudio concluyó que en 2016 fue el principal factor de riesgo de muerte prematura y discapacidad para las personas entre los 15 y los 49 años de edad y que su consumo está ligado a la décima parte de todas las muertes de ese grupo demográfico.