Síndrome de ansiedad durante el embarazo
En los últimos meses del embarazo es probable que se generen molestias por acidez estomacal. - Foto: Getty Images

salud

¿Qué hacer para evitar la acidez estomacal durante el embarazo?

Los síntomas más comunes de esta afección son dolor en el pecho que, por lo general, aparece después de comer; molestias al estar recostado o inclinado y sabor ácido en la boca.

La acidez es una sensación molesta que se presenta cuando el ácido del estómago se devuelve por el esófago hacia la boca. Es posible que esto ocasione una sensación de ardor y dolor.

En la mayoría de oportunidades esta afección se presenta debido a una irritación generada por algunos alimentos o bebidas. Normalmente este padecimiento no es causa de preocupación y desaparece con el tiempo.

Con frecuencia, esa sensación de quemazón, que puede durar desde algunos minutos hasta varias horas, se produce después de una comida copiosa o mientras se está acostado o inclinado. No se trata de una dolencia grave y la mayoría de las personas la experimentan alguna vez en su vida, pero también puede producirse de manera frecuente (dos o más veces por semana). Cuando esto ocurre, se habla de enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), según el instituto de investigación Mayo Clinic.

Los síntomas más comunes son: dolor en el pecho que, por lo general, aparece después de comer y puede producirse de noche; dolor que empeora al estar recostado o inclinado y gusto amargo o ácido en la boca.

Esta molestia digestiva se vuelve muy frecuente durante el embarazo y puede agudizarse a medida que éste avanza. Dado que en esta etapa la ingesta de medicamentos debe ser limitada e ir en línea con lo indicado por el médico, existen algunas alternativas caseras que ayudarían a aliviar el malestar, comenzando por la ingesta de una adecuada alimentación.

Esta es precisamente una de las primeras recomendaciones de los especialistas, pues según información del portal Eres Mamá, el consumo de grasas trans, de azúcares simples y de condimentos irritantes podrían incrementar las molestias a nivel digestivo. Por este motivo, habrá que apostar por una dieta basada en alimentos frescos, los cuales contribuyen a una digestión más sencilla, siempre y cuando se sometan a procesos de cocción sana y baja en grasa.

Mejorar la postura al dormir: Adoptar una postura ligeramente inclinada es clave para evitar la acidez y el reflujo. Con esto se conseguirá que el ácido no suba por el tubo, lo que brindará alivio y mejorará la calidad del sueño.

Evitar bebidas con gas: Una de las formas de obtener una mejora de la sintomatología digestiva es evitar el consumo de bebidas con gas. Esto se debe a que aumentan la producción de ácido a nivel estomacal y ocasionan molestias dentro del intestino. Además, suelen contener aditivos y azúcares simples, por lo que no son recomendadas para la salud.

Beber o comer algo frío: Al consumir helados, agua o leche fría es posible aliviar la molestia y sensación de ardor que son muy frecuentes en la acidez y por esto, esta estrategia puede ser adoptada para aliviar los síntomas que genera esta afección durante el embarazo, precisa el portal de bienestar y salud Tua Saúde.

Galletas de soda: Las galletas de sal (soda), ayudan a combatir la acidez en el embarazo debido a que son capaces de absorber el ácido que se encuentra en exceso y que es el responsable de los signos y síntomas de la acidez. De esta manera, es posible promover la sensación de bienestar, asegura la citada fuente.

Manzanas y peras. Estas frutas ayudan a regular la acidez del estómago, contribuyen en la mejoría de las molestias y en la sensación de malestar causada, precisa Ser Mamá. Asimismo, se recomienda comerlas con cáscara, tan pronto como aparezcan los primeros signos y síntomas de la mencionada afección.

Banano: Una publicación de la revista Mejor con Salud, escrita por Thady Carabaño, cita un estudio de la Universidad Karpagam (India), en el cual se indica que esta fruta es muy efectiva para neutralizar el ardor. “El banano es de los superalimentos que aportan muchos nutrientes para el desarrollo del embarazo y el crecimiento del embrión”, precisa la citada fuente. Se puede consumir la fruta fresca o preparar licuados.