salud

¿Qué hierbas sirven para mejorar la digestión?

Cuando el cuerpo no realiza una buena digestión, se pueden presentar síntomas como sangre en las evacuaciones, cambios en los hábitos intestinales y dolor abdominal severo, entre otros.


La digestión es el proceso mediante el cual el cuerpo descompone los alimentos en sustancias que utiliza como energía y para el crecimiento y reparación de los tejidos.

El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales, de Estados Unidos, indica que esta es importante porque el organismo necesita los nutrientes provenientes de los alimentos y bebidas para funcionar correctamente y mantenerse sano.

“Las proteínas, las grasas, los carbohidratos, las vitaminas, los minerales y el agua son nutrientes. El aparato digestivo descompone químicamente los nutrientes en partes lo suficientemente pequeñas como para que el cuerpo pueda absorberlos y usarlos para la energía, crecimiento y reparación de las células”, precisa la mencionada institución.

También se explica que las proteínas se descomponen químicamente en aminoácidos, las grasas en ácidos grasos y glicerol, y los carbohidratos en azúcares simples.

Cuando el cuerpo no realiza una buena digestión, se pueden presentar síntomas o trastornos como sangre en las evacuaciones, cambios en los hábitos intestinales, dolor abdominal severo, pérdida de peso no intencional y acidez que no mejora con antiácidos, indica la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Los remedios caseros han sido utilizados durante mucho tiempo para ayudar a aliviar problemas digestivos y existen algunas plantas que ofrecen propiedades que pueden ayudar en este proceso, específicamente en casos de indigestión, náuseas, diarrea, estreñimiento y flatulencias, indica el portal Mejor con Salud. Este sitio web plantea cinco hierbas para cumplir con este propósito y son las siguientes:

Manzanilla: Esta hierba es apetecida por su olor y su sabor. Se puede consumir en forma de té usando sus hojas y también sus flores pequeñas. Dicha infusión ayuda a enfrentar los síntomas de este tipo de trastornos.

Para preparar una infusión se requiere de dos cucharadas de flores de manzanilla y una taza de agua. Se pone el agua a hervir y luego se adicionan las flores de manzanilla. Se deja que llegue al punto de ebullición y luego se retira del fuego y que repose durante 10 minutos. Estará lista para tomar y se espera que los efectos se evidencien después de 30 minutos.

Boldo: Dado su contenido de cineol, esta planta cuenta con el poder de aliviar trastornos estomacales. “Esta sustancia consta de un imponente aroma. Actúa como protectora de la mucosa digestiva, así como de las vías biliares”, dice Mejor con Salud.

Para preparar la infusión se puede utilizar una cucharada de hojas de boldo y una taza de agua. Se pone el agua a hervir junto con las hojas. Una vez que haya hervido se retira del fuego, se cuela y se toma bien caliente para facilitar la digestión, sobre todo, cuando se trata de aliviar el malestar por el consumo de comidas pesadas.

Menta: esta planta ayuda a aliviar tanto las náuseas como los síntomas del síndrome de colon irritable. Se necesitan tres hojas de menta y una taza de agua. Se pone a hervir y cuando llegue a punto de ebullición se agregan las hojas y se dejan durante dos minutos, luego se apaga el fuego, se deja reposar, se cuela y se toma tibia.

Anís: El anís estrellado es el ideal para combatir trastornos de parato digestivo, ya que estimula la digestión en corto tiempo y también disminuye las flatulencias. Se requieren dos cucharadas de semillas de anís y una taza de agua. Se añade el anís estrellado en el agua hirviendo, después se deja reposar durante 10 minutos y se toma. Según Mejor con Salud, “además de hacer la toma del agua de anís, también se pueden masticar las semillas, así el efecto será rápido y contribuirá a reducir los cólicos y malestares abdominales”.

Melisa: Esta planta ayuda a reducir la inflamación intestinal, independientemente de su origen y sin tener ningún tipo de efecto colateral. Se requiere de una cucharada de meliaa y una taza de agua. Se deja hervir la planta durante cinco minutos. Después, se deja que repose por 10 minutos y se cuela. Se toma media hora después de las comidas durante un día.