El desayuno es importante debido a que es la primera comida que se hace en el día, después de haber estado horas en reposo durmiendo.
El consumo de cualquier debe ser guiado por expertos para obtener resultados. - Foto: Getty Images

vida moderna

¿Qué licuado es bueno para la diabetes?

Existen tres tipos principales de diabetes: diabetes tipo 1, diabetes tipo 2 y diabetes gestacional.

La diabetes es una enfermedad que se presenta cuando el nivel de glucosa en la sangre, también conocido como azúcar en la sangre, es demasiado alto, de acuerdo con el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales que hace parte de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos.

Además, reveló que los principales tipos de diabetes son tipo 1, tipo 2 y la diabetes gestacional.

Diabetes tipo 1

Con la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina porque el sistema inmunitario ataca y destruye las células del páncreas que la producen.

Diabetes tipo 2

Con la diabetes tipo 2, el cuerpo no produce o no usa la insulina adecuadamente.

Diabetes gestacional

La diabetes gestacional afecta a algunas mujeres durante el embarazo y cuando una mujer ha tenido diabetes gestacional, tiene más probabilidad de sufrir de diabetes tipo 2 más adelante en la vida.

Dicho lo anterior, si tras exámenes médicos se diagnosticó diabetes, EL País reveló que hay varios licuados que ayudan a reducir los niveles de azúcar como, por ejemplo:

1. Espinaca con apio y zanahoria.

2. Jugo de tomate con apio.

3. Pepino con limón y hierbabuena.

De todos modos, antes de consumir algún alimento, lo primero que hay que hacer es consultar al médico tratante o a un nutricionista para que sea este quien guíe el proceso e indique qué es lo más adecuado para cada persona, pues las anteriores recomendaciones no son las indicadas para todas las personas, ya que la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.

Por su parte, el instituto reveló otras formas de controlar la diabetes incluyen:

1. Seguir un plan de alimentación: Es importante tomar una alimentación saludable, sin azúcar ni grasas saturadas y tener en cuenta que algunos alimentos que suben la insulina en la sangre son: chocolates, caramelos, mermeladas, miel, helados, gaseosas, alcohol, galletas dulces, comida rápida, harina de trigo refinada, cereales azucarados, entre otros.

2. Hacer ejercicio: Las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes.

3. Controlar los niveles de diabetes: De acuerdo con el Grupo Sanitas de España, lo recomendable es que la glucemia se mida al levantarse por la mañana y antes del desayuno, y se considera normal si los niveles de glucosa se sitúan entre los 70 y 100 mg/dl en ayunas y en menos de 140 mg/dl dos horas después de cada comida.

4. Dejar de fumar: Si una persona tiene diabetes y fuma, las probabilidades de tener problemas de salud graves a causa de la diabetes son mayores y estos problemas incluyen:

  • Enfermedad cardiaca.
  • Enfermedad de los riñones.
  • Mala circulación sanguínea en las piernas y los pies que puede causar infecciones, llagas y su posible amputación (operación para cortar una parte del cuerpo, como los pies o los dedos de los pies).
  • Retinopatía (una enfermedad de los ojos que puede causar ceguera).
  • Neuropatía periférica (daño en los nervios de las piernas y los brazos que causa adormecimiento, dolor, debilidad y mala coordinación).

5. Conseguir y mantener un peso corporal saludable: El Ministerio de Salud en su página web explicó que se considera un peso saludable aquel que permite que la persona se mantenga en un buen estado de salud y calidad de vida. También se entiende como los valores de peso, dentro de los cuales, no existe riesgo para la salud de la persona.

6. Beber agua. El líquido ayuda con la eliminación de desechos. No obstante, el consumo diario de agua es diferente para los hombres y para las mujeres, ya que existen diferencias entre la ingesta, pero por lo general la mayoría de los hombres necesita aproximadamente 13 tazas de líquido al día y la mayoría de las mujeres necesita aproximadamente nueve.