vida moderna

¿Qué pasa en el cuerpo cuando hay exceso de vitamina B12?

El cuerpo puede almacenar vitamina B12 por años en el hígado.


La vitamina B12 es un nutriente que ayuda a la formación de glóbulos rojos en la sangre y al mantenimiento del sistema nervioso central, de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

Además, según los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés), ayuda a prevenir la anemia megaloblástica, un trastorno de la sangre que causa cansancio y debilidad.

No obstante, cuando se consumen dosis altas de vitamina B12, es probable que aparezcan problemas como insuficiencia cardiaca, insuficiencia hepática y renal, formación de coágulos en la sangre o problemas en la vista.

Por el contrario, cuando no se consume suficiente vitamina B12, es posible que la persona se sienta cansada o débil. Estos son síntomas de la anemia megaloblástica, que es característica de la deficiencia de vitamina B12.

Además, es posible que la persona tenga la piel pálida, palpitaciones, pérdida del apetito, pérdida de peso e infertilidad. Las manos y los pies podrían presentar adormecimiento u hormigueo, lo cual es un signo de problemas de los nervios.

Otros síntomas de la deficiencia de vitamina B12 son problemas de equilibrio, depresión, confusión, demencia, mala memoria y ulceraciones en la boca o la lengua.

Por tal razón, los institutos indicaron que el consumo de vitamina B12 dependerá de la edad y las recomendaciones son:

  • Bebés hasta los 6 meses: 0,4 mcg
  • Bebés de 7 a 12 meses: 0,5 mcg
  • Niños de 1 a 3 años: 0,9 mcg
  • Niños de 4 a 8 años: 1,2 mcg
  • Niños de 9 a 13 años: 1,8 mcg
  • Adolescentes de 14 a 18 años: 2,4 mcg
  • Adultos: 2,4 mcg
  • Mujeres y adolescentes embarazadas: 2,6 mcg
  • Mujeres y adolescentes en período de lactancia: 2,8 mcg

Además, para consumir las cantidades recomendadas de vitamina B12, hay que comer alimentos variados como:

  • Pescado, carne, carne de aves, huevos, leche y otros productos lácteos.
  • Almejas e hígado de res son algunas de las mejores fuentes de vitamina B12.
  • Algunos cereales para el desayuno, las levaduras nutricionales y otros productos alimenticios fortificados con vitamina B12 agregada.

Asimismo, esta se encuentra en los suplementos multivitamínicos y multiminerales, en suplementos del complejo B y en suplementos que solo contienen vitamina B12 y suele presentarse en una forma denominada cianocobalamina.

Sobre cada cuánto es recomendable tomar vitamina B12, el Centro de Información online de Medicamentos Autorizados (Cima) de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) indicó que, “en prevención y tratamiento de deficiencia de vitamina B12 se recomienda en general: una cápsula al día durante ocho semanas y una cápsula a la semana como dosis de mantenimiento”.

Por su parte, de acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, los estudios sobre el uso de vitamina B12 para actividades y afecciones específicas han demostrado lo siguiente:

  • Enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos. Los investigadores anteriormente creían que la vitamina B12, en combinación con ácido fólico (vitamina B9) y vitamina B-6, podría prevenir enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos al reducir los niveles de un aminoácido en la sangre (homocisteína). Sin embargo, los estudios demuestran que la combinación de estas vitaminas no parece reducir el riesgo ni la gravedad de la enfermedad cardiovascular y el accidente cerebrovascular.
  • Demencia. La deficiencia de vitamina B12 está asociada con demencia y baja función cognitiva, pero no queda claro si los suplementos de vitamina B12 pueden ayudar a prevenir o tratar la demencia.
  • Rendimiento atlético. Salvo que se tenga una deficiencia de vitamina B12, no hay evidencia que indique que los suplementos de vitamina B12 mejoren la energía o hagan un mejor atleta.