entrevista

¿Qué se necesita saber para iniciar una vida fit? Esto dice un experto

La voluntad de querer lograr los resultados es vital para no perder la motivación.


Mantener un buen estado de salud, además de manejar bajos niveles de estrés, hacerse chequeos médicos de manera periódica para tratar cualquier afección a tiempo y, en términos generales, llevar una alimentación sana puede conllevar también a ejercitarse regularmente, una tarea no tan fácil para muchos.

Por lo general, esta dificultad se presenta por los esfuerzos que implica hacer una buena rutina de ejercicios, así como la disciplina y el estilo de vida que se requieren para ver resultados en el tiempo esperado.

Pensando en ello, Farid Naffah, empresario, deportista e influencer experto en la vida fitness, conversó con SEMANA para entregarles tips a las personas que quieren mejorar su figura y salud a través del ejercicio, sin que fallen en el intento.

Partiendo de que ver resultados es el principal motivador para cualquier persona que hace ejercicios, el experto señala que, aunque es vital acompañar la jornada de una buena alimentación, también lo es saber qué porciones son las adecuadas para cada persona y proporcionarle al cuerpo lo necesario para que este empiece a reflejar el esfuerzo.

“Aunque hay personas que son muy juiciosas con la alimentación y hacen el entrenamiento al pie de la letra, no ven resultados. Imagínese lo frustrante que es, hacer tantas cosas, salir de su zona de confort y no ver resultados. Sin embargo, para ver resultados se debe conocer la tarea que se va a realizar a fondo. Entonces, hay personas que creen que solo comiendo bien van a encontrar resultados y no es así; porque es que no es solo elegir buenas fuentes de alimentos, también es conocer las porciones que se deben ingerir de esas buenas fuentes de alimentos”, explicó.

Naffah, quien cuenta con más de un millón de seguidores en Instagram, en la cual comparte rutinas de ejercicio y sus conocimientos sobre la cultura fitness, señaló que, por ese motivo, en la alimentación es en donde la gran mayoría de personas fracasa al querer llevar una vida fit.

Aunque ”pueden elegir muy buenas fuentes de alimentos, al no poder o saber controlar bien las porciones, si no llegan los resultados ¡pum!, se acaba la motivación”, indicó, insistiendo en que los resultados evidentes son los que hacen que las personas se enamoren del proceso.

“Al estar enamorado del proceso y ver continuidad en el mismo, va a haber sostenibilidad. La gente quiere mantenerse ahí, seguir haciendo la dieta, seguir entrenando. Nada va a mantener más motivadas a las personas que los resultados”, señaló.

Foods High in Zinc for lowers cholesterol; reprthy diet concept. Top view with copy space
No es solo elegir buenas fuentes de alimentos, también es conocer las porciones que se deben ingerir de esas buenas fuentes de alimentos. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Con respecto al ejercicio, el deportista señala que es importante hacer de esto un hábito, algo que va muy ligado a la voluntad de querer alcanzar los objetivos propuestos.

“La creación de hábitos básicamente está ligada a la voluntad de las personas. Es muy difícil que los resultados dependan del entrenador, del nutricionista, si la persona no aplica la voluntad suficiente. Entonces, realmente, una de las cosas más importantes es que la persona sea muy consciente de que es un proceso”, le señaló a SEMANA.

También aclaró que enfrentarse a este tipo de procesos de mejora de composición corporal “va a incomodar a la persona indiscutiblemente, pero uno tiene que estar preparado para eso. Nada fácil en la vida lleva a lugares fantásticos. Entonces, todas las cosas que valen y tienen un esfuerzo detrás, tienen que ser asumidos por la persona, son riesgos que se corren, puede que no se motive, no se enganche al proceso, pero pues es la voluntad de cada quien”, aseguró.

Ahora bien, como es bien sabido, para iniciar el entrenamiento en conveniente hacerlo con moderación e ir aumentando poco a poco la intensidad del ejercicio. Al respecto, Naffah señala que lo más apropiado es, por lo menos, hacer ejercicio tres días a la semana.

“Una frecuencia de tres días a la semana puede traer beneficios sin necesidad de ir a los extremos. Entonces, empezar a salir del sedentarismo con una frecuencia de tres días a la semana de entrenamiento está más que bien. Y en cuanto a la intensidad, obviamente, está muy condicionada al esfuerzo percibido de las personas. Yo no recomendaría que vayan de una vez al cien, sino que empiecen gradualmente, de menos a más; esta será siempre la forma correcta de afrontar cualquier proceso, mucho más en este tipo de retos que conllevan, no solo la parte mental, sino la muscular”, explicó.

Por último, y teniendo en cuenta que, según lo que se busca, muchos optan por ejercitar solo algunos grupos de músculos del cuerpo y obvian ejercicios que son fundamentales para los resultados, el deportista indicó que hay algunas cosas que no pueden faltar en una rutina para que esta funcione.

“En una rutina no debería faltar el acondicionamiento de la fuerza. Actualmente hay muchos sistemas que se han enfocado en el acondicionamiento cardiovascular y está bien, todos lo necesitamos. Sin embargo, no deberíamos dejar por fuera de las rutinas o de las sesiones de trabajo algo que implique o demande sacar nuestros músculos de su zona de confort. Cuando presionamos de forma microscópica nuestra masa muscular, se forman unas microrrupturas dentro del músculo y, al repararlas, se genera un proceso que se conoce como hipertrofia muscular. ¿Qué es la hipertrofia muscular? Básicamente, es dañar el músculo para que, en el proceso de reparación, se repare y crezca”, indicó.

“¿Pero entonces me voy a poner musculoso? No, no necesariamente se va a poner musculoso, lo que sí va a hacer es renovar de manera continuada su tejido muscular, que es el que a medida que pasan los años se va dañando y se genera un proceso que se conoce como sarcopenia. Es decir, se acaba la masa muscular y, entre menos haya, menos saludables somos. Entonces, tenemos toda una vida para prepararnos y llegar musculosos, no necesariamente grandísimos, así como un fisicoculturista, pero sí a nivel funcional para que nuestra vejez sea, no solo más longeva, sino más saludable”, concluyó.

En este contexto, las claves para iniciar una vida fit, además de contar con la asesoría del nutricionista y el entrenador para llevar un adecuado plan de alimentación y entrenamiento, es tener voluntad y paciencia, ya que de ello depende, mantener la motivación y esforzarse para empezar a ver resultados.