vida moderna

Retención de líquidos: cinco hierbas que ayudan a combatirla

La retención de líquidos puede implicar otros problemas como que la zona inflamada tienda a doler y general dificultad para caminar.


Todas las partes del cuerpo necesitan agua para funcionar y constantemente el cuerpo está perdiendo líquidos a través de la respiración, la transpiración y la orina, pero también se pueden tener dificultades para eliminar líquido, lo cual genera sobrecarga (sobrecarga de volumen) y esto puede provocar edema (exceso de líquido en la piel y los tejidos), de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Además, explicó que muchas enfermedades pueden causar desequilibrio de líquidos como:

  • Después de una cirugía, el cuerpo con frecuencia retiene grandes cantidades de líquido durante varios días, causando hinchazón del cuerpo.

Sobre la misma línea, Medline Plus, web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, señaló que otras causas pueden ser consumir demasiada sal, quemaduras de sol, insuficiencia cardíaca, enfermedades de los riñones, problemas hepáticos por cirrosis, embarazo, problemas con los ganglios linfáticos, especialmente después de una mastectomía, algunas medicinas, permanecer mucho tiempo de pie o sentado cuando hace calor.

Por ello, el tratamiento depende de la afección específica que esté causando el desequilibrio de líquidos, pero el portal Cuerpo Mente reveló algunas plantas que ayudan estimular la eliminación de líquidos como, por ejemplo:

  • Ortiga: Es rica en vitaminas A, C y K, polifenoles, flavonoides y minerales como calcio, hierro y magnesio, con acción antiinflamatoria y antioxidante, según indica el portal de bienestar y salud Tua Saúde.
  • Diente de león: Tiene compuestos fenólicos, flavonoides, carotenoides y oligofructanos.
  • Rabos de cereza: Son conocidos por sus efectos drenantes.
  • Cola de caballo: Tiene efectos antioxidantes y antiinflamatorios y las personas usan la cola de caballo para la retención de líquidos, las infecciones del tracto urinario (ITU), la osteoporosis, la pérdida del control de la vejiga y muchas otras condiciones.

Por su parte, existen otros consejos que pueden ayudar a tratar la afección, como ingerir una dieta bien equilibrada, reducir la cantidad de sal, caminar o hacer otro tipo de ejercicio, ya que ayuda a que los líquidos vuelvan a bombearse al corazón.

Respecto a la dieta, la Fundación Española del Corazón sugirió los siguientes alimentos:

  • “Lácteos: la leche, los yogures, los quesos blancos y los quesos sin sal.
  • Carnes: se permiten todas las carnes magras y frescas (ternera, cerdo, pollo, pavo y conejo).
  • Pescados: se incluirán todos los pescados, tanto frescos como congelados, excepto aquellos que se presentan en conserva, ahumados y salados.
  • Frutas y verduras: todas están permitidas, puesto que son alimentos muy pobres en sodio.
  • Cereales: se aconseja restringir el consumo de panes, galletitas y aperitivos con sal, y reemplazarlo por sus variantes sin sal.
  • Alimentos preparados e industriales: se evitarán las salsas comerciales (mostaza, ketchup, salsa de soja, salsa rosa, mayonesa, etcétera), caldos concentrados, alimentos precocinados y comidas rápidas preparadas”.

No obstante, al igual que con cualquier alimento que se quiera incluir en la dieta diaria, es importante consultar al médico tratante o a un nutricionista sobre cuál es la mejor manera de consumir, y si las condiciones médicas ya existentes no son un impedimento para beneficiarse de todas las propiedades de los alimentos ya nombrados, pues la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.

De otro lado, otras recomendaciones, según el sitio web informativo para pacientes de la American Society of Clinical Oncology (la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica, ASCO)es que cuando se esté sentado o recostado, se recomienda poner la zona afectada en alto. Asimismo, es importante evitar estar de pie durante períodos prolongados o sentarse con las piernas cruzadas.