salud

Rodillas con artritis: la semilla natural que ayuda a aliviar el dolor

Este alimento tiene un alto valor nutricional y destaca por sus propiedades antiinflamatorias.


La artritis es una inflamación que se presenta en una o varias articulaciones del cuerpo. Si bien existen muchas formas de esta enfermedad, los dos tipos más comunes son la osteoartritis, que es conocida como enfermedad degenerativa de las articulaciones, y la artritis reumatoidea.

La primera aparece con la edad o luego de un trauma u otro tipo de lesión en una articulación, mientras la segunda es una enfermedad autoinmune que ocurre en los adultos jóvenes, en la que las propias defensas del cuerpo atacan el recubrimiento de las articulaciones.

Una de las partes del cuerpo en la que este padecimiento se presenta con mayor frecuencia es en las rodillas. Según la Clínica Universidad de Navarra, esto se debe a que la rodilla es una articulación “de carga”, es decir, que tiene que soportar el peso del cuerpo y de los objetos que las personas transportan.

Esta es una enfermedad que normalmente se desarrolla de forma lenta y el dolor suele seguir la misma progresión. La citada fuente indica que en algunas ocasiones la artrosis es debida a lesiones previas de la rodilla, tanto del ligamento como de los meniscos o del cartílago, acelerando la aparición de los síntomas.

Semillas de sésamo o también conocidas como ajonjolí
Las semillas de sésamo tienen un alto valor nutricional. - Foto: Getty Images

Algunos de los signos más comunes de la presencia de artritis en la rodilla, según información de la compañía de salud Sanitas, de España, se manifiestan en que la rodilla puede estar tiesa y dolorida, y a la vez hinchada.

También puede ocurrir que el dolor sea más intenso después de hacer ejercicio. “Es posible que la persona no pueda mover la rodilla tanto o con tanta facilidad como lo haría normalmente. La rodilla puede crujir o raspar al moverla, a lo que se lo denomina crepitación”, asegura Sanitas.

Causas

Aunque no están claros los motivos por los cuales se desarrolla esta enfermedad, lo que sí es definitivo es que el riesgo aumenta con la edad. También se cree que es un tema hereditario y si bien el ejercicio no suele provocar osteoartritis, lo cierto es que las lesiones en la articulación de la rodilla pueden ocasionar este padecimiento mucho tiempo después.

Una de las mejores formas para prevenir la enfermedad es llevar una dieta sana y equilibrada e intentar mantener el peso lo más cercano posible al ideal para la estatura y la edad. Cuando una persona tiene sobrepeso, está más expuesta a que esta afección se presente o empeore.

También, según Sanitas, es importante ejercitar los músculos del muslo (cuádriceps), ya que se debilitan si se tiene osteoartritis de rodilla. El fortalecimiento de estos músculos mejora la capacidad de movimiento y reduce el dolor.

Para ayudar a mitigar las molestias que genera la artritis en la rodilla también se puede recurrir a algunos remedios caseros y uno de ellos es el consumo de semillas de sésamo que tienen propiedades antiinflamatorias.

Dolor de rodillas / Rodilla
La artritis en la rodilla se puede manifestar con dolor e inflamación. Foto: Getty Images. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Un artículo publicado en el portal Cuerpo Mente y escrito por la fisoterapeuta y periodista Claudina Navarro, cita un estudio realizado por científicos de la Universidad de Tabriz (Irán) y publicado en la revista Acta Medica Iranica, el cual concluye que los suplementos con sésamo en pacientes con artritis reduce los niveles de marcadores de la inflamación, como la proteína C reactiva y las interleuquinas.

Para el análisis, los pacientes tomaron 40 gramos diarios de esta semilla durante dos meses, tiempo después del cual su percepción del dolor se redujo un 60 %. “En una escala de 0 a 10, disminuyó de 9 a 3,5″, precisa la publicación de Cuerpo Mente.

Según información contenida en el libro The World’s Healthiest Foods, estas semillas son un alimento de alto valor nutricional y contienen manganeso, calcio, fósforo, magnesio, hierro, zinc y selenio, además de vitamina B1. De igual forma, son ricas en ácidos grasos insaturados, fibra dietética, proteína y sustancias como los lignanos.

Estas semillas se pueden consumir crudas o ligeramente tostadas para realzar su sabor y hacerlas más digestivas. Por ejemplo, se pueden espolvorear sobre ensaladas y otros platos, o sobre panes.

Sin embargo, siempre es importante tener claro que cuando se presentan padecimientos de salud lo mejor es consultar al médico para obtener un tratamiento indicado. Este tipo de remedios naturales pueden servir como complemento.