vida moderna

Seis hábitos que aumentan el azúcar en la sangre

Solo el médico puede determinar aquellos hábitos que son mejor para aquellas personas con problemas de azúcar en la sangre.


La mayoría de los alimentos que se comen se convierten en azúcar (también llamada glucosa). El cuerpo humano necesita energía todo el tiempo y la glucosa es una de las fuentes para obtenerla.

La glucosa se libera en el torrente sanguíneo y posteriormente a las células del cuerpo y el cerebro. La encargada de realizar ese transporte es la insulina, que es una hormona liberada por el páncreas como una respuesta a la presencia de glucosa en la sangre.

En el caso de las personas que sufren diabetes, su cuerpo no realiza de manera correcta este transporte, lo que ocasiona en el organismo niveles altos de azúcar en la sangre.

Por lo anterior, el azúcar puede ser medida en la sangre y, para aquellos que padecen enfermedades derivadas del azúcar, es relevante tomarla frecuentemente. De acuerdo con el Grupo Sanitas de España, lo recomendable es que la glucemia se mida al levantarse y antes del desayuno.

Cuando no hay suficiente insulina o las células dejan de responder a ella, queda demasiada azúcar en el torrente sanguíneo y, con el tiempo, esto puede causar problemas de salud graves como la ya mencionada diabetes.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la diabetes “con el tiempo conduce a daños graves en el corazón, los vasos sanguíneos, los ojos, los riñones y los nervios”, aunque hay diferentes niveles de este padecimiento determinados por los exámenes médicos respectivos.

Existen múltiples métodos para evitar que aumenten los niveles de azúcar en la sangre. Lo más importante es que al intentar practicar alguno de ellos, se de consulte a un especialista para evitar agravar afecciones ya existentes en el organismo.

Además, la asociación sin fines de lucro que apoya la mejora de la calidad de vida de las personas AARP, listó una serie de hábitos que pueden subir los niveles de azúcar en la sangre y que, por lo tanto, es mejor evitarlos:

1. Permanecer sentado más de 30 minutos: la Organización Mundial de la Salud (OMS) reveló que la actividad física regular es fundamental para prevenir y ayudar a manejar las cardiopatías, la diabetes de tipo 2 y el cáncer, así como para reducir los síntomas de la depresión y la ansiedad, disminuir el deterioro cognitivo, mejorar la memoria y potenciar la salud cerebral.

2. Fumar: la nicotina o el tabaco aumentan el riesgo de sufrir diabetes y enfermedades cardiovasculares.

3. No dormir lo suficiente: dormir es un factor clave para las personas que están diagnosticadas con diabetes, pues dormir el tiempo insuficiente puede afectar negativamente la respuesta a la insulina. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades señalan que dormir menos de 7 horas puede dificultar el manejo de la diabetes.

4. No desayunar: en un estudio publicado en el 2019 en la revista Journal of Nutrition, se demostró que quienes no desayunan corren mayor riesgo de padecer diabetes tipo 2 que quienes sí lo hacen. Por otro lado, la Federación Mexicana de Diabetes (FMD), afirma que si una persona con diabetes no desayuna, tendrá un menor control en los niveles de glucosa.

5. Beber alcohol: según un estudio de la Sociedad Española de Diabetes, el consumo excesivo de alcohol puede aumentar el riesgo de desarrollar diabetes, ya que puede llegar a producir una inflamación crónica del páncreas, lo que conduce a una lesión permanente y a un deterioro de su capacidad para segregar insulina.

6. Comer alimentos procesados: los alimentos muy procesados, como el arroz blanco y el pan blanco, suben el azúcar en la sangre más deprisa, asegura el portal KidsHealth.