vida moderna

Semillas de papaya con limón para mejorar la digestión

Estos alimentos pueden combatir el estreñimiento.


De acuerdo con la Institución Nacional del Cáncer, el proceso de digestión consiste en la descomposición de alimentos, momento en que el cuerpo obtiene energía para sus diferentes actividades. El proceso inicia desde que una persona prepara su cuerpo para comer al masticar, una importante actividad que puede ayudar a evitar la aparición de enfermedades como la gastritis.

Esta acción es de gran importancia, pues evita que el tracto digestivo tenga complicaciones. En algunos casos, el no masticar despacio puede provocar estreñimiento, que se entiende como la dificultad para evacuar porque las heces son grumosas y secas.

Sin embargo, no es la única dificultad que tiene el sistema digestivo, ya que infecciones gastrointestinales también pueden aparecer, y se deben a la intoxicación por el consumo de alimentos contaminados o que el cuerpo no tolera, por esto, es importante observar los componentes de los productos previos a consumir, y así, evitar un daño en el sistema digestivo, que repercuta en su funcionamiento.

Por lo anterior, es importante consumir abundante agua, pues el cuerpo necesita estar hidratado para llevar a cabo sus funciones. Este líquido es indispensable en el día a día de una persona, ya que también actúa sobre las heces ablandándolas, contrarrestando complicaciones como el estreñimiento.

La papaya

Este alimento es uno de los más consumidos en el desayuno por sus propiedades laxantes que actúan sobre los alimentos digeridos.

De acuerdo con una publicación del portal de salud Tua Saúde, y la revisión de la nutricionista, Tatiana Zanin, la papaya, puede aumentar la sensación de saciedad, misma que ayuda a evitar el consumo excesivo de alimentos que el cuerpo en su momento no necesita.

Además, cabe destacar que es rica en vitamina A y C que puede combatir o prevenir enfermedades como el cáncer de piel, mismo que no suele solo aparecer por la exposición frecuente al sol sino por otros factores asociados.

La papaya tienen propiedades antibacterianas o antiinflamatorias. Foto: Getty images.
La papaya tienen propiedades antibacterianas o antiinflamatorias. Foto: Getty images. - Foto: Foto: Getty images.

El sitio web citado, asegura que sus semillas, aunque son desechadas en muchos casos, pueden actuar sobre las bacterias malas del intestino. Además, su consumo facilita la digestión al estar compuestas de una enzima que se llama papaína, que tiene efectos sobre algunas proteínas como las carnes, explica.

No solo lo anterior es de vital importancia, ya que puede resultar favorable en la salud ocular, que al igual que el consumo de zanahoria, contribuye en la mejora de la vista.

Por último, entre todo su proceso digestivo también puede aportar en la eliminación de partículas que dañan la estructura del hígado.

El limón

El limón es una fruta que tiene propiedades antioxidantes que también puede contribuir en la digestión de los alimentos. Adicional a esto, es rico en vitamina C que contrarresta enfermedades como el virus de la gripe.

Al igual que la papaya, ayuda en la pérdida de peso, ya que es rico en fibras y tiene un bajo valor calórico. Asimismo, combate el estreñimiento, puesto que ayuda al tracto digestivo con el tránsito de la materia fecal.

La lista es amplia sobre los beneficios del consumo de limón, por ejemplo, puede ayudar en el tratamiento de anemia, a regular la presión arterial y hasta en la prevención de acné por sus propiedades antiinflamatorias.

La cáscara de limón también aporta beneficios para el organismo como le jugo de esta fruta. Foto: Getty Images.
La cáscara de limón también aporta beneficios para el organismo como le jugo de esta fruta. Foto: Getty Images. - Foto: Foto: Getty Images.

Licuado de papaya y limón

Por último, un artículo publicado por Mejor con Salud, y escrito por Carolina Betancurth, precisa que el limón y la papaya pueden ser la pareja perfecta para desintoxicar el estómago y facilitar el proceso de digestión.

Modo de preparación:

  1. Pelar la papaya y picarla en trozos.
  2. Agregar en la licuadora zumo de limón y la papaya picada junto con 250 ml de agua.
  3. Licuar hasta que la mezcla quede homogénea.
  4. Consumir

Cabe recordar que ninguna receta medicinal remplaza los tratamientos prescritos por un médico, por lo que se recomienda seguirlos al pie de la letra.