vida moderna

Síndrome del corazón roto: qué es, cuáles son los síntomas y causas

Las personas deben tener cuidado con las situaciones de estrés y emociones extremas.


“Se me rompió el corazón” no es solo una frase literal. Estudios médicos comprueban que recibir una mala noticia o sufrir un disgusto severo puede debilitar de forma grave el corazón y producir un fallo cardiaco que tiene los mismos síntomas que el infarto, pero sin sus graves consecuencias.

Así lo explica en un artículo Manuel Martínez-Sellés, jefe de la Sección de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón, de Madrid (España), quien describe técnicamente que el síndrome de disfunción apical transitoria o miocardiopatía por estrés fue descrito por primera vez en los años 90 en Japón. “A este padecimiento se le denominó Tako-Tsubo porque así se llama una vasija, abombada y con el cuello estrecho, usada tradicionalmente entre los pescadores nipones para atrapar pulpos”, describe el cardiólogo.

Recalca el especialista de la Fundación Española del Corazón que la enfermedad se caracteriza por cursar de forma similar a un infarto de miocardio, con una debilidad cardiaca transitoria, en la cual la parte del corazón afectada (el ventrículo izquierdo).

Estrés, nervios, emocional, ansiedad
Estrés, nervios, emocional, ansiedad - Foto: Getty Images

Este síndrome —advierte— se produce en personas sin estrechamiento de las arterias coronarias y su pronóstico es generalmente benigno, con una mortalidad intrahospitalaria inferior al 5 %, pero pueden producirse complicaciones graves en uno de cada cinco casos. “Sin embargo, casi todos los enfermos se recuperan completamente de la debilidad cardíaca tras unas semanas”, apunta.

Martínez-Sellés, también presidente de la Sección de Cardiología Geriátrica de la Sociedad Española de Cardiología refiere que el 90 % de los casos del síndrome de corazón roto son provocados por un estrés muy fuerte y súbito.

“Algunos estudios apuntan que ese desmesurado estrés produce la liberación repentina de grandes dosis de catecolaminas, unas sustancias similares a la adrenalina que, a dosis muy altas, tienen un efecto tóxico sobre el corazón”, afirma Martínez-Sellés.

El cardiólogo español sostiene que la clave para un diagnóstico correcto suele ser el antecedente de un fuerte y repentino estrés y la ausencia, por lo general, de los factores de riesgo cardiovascular clásicos: tabaquismo, hipertensión arterial, hiperlipemia y diabetes.

Especialistas de la Clínica Mayo, en Estados Unidos, describen en otro artículo que las personas con síndrome del corazón roto pueden tener dolor torácico repentino o pensar que están teniendo un ataque cardíaco. Precisan que el síndrome del corazón roto afecta solo a una parte del corazón e interrumpe temporalmente la función normal de bombeo del corazón. Así, el resto del órgano continúa funcionando normalmente, o incluso, puede tener contracciones más fuertes.

Aclaran que los síntomas del síndrome del corazón roto son tratables, y la afección generalmente se revierte en días o semanas. Las manifestaciones más comunes incluyen:

- Dolor en el pecho.

- Dificultad para respirar.

- Pérdida del conocimiento.

- Paro cardiaco (en casos extremos).

- Latidos del corazón muy rápidos o irregulares.

En cualquiera de esos casos recomiendan asistencia médica de urgencia. La causa exacta del síndrome del corazón roto no está clara, según los investigadores de Mayo Clinic. Estiman que una oleada de hormonas del estrés, como la adrenalina, podría dañar temporalmente el corazón de algunas personas.

Factores de riesgo

De acuerdo con los cardiólogos existe un número de factores de riesgo conocidos para el síndrome del corazón roto que incluyen lo siguiente:

El sexo: Este trastorno afecta a las mujeres con mucha más frecuencia que a los hombres.

La edad: Aparentemente, la mayoría de las personas que tienen el síndrome del corazón roto son mayores de 50 años.

Antecedentes de un trastorno neurológico: Las personas con trastornos neurológicos, como una lesión en la cabeza o un trastorno de convulsiones (epilepsia), tienen un riesgo mayor de padecer el síndrome del corazón roto.

Un trastorno psiquiátrico anterior o actual: Si ha tenido trastornos, como ansiedad o depresión, probablemente tenga un riesgo mayor de padecer el síndrome del corazón roto.