Tendencias
Sudoración excesiva / Sudor
También conocida como hiperhidrosis. - Foto: Getty Images/iStockphoto

salud

Sudor: así puede afectar la piel y cómo solucionarlo

El organismo tiende a manifestarse de diferentes maneras y una de ellas es por medio de la sudoración.

Las altas temperaturas como las que ha vivido Europa en este último tiempo, o como las que tienen países que por su posición geográfica son territorios cálidos, o como algunas ciudades colombianas, costeras o cercanas a las mismas en los que el calor es constante, provocan que el sudor se incremente en un estado relajado o en actividad física.

Aunque todas las personas saben que sudan, quizás no todas entienden el por qué. Concretamente, “la piel suda como mecanismo de enfriamiento, sobre todo en los meses de verano, especialmente en zonas como las axilas, la espalda, el cuello y la nuca, las palmas de las manos o, en el rostro, en la zona de la frente”, comenta Raquel González, directora de formación de Perricone MD.

“Muchas veces, por sudar, creemos que tenemos un exceso de hidratación y no es así. No debemos confundir los conceptos. De hecho, la sudoración puede conllevar una pérdida de hidratación del organismo y también de la piel, provocando su envejecimiento prematuro”, explica la experta.

“Como primera consecuencia en lo que al sudor del rostro se refiere, debemos tener en cuenta que si tendemos a retirarlo con un pañuelo o con las propias manos, es posible que eliminemos parte de los productos que hayamos aplicado en nuestra rutina de skincare previamente. En este sentido, cabe la probabilidad de que reduzcamos los niveles de hidratación de la piel”, explica Estefanía Nieto, directora de educación de Omorovicza.

Nieto también recomienda que, “aplicar periódicamente brumas que refresquen y reequilibren la piel. Mejor productos tipo tónico o aguas termales, ya que si solo aplicamos agua no conseguiremos tantos beneficios. Es importante darle a la piel la humedad y nutrientes imprescindibles para que se recomponga”.

El propio sudor, ¿enemigo de la juventud?

Aparte de que, al retirar el sudor, se pueden eliminar los productos de cuidado facial, también es esencial que se entienda que la propia composición del sudor posee ingredientes que no siempre benefician a la piel.

Por ejemplo, “sus altos niveles en sales pueden deshidratar la piel y afectar a la barrera cutánea. Si esto ocurre, podemos desequilibrar el tejido y desencadenar ciertos procesos inflamatorios que pueden acabar en pérdida de colágeno, elastina, lípidos, etc.”, explica Bella Hurtado, directora técnica de Boutijour y añade que, “también es común encontrar en el sudor amoniaco en cantidades ínfimas, pero puede desequilibrar el ph de la piel”.

Productos para contrarrestarlo

Algunos productos para contrarrestar este aspecto natural son los tónicos, brumas y aguas termales. Para evitar los efectos nocivos del sudor en la piel del rostro es recomendable llevar siempre en el bolso una bruma refrescante y equilibrante, productos tipo tónico o aguas termales con acción calmante para devolver la hidratación y la fuerza a la piel tras la sudoración.

Los sueros también son importantes. Los sueros ricos en agentes hidratantes siempre salvarán a la piel.

La crema hidratante se suma a la lista. Es recomendable usar crema hidratante justo después de retirar el sudor, ya que aporta a la piel los nutrientes necesarios para mantenerse sana y luminosa, previniendo así el envejecimiento prematuro que podría causar la sudoración en el rostro.

Además, uno de los remedios caseros para eliminar el exceso de sudor es la aplicación de bicarbonato con limón en las axilas, pues actúa como un protector desodorante para mitigar la transpiración. Por otro lado, se detalla que se puede consumir té de salvia, una planta que “controla la transpiración cutánea regulando la cantidad de sudor secretado”, según El Periódico de España.

*Con información de Europa Press.