Tendencias
La manzanilla contiene antiinflamatorias y principios activos que le permiten regular los niveles altos de glucemia. Foto: Gettyimages.
La manzanilla contiene propiedades antiinflamatorias. - Foto: Foto Gettyimages

vida moderna

Té verde con manzanilla: así se puede tomar para bajar de peso

Alcanzar un peso saludable puede ayudar a controlar el colesterol, la presión arterial y el azúcar en la sangre.

Bajar de peso es un proceso largo, pero existen tips que ayudan a facilitarlo, como el consumo de infusiones naturales que contribuyen a acelerar el metabolismo, por ejemplo, el té verde con manzanilla.

Así las cosas, el portal Cocina Vital señaló que para prepararlo se debe hervir una taza de agua y agregar una cucharadita de flores de manzanilla y una cucharada de hojas de té verde. Después, se esperan diez minutos, se cuela y se consume.

De todos modos, antes de consumir alguna bebida, lo primero que hay que hacer es consultar a un experto de la salud para que sea este quien guíe el proceso e indique que es lo más adecuado para cada persona, pues la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.

Además, las infusiones naturales no hacen milagros y estas deben estar acompañadas de una dieta saludable y balanceada que incluya proteínas, carbohidratos, grasas, frutas y verduras.

Sobre la misma línea, la pérdida de peso tiene grandes beneficios para la salud, pues según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) se mejora la presión arterial, el colesterol y la glucosa sanguínea.

Adicional, la alimentación debe estar combinada con un aumento en la actividad física y las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana, para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes.

De hecho, los ejercicios de cardio, también conocidos como ejercicios aeróbicos, son los más implementados cuando se busca quemar calorías y reducir el peso corporal. Sin embargo, los que involucren pesas ayudan al cuerpo a quemar grasa mientras se construye masa muscular, lo que también funciona para acelerar el metabolismo.

No obstante, algunas personas exceden las recomendaciones, no descansan y las consecuencias, según expertos y el portal Panorama Web, son: “riesgo de lesiones musculares y fatiga, falta de reposición de los depósitos de glucógeno y reducción de la producción de glóbulos rojos, incremento del ritmo cardíaco y la presión arterial o abandono del ejercicio por cansancio y esfuerzo acumulado”.

Por tal razón, los expertos recomiendan descansar del ejercicio uno o dos días a la semana y los otros cinco días trabajar varias partes del cuerpo. Por ejemplo, si se realiza ejercicio con pesas, el lunes se puede ejercitar el tren superior y el martes se deben descansar dichos músculos -preferiblemente se deben entrenar los músculos del tren inferior-, y el miércoles se pueden volver a trabajar los músculos del tren superior.

Por su parte, el portal de salud Kidshealth indicó en su portal web que en el proceso de adelgazar es mejor evitar las dietas relámpago, ya que estas prometen pérdidas de peso rápidas, pero suelen implicar dejar de comer ciertos alimentos o ingredientes o comer solo un tipo de alimento en particular, pero no funcionan a largo plazo y pueden ser peligrosas para la salud.

Asimismo, reveló que es mejor no usar pastillas ni suplementos para perder peso, pues la mayoría de las afirmaciones con que se venden estos productos no están probadas. Además, suelen contener ingredientes ocultos y pueden causar efectos secundarios indeseables, como distensión abdominal, diarrea y problemas de salud de mayor gravedad.

De igual forma, es importante no prohibir los alimentos preferidos, porque el hacerlo hará que se deseen más y aunque la clave de tener éxito a largo plazo consiste en escoger alimentos saludables la mayor parte del tiempo, no está mal comer otro tipo de alimentos de vez en cuando.