vida moderna

Tips para fortalecer y prevenir el dolor de rodillas

Antes de cambiar hábitos de vida, es importante consultar con un especialista para evitar agravar patologías.


Las articulaciones se desgastan con el paso del tiempo y pueden generar dolor. Este es el caso de las rodillas, las cuales, pueden verse afectadas a cualquier edad y es una afección incómoda porque suele ser el resultado de una lesión en los ligamentos o los cartílagos.

Las rodillas soportan la mayor parte del peso del cuerpo cuando la persona está de pie y normalmente, se inflaman cuando el exceso de líquido se acumula en la articulación o a su alrededor. Esto se puede presentar repentinamente.

Además, dichos problemas están generalmente relacionados con aspectos del envejecimiento, pues de acuerdo con el portal Mayo Clinic, después de los 30 años se inicia la pérdida de tejido magro en el cuerpo, los músculos y algunos órganos pueden perder células y los huesos, algunos minerales.

También, la institución indica que en ocasiones el dolor de rodilla puede ser el síntoma de algunas afecciones médicas como la artritis, la gota o algún tipo de infección. Dicho padecimiento incide negativamente en el desarrollo de actividades simples como correr, subir escalones e incluso caminar.

Por lo anterior, se han creado una variedad de métodos para aminorar las afecciones en las rodillas y el dolor que las mismas pueden conllevar. Aunque la mayoría de estos dolores pueden ser tratados con fisioterapia y rodilleras, también es posible reducir el nivel de dolor con medidas de autocuidado personal.

Huesos / Sistema óseo / Dolor huesos
El mantenimiento de los huesos es esencial para el movimiento del cuerpo. Foto: Getty Images. - Foto: Getty Images/iStockphoto

De hecho, la revista especializada UnCOMO, publicada a través del portal Mundodeportivo, listó una serie de consejos con los que es posible, dependiendo cada persona, mantener las rodillas fuertes, saludables y alejadas de patologías como las mencionadas anteriormente:

1. Alimentación: este factor es importante para reducir los dolores de rodilla, ya que evita que se desarrollen enfermedades como el sobrepeso. Además, porque existen algunos alimentos que no aportan nutrientes, sino más bien tiene un exceso de grasa, azúcar y sal que perjudican las articulaciones.

2. Usar bolsas de hielo: al notar sobrecargas en los tendones de esta área, sobre todo después de practicar ejercicio, es posible poner un poco de hielo para fortalecer las rodillas y reducir la inflamación en la zona.

3. Ejercicio: los ejercicios de bajo impacto son una opción saludable para las personas que tienen problemas en la rodilla. En su sección de salud, el portal Mundo Deportivo, explica que antes de empezar a realizar actividad física se debe consultar a un médico para recibir la asesoría y la supervisión adecuada.

4. Cuidar el peso: según la Fundación de la Artritis (AF), un peso adicional de 10 libras puede añadir entre 15 y 50 libras de presión a una articulación. Por ello, es importante mantenerse alejado de aquellos hábitos que causan sobrepeso u obesidad.

Además de lo anterior, el portal especializado Salud180 listó algunas vitaminas con las que es posible aminorar el dolor de rodillas y además, engrosar el cartílago del área:

  • Complejo B: es recomendada para atenuar los síntomas propios de la artritis, ya que además de fortalecer el sistema inmunológico, contribuye en la reducción del dolor muscular.
  • Vitamina K: es necesaria porque, sin ella, la sangre no se solidificaría (coagularía). Algunos estudios sugieren que es importante para la salud de los huesos.
  • Vitamina D: es un esteroide soluble y natural fabricado por el organismo a partir de la luz solar. Así, las personas expuestas a una cantidad normal de sol por día no necesitan suplementos adicionales.
  • Vitamina A: ayuda a la formación y mantenimiento de dientes, tejidos óseos y blandos, membranas mucosas y piel sanos. Esta vitamina también ayuda a aliviar el dolor en los músculos y las articulaciones.
  • Vitamina C: contribuye a aliviar el dolor muscular y articular a través de la protección y curación de los tejidos musculares.