vida moderna

Dolores crónicos de la rodilla: así se pueden aliviar de manera natural

Es importante seguir las recomendaciones médicas para evitar complicaciones.


El dolor de rodilla puede afectar a todas las personas. En algunos casos puede deberse a una lesión, desgarro del cartílago o enfermedades como la artritis. Según explica Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, otras de las causas de este malestar incluyen:

  • Artritis.
  • Quiste de Baker.
  • Cánceres que pueden diseminarse a sus huesos o comenzar en estos.
  • Enfermedad de Osgood-Schlatter.
  • Infección en los huesos de la rodilla
  • Infección en la articulación de la rodilla.
  • Bursitis.
  • Dislocación de la rótula.
  • Fractura de la rótula u otros huesos.
  • Síndrome de la banda iliotibial.
  • Síndrome patelofemoral.
  • Ruptura de ligamentos.
  • Desgarro del cartílago.
  • Distensión muscular o esguinces.

Los expertos de Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, explican que otros síntomas también se pueden presentar con este dolor:

  • Inflamación y rigidez.
  • Enrojecimiento y temperatura al tacto.
  • Debilidad o inestabilidad.
  • Sonidos de chasquidos o crujidos.
  • Incapacidad de enderezar completamente la rodilla.

¿Cómo prevenir el dolor de rodilla?

El dolor de rodilla no puede prevenirse; sin embargo, se pueden tener algunas precauciones para evitar lesiones y desgastes en las articulaciones:

  1. Mantener un peso saludable. Además de ser un factor clave para la salud de las rodillas, aporta diferentes beneficios para la salud integral del cuerpo humano.
  2. Ejercitarse regularmente. La actividad física ayuda al fortalecimiento de los huesos y de las articulaciones.
  3. Entrenar los músculos. Según explica la entidad de salud, la debilidad muscular es la causa principal de las lesiones de rodillas. Es importante incluir en las rutinas de ejercicios, entrenamiento para fortalecer los cuádriceps y los músculos isquiotibiales. “Y como los músculos tensos también pueden favorecer las lesiones, es importante estirarlos bien. Intenta incorporar ejercicios de flexibilidad en tu entrenamiento”, agrega Mayo Clinic.
  4. Cuidado al entrenar. Al momento de ejercitarse es importante tener en cuenta las afecciones que se tengan. Por eso, si se tienen dolor crónico de rodilla, se debe consultar con un médico para recibir la asesoría adecuada. Asimismo, elegir ejercicios de bajo impacto.

¿Cómo aliviar el dolor?

El entrenamiento físico puede convertirse en un factor que ayude a aliviar el dolor de rodilla naturalmente. El portal web Mundo Deportivo explica cómo hacerlos:

Sentadilla apoyada en la pared

  1. Apoyar la espalda en la pared.
  2. Separar los pies a la anchura de las caderas. Las rodillas no deben estar más separadas que los pies.
  3. Deslizar un poco el cuerpo hacia abajo, hasta notar que los músculos de las piernas estén en la posición de estar sentado.
  4. Mantener la posición por varios segundos.
  5. Volver a la posición inicial.

Levantamientos de la pierna

  1. Acostarse de lado en una colchoneta o en el piso.
  2. Doblar la pierna de abajo para apoyarse.
  3. Levantar la pierna de arriba lentamente hacia el techo.
  4. Mantener la rodilla recta y alineada con el cuerpo.

Artritis

Las articulaciones, específicamente las que son bisagra (hombro y rodilla), son estructuras que están compuestas de hueso, músculos, membrana sinovial, cartílago y ligamentos. Estos funcionan para soportar peso y movilizar el cuerpo humano, explica Medline Plus.

Para las personas que tienen artritis, hacer ejercicio puede preocuparlas, debido a una posible lesión. Para evitar esto y hacerlo de forma segura, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC, por sus siglas en inglés) brindan varias recomendaciones:

  • Comenzar con poca actividad física y aumentar poco a poco.
  • Cambiar la actividad cuando los síntomas de la artritis se incrementen.
  • Realizar ejercicios que no lleven a esforzar las articulaciones.
  • Practicar ejercicio en lugares seguros.
  • En caso de tener dudas, consultar a un doctor para conocer a profundidad cómo se puede realizar actividad física teniendo esta condición.