Tendencias
El tomate verde contiene tomatidina, un nutriente que según los expertos ayuda a evitar el sobrepeso y la obesidad. Foto: Getty images.
El tomate verde es originario de México. - Foto: Foto: Getty images.

vida moderna

Tomate verde: así se debe consumir para mejorar la circulación

El tomate verde aporta vitaminas y minerales necesarios para el buen funcionamiento del organismo.

El sistema circulatorio está formado por vasos sanguíneos que transportan la sangre desde y hacia el corazón, de acuerdo con el portal de salud KidsHealth.

Además, en este sitio web se explica que el sistema circulatorio lleva oxígeno, nutrientes y hormonas a las células, y elimina productos de desecho como el dióxido de carbono.

Sin embargo, no todas las personas tienen buena circulación y esto puede deberse por problemas circulatorios y del corazón se agrupan en dos categorías: congénitos, lo que significa que el problema estaba presente en el momento del nacimiento; y adquiridos, es decir, que los problemas se desarrollaron en algún momento de la infancia, la niñez, la adolescencia o la vida adulta.

De hecho, cuando una persona tiene mala circulación puede presentar fatiga, edema, mareos, dolor de cabeza, manos y pies fríos, dolor en las piernas, calambres musculares, latidos cardíacos irregulares, pérdida de cabello y sequedad de la piel, entumecimiento u hormigueo en partes del cuerpo, entre otras.

Por ello, para tener una buena circulación hay que tener algunos hábitos saludables que ayuden como, por ejemplo, una alimentación balanceada, y una recomendación del portal Mejor con Salud es incluir tomates verdes que son originarios de México y entre sus propiedades se destaca la vitamina C, fibra, niacina, potasio y manganeso, fósforo, cobre y hierro, según el Gobierno de México.

Asimismo, el portal portugués de salud, nutrición y bienestar Tua Saúde reveló que “algunos estudios han relacionado que el consumo de licopeno que contienen los tomates, ayudan a disminuir el riesgo de diferentes enfermedades cardiovasculares, como infarto de miocardio, aterosclerosis y derrame cerebral”.

Sobre el consumo, el portal portugués indicó que “el tomate es una fruta muy versátil, pudiendo consumirse de distintas formas, como por ejemplo: crudo, cocido, deshidratado, en jugo, salsas, sopas y en mermeladas. Para aprovechar los beneficios que el tomate aporta para la salud, se recomienda el consumo de alrededor de tres a cuatro tomates por día, los cuales pueden contener entre 8 a 21 mg de licopeno”.

De todos modos, antes de comer algún alimento, lo primero que hay que hacer es consultar al médico tratante o a un nutricionista para que sea este quien guíe el proceso e indique qué es lo más adecuado para cada persona, pues las anteriores recomendaciones no son las indicadas para todas las personas, ya que la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.

Por su parte, otras recomendaciones para mejorar la circulación sanguínea, según Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación y Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, son:

1. Mantener un peso saludable, ya que esto permite que la persona tenga un buen estado de salud y calidad de vida.

2. Dejar de fumar, porque el humo del tabaco contiene más de 60 sustancias químicas conocidas que causan cáncer y miles de otras sustancias nocivas.

3. Si la persona tiene diabetes, mantener bajo control la glucosa en la sangre. De acuerdo con el Grupo Sanitas de España, lo recomendable es que la glucemia se mida al levantarse por la mañana y antes del desayuno, y se considera normal si los niveles de glucosa se sitúan entre los 70 y 100 mg/dl en ayunas y en menos de 140 mg/dl dos horas después de cada comida.

4. Reducir los niveles de colesterol y presión arterial, si es necesario.

5. Consumir alimentos bajos en grasas saturadas.

6. Programar y asistir a las revisiones médicas con regularidad e informar al médico sobre cualquier antecedente familiar de problemas relacionados con el corazón.

8. Comer pescado, pues este alimento es una proteína magra y saludable que contiene un tipo de grasa llamada omega-3 y ácidos grasos que puede ayudar a proteger el corazón.