El vino y el ajo tienen propiedades antioxidantes.
El vino y el ajo tienen propiedades antioxidantes. - Foto: Getty Images

vida moderna

Vino y ajo para prevenir enfermedades: así se pueden consumir

No se recomienda exceder el consumo de bebidas alcohólicas, en este caso, de vino tinto.

Aunque el consumo de alcohol es un mal hábito que se relaciona con el desarrollo de cualquier tipo de afección. La ingesta moderada de cierto tipo de licor, podría traer más que perjuicios beneficios sobre la salud. Así lo explica la Clínica Mayo, que considera que el vino tinto podría ser saludable cuando no se abusa de él, gracias a los antioxidantes que lo componen, incluso sus beneficios se podrían potencializar junto con las propiedades del ajo para reducir los riesgos de padecer enfermedades respiratorias, cardiovasculares, entre otras.

Es entonces que la institución americana de ciencia y salud explica que los polifenoles que protegen los vasos sanguíneos, inciden sobre su bienestar porque el resveratrol -un antioxidante- tiene muchas ventajas.

Cabe indicar que este antioxidante proviene de la cáscara o piel de las uvas. No obstante, el consumo directo de esta fruta también trae beneficios porque contribuyen a la salud del corazón, eliminando la formación de coágulos en la sangre, bajando, a su vez, el riesgo de un ataque cardíaco.

Alimentos como los arándanos y el maní, tienen una cantidad de resveratrol que puede causar los mismos efectos que el consumo de uvas. Sin embargo, a ciencia cierta, no se conoce hasta el momento si sus propiedades son las mismas que tiene el resveratrol en la bebida.

¿Cuáles son las enfermedades causadas por el consumo de alcohol?

Tua Saúde indica que la gastritis, la hepatitis, la hipertensión arterial, la fibrilación auricular, el infarto y hasta la trombosis, junto con el cáncer, la infertilidad, la miocardia alcohólica, entre otros problemas en la salud pueden ser causados por el consumo excesivo de alcohol, provocando una anorexia alcohólica, que se debe a la ingesta de solo licor y no de alimentos. Así mismo, señala que esta enfermedad también se asocia con la bulimia.

De igual manera, el consumo de bebidas alcohólicas puede incrementar el ácido úrico que afecta las articulaciones provocando gota.

La gota: Middlesexhealth explica que es un tipo de artritis, que se caracteriza por dolores agudos e intensos, enrojeciendo e hinchando la zona afectada, desarrollando una sensibilidad en las articulaciones.

Una mujer con dolor de cabeza por consumo de alcohol
Foto referencia sobre consumo de alcohol. - Foto: Getty Images

Beneficios del ajo

Tal y como lo señala el portal de salud, ayuda a combatir problemas cardiovasculares y a fortalecer el sistema inmunitario. Por esto, recomienda consumirlo en ayunas.

Por su parte, Mejor con Salud señala que el ajo tiene nutrientes y vitaminas B y C, que le aportan grandes beneficios al organismo. Este alimento está compuesto de antioxidantes que ayudan a proteger el cuerpo de la oxidación, señala. Se debe destacar que es un antiviral y antibiótico, que como ya se mencionó anteriormente, es un estimulante del sistema inmunitario.

Una de las cualidades del ajo es purificar la piel, por lo que es utilizado en la elaboración de productos dermatológicos. Su función antioxidante ayuda a proteger el cuerpo de radicales libres.

Caída de ajo, aislado sobre fondo blanco, enfoque selectivo
Foto referencia sobre ajo. - Foto: Getty Images/iStockphoto

El remedio casero milenario de vino y ajo

Es entonces que de acuerdo con el sitio web de salud mencionado, el vino y el ajo al ser mezclados pueden ayudar a purificar la sangre, reducir los niveles de colesterol, incluso mejorar la textura de la piel, considerado un remedio casero milenario.

Modo de preparación:

  1. Cortar 11 dientes de ajo en cuadritos e incorporarlos a un recipiente;
  2. Asimismo, verter 1/2 litro de vino tinto.
  3. Sellar muy bien y almacenarlo por dos semanas sin que reciba luz solar.
  4. Constantemente se debe revolver el contenido del recipiente sin necesidad de destaparlo.
  5. Una vez pasado el tiempo indicado, se debe colar y el líquido se puede consumir a diario.

Si se presenta cualquier tipo de malestar, se recomienda suspender su consumo y consultar con un médico.