vida moderna

Yoga facial: la mejor alternativa para prevenir y tratar las líneas de expresión

La arrugas aparecen ante la llegada del envejecimiento.


Cuando se menciona la palabra yoga, a la mayoría de personas se les viene a la cabeza todo aquello relacionado con la meditación, la respiración, estiramientos y otros movimientos de relajación asociados a esta práctica deportiva que cada vez cuenta con más adeptos.

Sin embargo, existe otra variante de esta disciplina que puede ser muy beneficiosa: el yoga facial. Este método consiste en llevar a cabo una serie de ejercicios enfocados en el cuello y en el rostro que ayudan a tonificar los músculos de la zona, a reducir la presencia de signos de la edad y a lucir un rostro más firme y radiante con unos sencillos pasos.

Esta serie de ejercicios libera la piel del estrés facial y hace posible que se luzca un rostro terso y con luminosidad; esta practica es reconocida por la cosmética Facialderm.

Para conseguir resultados óptimos y aumentar los efectos del yoga facial en el rostro es recomendable complementar estos ejercicios con algunos cosméticos - sérum, crema hidratante o tónico - que darán un plus de hidratación a la piel y potenciarán la efectividad de esta práctica.

La nutrición es responsable de hasta un 30% de la generación de arrugas .
La nutrición es responsable de hasta un 30 % de la generación de arrugas . - Foto: Getty Images

Para el cuidado de los labios y para conseguir una mandíbula firme

Para las arrugas en la frente

  • En este ejercicio lo que se tiene que hacer es cerrar los puños para que, con la parte de la mano que va de los nudillos a las puntas de los dedos, se masajee toda la parte de la frente hasta llegar a ambas sienes. De esta manera se fortalecerá los músculos de la frente ayudando a que la piel se vea más firme y con las arrugas más difuminadas.

Pómulos rejuvenecidos

  • Sin mover el cuello, se deben mover los labios, mandíbula y toda la estructura facial hacia un mismo lado -izquierda o derecha- y se debe utilizar una mano para estirar también la mejilla. Hay que mantenerse en esta posición unos 10 segundos y repetir el ejercicio 5 veces en ambos lados del rostro. Con la realización de este ejercicio de forma regular se puede mejorar la elasticidad de la piel de esta zona la cara.

Combate las ojeras

  • Para empezar se deben bajar los párpados hasta dejar los ojos entrecerrados. Es importante no cerrar los ojos por completo. Una vez con los ojos entrecerrados se debe mirar hacia un lado durante cinco segundos y luego hacer lo mismo hacia el otro. Luego, se deben abrir los ojos completamente para después volverlos a entrecerrar. Con los ojos aún entrecerrados se debe mirar hacia arriba unos 5 segundos y hacia abajo otros 5 segundos. Por último y sin cambiar la postura de los ojos, se debe hacer un círculo con la mirada llevándola hacia la derecha, luego arriba, hacia la izquierda y hacia abajo.
  • Este ejercicio favorece la circulación sanguínea del rostro, ayuda a recuperar el tono de la piel, suaviza las bolsas y ojeras de manera natural. De esta forma, se puede ver como se rejuvenece la mirada y como mejora su aspecto.

Con información de Europa Press.