Tendencias

Home

Ciencia

Artículo

Salud
Preocuparse por el cuerpo en sobrepeso es necesario para no seguir aumentando los casos de obesidad. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

La proteína que ayuda a prevenir la obesidad, según nueva investigación

Con el pasar del tiempo se ha llegado a considerar a la obesidad como una ‘epidemia’ que afecta al 40 % de la población en el mundo.

La obesidad es una condición que no solo abarca el sobrepeso, trae consigo una variedad de enfermedades y síntomas como la diabetes, la hipertensión, los accidentes cerebrovasculares, entre otros. Es por ello que cada hallazgo respecto al estado de salud que provoca la obesidad se convierte en un gran paso para el mundo de la salud y quienes padecen esa afección.

De acuerdo con una investigación adelantada en España, se pudo hallar la existencia de una proteína que puede contribuir a prevenir la condición de sobrepeso, lo que se configura como una esperanza para aquellos que batallan día a día con su cambio corporal, pues según estudios, la obesidad afecta al 40 % de la población mundial.

El Instituto de Investigaciones Biomédicas Agust Pi i Sunyer (IDIBAPS), en Barcelona, fue el ente encargado de llevar a cabo la investigación; bajo el mando de la biomédica Mercedes Fernández-Lobato se halló que la ingesta de una proteína catalogada como CPEB4 disminuye la acumulación de lípidos.

El estudio se hizo con ratones que luego de consumir la proteína, redujeron sus lípidos (molécula que es insoluble en agua y rica en energía) en la cavidad abdominal, la inflamación de tejido adiposo y sobrepeso.

Asimismo, se determinó que cuando la proteína no tiene participación se equilibra la composición de la microbiota (flora intestinal) contribuyendo a la aparición de bacterias que benefician al sistema digestivo.

Fernández-Lobato explicó que al ejecutar este trabajo se reveló “la existencia de un circuito regulador del proceso de traducción del ARN a proteínas, dirigido por CPEB4, hasta ahora desconocido”.

“La investigación se centra principalmente en el paso previo, es decir, la síntesis del ARN a partir del ADN, por lo que los resultados abren nuevas vías de investigación para desarrollar mejores tratamientos contra la obesidad”, concluyó la biomédica.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde 1975, la obesidad se ha casi triplicado en todo el mundo. Esta condición se ha convertido en una epidemia, pues muchas personas no son conscientes del peso de su cuerpo hasta notar cambios externos.

En efecto, la mayoría de la población mundial vive en países donde el sobrepeso y la obesidad se cobran más vidas de personas que la insuficiencia ponderal, según la OMS, y por ello, es necesario no solo dar a conocer sobre esta afección, sino también explicar su relación y diferencia con el sobrepeso.

Obesidad vs. sobrepeso

Si bien es cierto que las dos son condiciones que afectan la salud del organismo y, en pocas palabras, se da por la acumulación de grasas en el cuerpo, principalmente en el estómago; tanto la obesidad como el sobrepeso se calculan con el Índice de Masa Corporal (IMC) y este puede variar según la cantidad de peso y talla que tiene una persona. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), una persona adulta puede sufrir de sobrepeso y obesidad según su IMC:

  • Sobrepeso: IMC igual o superior a 25.
  • Obesidad: IMC igual o superior a 30.

Las medidas aplican para hombres y mujeres, además, es un valor aproximado que se ajusta a la cotidianidad de los casos registrados con sobrepeso u obesidad, pues cada cuerpo es diferente y su masa corporal puede no tener un vínculo estrecho con la epidemia del aumento de peso.

Para la OMS, la causa fundamental del sobrepeso y la obesidad es un desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas. A nivel mundial, esta organización ha podido encontrar que la mayoría de casos se dan por tener:

  • Un aumento en la ingesta de alimentos de alto contenido calórico que son ricos en grasa.
  • Un descenso en la actividad física debido a la naturaleza cada vez más sedentaria de muchas formas de trabajo, los nuevos modos de transporte y la creciente urbanización.