Tendencias
¿Cómo tener un cutis libre de arrugas? Esta es la dieta que siguen las japonesas
¿Cómo tener un cutis libre de arrugas? Esta es la dieta que siguen las japonesas - Foto: Getty Images

salud

Así podrá evitar la aparición de arrugas mientras duerme

Hay hábitos que puede adoptar para evitar las arrugas del sueño.

Las arrugas no solo son cuestión de envejecimiento, hay otros factores que las pueden provocar. El sol, por ejemplo, es uno de los grandes causantes de la aparición de arrugas, sobre todo en las personas de piel clara y, por supuesto, afecta las zonas de la piel que suelen estar más expuestas a la luz que irradia esta estrella, como la cara, el cuello, las manos y los antebrazos.

Pero el sol no tiene toda la culpa, los contaminantes y el tabaquismo también contribuyen a la aparición de arrugas. Incluso, en los últimos años se ha encontrado que las personas pueden desarrollar arrugas mientras duermen, denominadas arrugas del sueño.

Suelen producirse debido a la forma como las personas duermen, generando arrugas prematuras en el rostro, el cuello y el escote, en especial. Estas arrugas pueden volverse permanentes con el tiempo si a diario somete la piel a una presión y el aplastamiento continuo sobre la almohada, las sábanas o el colchón.

Arrugas en la cara
Las arrugas del sueño suelen formarse en pliegues verticales en el rostro o en el escote y pueden variar entre verticales y horizontales en la zona del cuello. - Foto: picture alliance via Getty Image

Las arrugas del sueño suelen formarse en pliegues verticales en el rostro o en el escote y pueden variar entre verticales y horizontales en la zona del cuello. Hay que recordar que la piel es el órgano más grande que tiene el ser humano y por eso la importancia de su cuidado.

Quizá muchos vean el colágeno como un término aislado, pero es importante saber que se trata de una proteína esencial para el ser humano. La importancia de esta radica en la función de cabecera que tiene el buen mantenimiento de los tejidos de la piel. De este modo, es válido recordar que el colágeno compone el 80 % de la piel y se encarga de mantener una apariencia joven, tersa y saludable en este órgano.

A partir de los 25 años el colágeno empieza a descomponerse más rápido de lo que el cuerpo puede reemplazarlo, provocando un envejecimiento de la piel. Adicional a ello, por esa misma etapa de la vida también se produce una disminución significativa de la elastina y el ácido hialurónico, por lo que es preciso mencionar que las arrugas del sueño suelen observarse con más frecuencia en la piel de las mujeres que rondan esta edad o más.

La posición para dormir es clave para no desarrollar las arrugas del sueño. Los expertos recomiendan dormir boca arriba, con la espalda pegada al colchón y evitar, en la medida de lo posible, dormir boca abajo o de lado. Estas dos últimas posiciones obligan a las personas a pegar la cara sobre la almohada, favoreciendo la formación de pliegues en la piel.

Arrugas - belleza - piel
A partir de los 25 años el colágeno empieza a descomponerse más rápido de lo que el cuerpo puede reemplazarlo, provocando un envejecimiento de la piel. - Foto: Getty Images

Dormir boca arriba no solo es beneficioso para el cuidado de la piel, sino que también ayuda a mejorar la respiración y a reducir el padecimiento de migrañas y dolores de espalda, pues lo obliga a mantener la columna recta.

Pocas personas se acostumbran a dormir boca arriba, pero hay formas de adoptar este hábito, descritas por el portal español Mundo Deportivo. Dedique 10 o 15 minutos del día para tumbarse boca arriba en la cama y permanecer en esta posición. De esta forma logrará ir entrenando la memoria de los músculos del cuerpo para que cuando se coloque en esa postura, pueda conciliar el sueño con más facilidad.

También puede colocar una almohada debajo de las rodillas para notar una mayor comodidad y relajación. Esto le ayudará para que se encuentre más cómodo durmiendo boca arriba y que no tenga la necesidad de ponerse de lado mientras esté durmiendo. Otro truco sencillo para lograrlo es colocar una almohada o cojín a cada lado del cuerpo que lo ayuden a evitar dar giros en el transcurso de la noche.