Home

Salud

Artículo

Mano arreglando el bloque de madera con el icono médico sanitario. Seguro médico - concepto.
Moderna le apunta a la fabricación de vacunas contra el cáncer, el VIH y el zika - Foto: Getty Images/iStockphoto

salud

Moderna le apunta a la fabricación de vacunas contra el cáncer, el VIH y el zika

La compañía espera lograrlo utilizando la tecnología de ARN mensajero, que ha demostrado ser exitosa contra el coronavirus.

La vacuna de Moderna contra el coronavirus, basada en tecnología de ARN mensajero, es una de las más apetecidas del mercado, junto con la de Pfizer y BioNTech.

De acuerdo con un análisis de Bloomberg, este año la empresa podría entregar mil millones (1.000.000.000) de dosis y ganar 19.000 millones de dólares, mientras que su valor en el mercado crece y compite con otras compañías de larga data.

Para Stéphane Bancer, CEO de Moderna, la vacuna contra la covid-19 es sólo el comienzo, pues lleva tiempo prometiendo que si la vacuna de ARN mensajero funciona a largo plazo, llevará a una nueva industria capaz de tratar casi cualquier patología, desde enfermedades cardiovasculares hasta cáncer y condiciones genéticas raras.

De hecho, según cita Bloomberg, Moderna está haciendo ensayos para las tres categorías mencionadas y podría convertirse en un productor dominante de vacunas, desarrollando biológicos para virus emergentes como Nipah y Zika, así como patógenos como el VIH y enfermedades como el cáncer.

En estos momentos, Moderna tiene vacunas en desarrollo para diez tipos de virus que pronto pasarían a fase de ensayos en humanos. Por una parte, se trata de tres posibles inyecciones de refuerzo para su vacuna contra el coronavirus; una para la gripe estacional que empezó su primer estudio en julio, y dosis contra el VIH, que se espera comiencen ensayos a finales de año.

La más avanzada de todas, aparte de su vacuna contra la covid-19, combate los citomegalovirus, un insecto que se propaga a través de los fluidos corporales y una causa usual de defectos de nacimiento. Esta vacuna comenzará su ensayo fase 3 en 2021, en mujeres en edad fértil.

De hecho, en el largo plazo, Moderna le apunta a desarrollar una super vacuna anual que podría surpimir distintos problemas respiratorias, incluyendo covid-19, gripe y otras. “Nuestra meta es darte varios ARN mensajeros en una sola inyección en tu CVS local o GP cada agosto o septiembre”, explicó Bancel a Bloomberg, refiriéndose a que espera que dicha vacuna esté disponible en cualquier droguería.

Uno de los grandes retos será mantener esa promesa y meta, compitiendo con otras compañías del mundo que también están invirtiendo en la tecnología de ARN mensajero. Además, como lo recuerda el medio estadounidense, en el futuro las vacunas deberán pasar por el procedimiento normal de aprobación, que tarda entre 6 y 10 meses, distinto a lo que sucedió con las del coronavirus, que cuentan con permiso de emergencia.

Ese lapso les dará a sus competidores un tiempo para competir. Por ejemplo, Pfizer, CureVac, y Walvax Biotechnology son otras de las empresas que también están usando esta tecnología con vacunas anticovid. La segunda, no obstante, mostró resultados muy pobres en el ensayo fase 3 y aún no está en el mercado, mientras que la tercera está próxima a comenzar dicha fase de ensayos en siete países.

Para Mani Foroohar, analista de SVB Leerink LLC citado por Bloomberg, los logros de Moderna con la vacuna contra la covid-19 son asombrosos, pero hay muy poca claridad sobre si esas mismas serán efectivas contra otras enfermedades. Además, el rol que podría jugar su tecnología de ARN mensajero en la licha contra el cáncer es desconocido.

Sin embargo, a eso Bancel responde que las vacunas de ARN mensajero son una tecnología que entrega un código genético que le dice a las células cómo hacer las proteínas del virus que producen la respuesta inmune, y las células trabajan a partir de eso. Ahora, la idea es modificar el córdico genético que pone en el ARN mensajero.

Incluso, la compañía pretende incorporar mutaciones del SARS-CoV-2 en la vacuna si es necesario, para mejorar su posible respuesta ante estas. “No tenemos que introducir nueva tecnología o nuevos procesos (...) Es exactamente la misma cosa”, asegura.