vida moderna

Pérdida de audición: ¿cuáles son los síntomas, causas y cómo enfrentarla?

Algunos de los signos que indican que se puede tener esta afección son: dificultad para comprender palabras, en especial, cuando hay ruido de fondo; problema para oír las consonantes y pedir frecuentemente a los demás que hablen más lento.


La pérdida auditiva es un problema que se presenta con frecuencia en las personas mayores, incrementándose a medida que aumenta la edad.

Y aunque puede ser una afección natural en el proceso de envejecimiento, también hay otras causas que inciden y que van desde los traumatismos, pasando por las infecciones, condiciones genéticas heredadas, ciertos medicamentos o la existencia de otras enfermedades.

En cualquier caso, según el portal Sanitas.es, es importante que las personas mayores de 50 años se sometan periódicamente a pruebas para evaluar su capacidad auditiva, tanto por vía aérea como ósea.

Según Mayo Clinic, existen tres tipos de pérdida auditiva. La conductiva, que involucra el oído externo o medio; la neurosensorial, relacionada con el oído interno, y la mixta, combinación de ambas.

De acuerdo con los especialistas, la mayoría de los tipos de pérdida auditiva son irreversibles. Sin embargo, con la ayuda de un médico se pueden adoptar algunas medidas para hacerle frente a esta afección.

Los principales síntomas que indican que las personas están en el proceso de pérdida auditiva son: amortiguación del habla y de otros sonidos; dificultad para comprender palabras, en especial, cuando hay ruido de fondo o en una multitud; problema para oír las consonantes; pedirles frecuentemente a los demás que hablen más lento; con mayor claridad y más alto, la necesidad de subir el volumen de la televisión o de la radio; abstenerse de participar en las conversaciones y evitar algunos entornos sociales.

Los especialistas indican que las principales causas que generan esta afección son:

1. Daño al oído interno. El envejecimiento y la exposición a ruidos fuertes pueden provocar el desgaste de los vellos o de las neuronas de la cóclea que envían señales de sonido al cerebro. Cuando estos se dañan o desaparecen, las señales eléctricas no se transmiten con tanta eficiencia y se produce una pérdida de la audición. Los tonos agudos más altos pueden amortiguarse y es posible que a las personas les resulte difícil reconocer las palabras cuando hay ruido de fondo.

Pérdida de audición
La pérdida auditiva de debe a diferentes causas. - Foto: Europa Press via Getty Images

Estos daños pueden ser causados por el envejecimiento, pues con el paso del tiempo, las estructuras del oído se degeneran. De igual forma, la exposición a sonidos fuertes puede dañar las células del oído interno, así como lo pueden hacer los ruidos laborales. Los empleos en los que los ruidos fuertes son parte habitual del entorno de trabajo, por ejemplo, la construcción o el trabajo en una fábrica, pueden derivar en esta problemática.

Otra de las causas es el tema hereditario. Es posible que la composición genética de una persona la haga más vulnerable al daño en el oído por ruidos o al deterioro por envejecimiento.

En la lista también aparecen los deportes recreativos. La exposición a ruidos explosivos, como las armas de fuego y las turbinas de un avión, pueden causar pérdida inmediata y permanente de la audición. Otras actividades recreativas con niveles de ruido están relacionadas con el uso de motos de nieve, motocicletas, la carpintería o escuchar música fuerte.

Según los expertos, medicamentos como el antibiótico gentamicina, sildenafilo (Viagra) y algunos de quimioterapia también pueden generar afectaciones en el oído interno. De igual forma, si se consumen dosis muy altas de aspirina y de otros analgésicos se pueden producir efectos temporales en la audición, como zumbidos en los oídos.

Adicionalmente, las enfermedades que causan fiebre alta, como meningitis, pueden dañar la cóclea y generar los problemas de audición.

2. Acumulación de cera: El cerumen puede bloquear el canal auditivo y evitar la conducción de las ondas sonoras. Su eliminación puede ayudar a restaurar la audición.

3. Tímpano roto. Los ruidos muy fuertes (por ejemplo, estallidos), los cambios repentinos en la presión, un objeto con punta que se mete en el oído y las infecciones pueden causar que el tímpano se rompa y afecte la audición.

Escuchar música muy fuerte puede afectar el oído interno.
Escuchar música muy fuerte puede afectar el oído interno. - Foto: SXC

Es un hecho que la pérdida de audición afecta a la vida de quienes tienen este padecimiento pues van a tener dificultad de mantener una simple conversación telefónica a no pueden escuchar a las personas que le hablan en lugares públicos.

La recomendación de los expertos es visitar al médico y realizar una evaluación de la capacidad auditiva y más si empiezan a presentarse los signos o síntomas anteriormente mencionados.

De acuerdo con Mayo Clinic, si se presenta una pérdida de la audición repentina, en particular, en un oído, se debe buscar atención médica de manera inmediata.

En cuanto a la pérdida de audición relacionada con la edad, ésta se presenta de forma gradual, por lo que es posible que no se evidencie al principio, de allí la necesidad de visitar a los especialistas con el fin de obtener un tratamiento médico de manera temprana.