coronavirus

Gobierno británico advierte sobre grave situación hospitalaria por ómicron

Reino Unido, uno de los países más afectados por la pandemia con casi 149.000 muertes, se enfrenta a una disparada en el número de nuevos casos (más de 137.000 casos en Inglaterra y Gales el domingo) atribuidas a ómicron.


Los hospitales británicos se verán bajo “considerable” presión durante las próximas semanas debido a la variante ómicron del coronavirus, advirtió el lunes el primer ministro, Boris Johnson, al tiempo que descartó más restricciones para contener su rápida propagación.

“Tenemos que reconocer que la presión sobre nuestro servicio público de salud, sobre nuestros hospitales, va a ser considerable durante las próximas dos semanas, y quizás más”, afirmó al margen de una visita a un centro de vacunación en Inglaterra.

Agregó que “no hay duda de que ómicron sigue propagándonse por el país”, pero esta variante es “claramente menos virulenta” que otras como la alfa y la delta, subrayó.

Reino Unido, uno de los países más afectados por la pandemia con casi 149.000 muertes, se enfrenta a una disparada en el número de nuevos casos (más de 137.000 casos en Inglaterra y Gales el domingo) atribuidas a ómicron.

Sin embargo, Johnson descartó por el momento imponer más restricciones aparte del teletrabajo, el uso de tapabocas en interiores y pases sanitarios para eventos multitudinarios, que ya están en vigor, confiando en una campaña masiva de vacunas de refuerzo que, según afirmó, ha conseguido que el 76 % de los adultos reciba una dosis extra.

“La combinación de cosas que estamos haciendo en este momento es, creo, la correcta”, afirmó el dirigente, que enfrenta la oposición de buena parte de su Partido Conservador a más restricciones.

Añadió que “la mayoría de personas en cuidados intensivos no se vacunaron, desgraciadamente, y la gran mayoría, alrededor del 90 %, no recibieron una dosis de refuerzo”.

Sin embargo, su gobierno decidió recomendar a los alumnos de secundaria que lleven tapabocas en clase a partir de esta semana.

El periódico Daily Telegraph también informó el sábado que podría prolongar en enero la recomendación de trabajar desde casa, vigente desde mediados de diciembre.

La disparada de contagios está perturbando muchos sectores, como el transporte y los servicios de bomberos, y provocando temor a profesores por el regreso a las aulas.

Ausencias hospitalarias por covid se duplican en Inglaterra

A esta situación se suman las ausencias del personal hospitalario, debidas a la covid-19, que se han duplicado en un mes en Inglaterra, a causa de las contaminaciones récord, reforzando la presión sobre el sistema de salud mientras que las admisiones aumentan.

Según cifras publicadas por el Servicio Nacional de Salud para Inglaterra (NHS England), más de 24.000 ausencias de personal en aislamiento por estar infectados por el coronavirus o ser caso de contacto se registraron el 26 de diciembre, contra menos de 12.000 a finales de noviembre.

Esta falta de personal se produce cuando el número de pacientes hospitalizados con covid-19 no deja de aumentar, con 1.900 ingresos anunciados el último día de 2021, 60 % más que una semana antes.

Boris Johnson descartó por el momento imponer más restricciones a parte del teletrabajo, el uso de tapabocas en interiores y pases sanitarios para eventos multitudinarios.
Boris Johnson descartó por el momento imponer más restricciones a parte del teletrabajo, el uso de tapabocas en interiores y pases sanitarios para eventos multitudinarios. - Foto: wpa pool-afp

En un comunicado, el director médico del NHS, Stephen Powis, destacó que se desconoce la magnitud de la ola que comienza a afectar a los servicios hospitalarios.

Según las últimas estimaciones de la Oficina Nacional de Estadística (ONS), sobre la base de una muestra de la población, 2,3 millones de personas estaban infectadas la semana del 23 de diciembre.

Esto representa, en particular, una de cada 25 personas en Inglaterra y una de cada 15 en Londres.

A diferencia de las autoridades de Escocia, Gales e Irlanda del Norte, el Gobierno de Boris Johnson decidió no imponer nuevas restricciones antes de Año Nuevo en Inglaterra. Dejó abiertos los bares y los clubes nocturnos y se contentó con llamar a la prudencia durante las fiestas, acelerando también la campaña de vacunación de refuerzo.

Subrayó que la situación actual era “incomparablemente mejor que la del año pasado” gracias a la vacunación, alentó una vez más a la población a vacunarse. Una resolución “mucho más fácil de mantener que perder peso o llevar un diario”, afirmó con humor el primer ministro.

En cuanto a los tratamientos, Reino Unido refuerza su arsenal.

El primer país en aprobar el tratamiento oral anticovid del laboratorio Merck en noviembre, dio luz verde el viernes al uso del medicamento antiviral de Pfizer, el Paxlovid, anunció la agencia del medicamento.

Este tratamiento, ya aprobado en la Unión Europea y en Estados Unidos, permite reducir el riesgo de hospitalización en las personas que dan positivo y que se consideran en situación de riesgo y, por lo tanto, aliviar los hospitales.

Aunque las muertes y el número de pacientes con respiradores siguen siendo escasos, el aumento del número de hospitalizaciones preocupa y el NHS anunció la creación de estructuras provisionales que permiten abrir centenares de camas para prepararse para el “peor escenario”.

*Con información de AFP.