Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 8/24/2019 7:30:00 AM

La música de mi vida: un refrescante recordatorio del poder del arte

Esta película inglesa le hace un homenaje a la música de Bruce Springsteen para retratar la disyuntiva del hijo de una familia paquistaní en la Inglaterra de los ochenta.

La música de mi vida: un recordatorio del poder del arte de Bruce Springsteen Viveik Kalra protagoniza una historia que, en tiempos oscuros, apela a un optimismo musical contagioso.
Escucha este artículo
ES EN

*El audio de este artículo está hecho con inteligencia artificial.

Título original: Blinded by the Light

Año: 2019

País: Inglaterra

Director: Gurinder Chadha

Guion: Paul Mayeda Berges, Gurinder Chadha, Sarfraz Manzoor

Actores: Viveik Kalra, Kulvinder Ghir, Meera Ganatra

Duración: 118 min.

Calificación: 3 estrellas

Viendo esta película sentí el vértigo de la nostalgia. Es el Inception de los tiempos pasados: los espectadores, en 2019, ven en la pantalla gente que en 1987 ya se sentía mal de no haber vivido un poco antes. Pero no es una sensación desagradable. Es como si la nostalgia tuviera algo tranquilizante y funcionara como un escudo que, mal que bien, protege de las incertidumbres del presente.

Se trata, también, de un sentido homenaje a la música de Bruce Springsteen, que puede leerse como algo más vasto: un recordatorio del poder que tiene el arte en general para ampliar la mente, para vislumbrar otras posibilidades, para hacer habitable el mundo.

Y eso no es poco. En épocas en las que de todos lados se les pide a los jóvenes acoplarse sin pensarlo a las demandas del mercado y no perder el tiempo elucubrando más allá de lo existente, este recordatorio de la capacidad del arte resulta, además de refrescante, necesario.

La directora Gurinder Chadha lleva más de dos décadas haciendo retratos empáticos y con una sensibilidad comercial del choque cultural e intergeneracional que ha producido la migración de indios y paquistaníes a Inglaterra. Lo hizo en películas como Bhaji en la playa (1993) y Bend it like Beckham (2002). Ahora, en La música de mi vida, continúa su interés por ese encuentro de culturas, pero también se acerca con calidez a la manera de vivir de aquellos que intentan resolver las tensiones entre el país de origen de los padres –donde se valoran más los aspectos comunales de la vida– y donde nacieron los hijos, que privilegia el desarrollo individual.

Puede leer: Estas son las películas prenominadas para representar a Colombia en los Óscar y los Goya

El protagonista es Javed (Viveik Kalra), un adolescente en el pueblo de Luton, en Inglaterra, hijo de un paquistaní, obrero en una fábrica de automóviles, que queda desempleado en la época de la austeridad de Margaret Thatcher.

Ahí entran las canciones de Springsteen, que le ofrecen a Javed una dirección a la cual apuntar con su música enérgica y letras de gente abrumada por la pobreza, las dudas y la sensación inescapable de estar destinado al fracaso.

Las dinámicas familiares son complicadas para el muchacho. “En mi casa, nadie más que mi papá puede tener opiniones”, le explica a una maestra. Pero el chico escribe poemas y sueña con algún día ir a la universidad y dedicarse a escribir.

Para completar, fuera de casa hay un mundo donde un tipo como él, con su color de piel e historia familiar, no es del todo bienvenido.

Ahí entran las canciones de Springsteen, que le ofrecen a Javed una dirección a la cual apuntar con su música enérgica y letras de gente abrumada por la pobreza, las dudas y la sensación inescapable de estar destinado al fracaso.

La película muestra muy bien la forma como estas canciones centradas en la experiencia de Springsteen, inspiradas en un lugar particular (un pueblo de Nueva Jersey) y en un entorno muy definido (la clase trabajadora industrial del noreste de Estados Unidos), logran volverse himnos que aplican al mundo tan diferente que habita Javed.

A pesar de los aspectos más comerciales de la película, que atenúan la intensidad del conflicto y que terminan solucionando el problema central de un plumazo –ni creíble ni elegante–, La música de mi vida contagia el optimismo de que un mundo incluyente y amigable sigue siendo posible.

Le puede interesar: ‘La noche de las nerds‘, una comedia cálida y perceptiva

Había una vez en Hollywood - 2½ estrellas

Lo nuevo de Tarantino es una película innecesariamente larga, con una musicalización y actuaciones impecables, situada en el Hollywood de 1968-9.

Un hombre en apuros - 2 estrellas

Película esquemática francesa sobre un ejecutivo exitoso que se ve obligado a reconsiderar sus prioridades tras un derrame cerebral.

El origen del mal - 1½ estrellas

Película de terror inspirada en el mito del Golem y ambientada en un pueblo judío lituano del siglo XVII.

Monos - 2½ estrellas

Esta película colombiana de Alejandro Landes intenta balancear un tono mítico y otro realista para retratar un grupo de guerreros adolescentes. 

EDICIÓN 1955

PORTADA

Prueba de fuego

Con la caída de la Ley de Financiamiento, el presidente Iván Duque se juega su capital político por sacar adelante las reformas económicas esenciales para el país. ¿Habrá crisis ministerial?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1955

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.