ÚLTIMA HORA flecha derecha

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 10/20/2018 2:27:00 PM

Reseña de 'Los perros', por Manuel Kalmanovitz

Esta película chilena, dirigida por Margarita Said, explora las resonancias actuales de la colaboración entre las élites locales y la dictadura de Pinochet. ••• ½

Manuel Kalmanovitz reseña la película Los perros, de Marcela Said, sobre Pinochet Antonia Zegers interpreta a la hija de un empresario que se lucró durante los años de la dictadura. Alfredo Castro, a un exmilitar que da clases de equitación mientras espera una condena por violaciones a los derechos humanos.

País: Chile

Año: 2017

Dirección: Marcela Said

Guion: Marcela Said

Actores: Antonia Zegers, Rafael Spregelburd, Alfredo Castro

Duración: 94 min

Uno de los motivos recurrentes en esta película chilena es la idea del control, de la obediencia, del entrenamiento. En su versión más sencilla se ve en los animales: en perros que la protagonista se niega a amarrar y que un vecino descontento amenaza con agarrar a tiros; y en el de los caballos que ella misma monta y que, según el entrenador, deben educarse a punta de golpes de fusta. “No le estaba pegando, lo estaba educando”, dice cuando ella hace una observación sobre la intensidad de los latigazos a un caballo que ha botado a su jinete.

Pero este aspecto en los humanos es mucho más complejo y contradictorio, y uno de los logros de este filme es aproximarse a él respetándole esa profunda ambigüedad.

La figura central es Mariana (brillantemente interpretada por Antonia Zegers), la hija de un gran empresario maderero que maneja una galería de arte, tiene un matrimonio monótono con un argentino poco amable (Rafael Spregelburd, también muy bueno) y toma clases de equitación con Juan (Alfredo Castro), que resulta ser un exmilitar melancólico, sentenciado por violaciones de derechos humanos que espera su condena.

La película nos sumerge en la cotidianidad de esta mujer extraña, que a veces parece ida, que disfruta las canciones románticas de los sesenta, que se ríe cuando no debería y que va diciendo lo que se le va pasando por la cabeza, para retratar el mundo acomodado al que pertenece, una sociedad conservadora, autocomplaciente, sin empatía, que aprovechó económicamente los años de la dictadura en una transacción que le dejó su sistema de valores irremediablemente trastocado.

Le sugerimos:La casa junto al mar

“El problema con este país es que hay mucho cómplice pasivo”, le dice el policía encargado de investigar a su profesor. “Eres un resentido social, ese es tu problema”, le contesta Mariana.

En el personaje de ella, que tiene algo de anfibio al pertenecer a su clase pero no del todo, la cinta traza los límites del entrenamiento y la educación. Quizás ella, con su independencia y su rechazo a recibir órdenes, encuentre la manera de romper el hechizo o el condicionamiento para calibrar fríamente lo ganado y lo perdido en esa transacción que dejó tantos muertos y tanta riqueza.

Hay algo fascinante ahí, en la posibilidad que tiene un individuo de ir más allá de lo aprendido, de lo asimilado, de arriesgarse a pensar de nuevo lo que considera definitivo. ¿Quizás esta mujer, a pesar de su inconsistencia y dispersión (o gracias a ellas), pueda lograrlo?

En esta película la directora Marcela Said continúa la exploración de las reverberaciones más sutiles del pacto que la clase alta chilena estableció con la dictadura en El verano de los peces voladores (2014) y en el documental El mocito (2010). Es una obra rica y matizada que ayuda a entender cómo aquella famosa –y devastadora– “banalidad del mal” de la que hablaba Hannah Arendt, esa capacidad de la gente común de seguir llevando sus pequeñas vidas cuando en su nombre se cometen atrocidades de las que prefieren no saber nada, se adaptó y floreció en contextos latinoamericanos. 

Doble **

Película colombiana con una visión elemental de las relaciones entre hombres y mujeres, centrada en un publicista que, gracias a un meteorito, viaja 20 años al pasado.

Buscando ***

Retratada dinámicamente usando solo la pantalla de un computador, este filme de suspenso sigue a un padre tratando de encontrar a su hija desaparecida.

El infiltrado del KKKlan ***½

Spike Lee dirige esta película rabiosa, elegante y cómica sobre un policía afroamericano que logró infiltrar al Ku Klux Klan en los setenta.

Poesía sin fin ***½

Biografía surreal de Alejandro Jodorowsky que sigue su juventud en Chile y su encuentro con las artes y la poesía.

TEMAS RELACIONADOSflecha opinion

EDICIÓN 1996

PORTADA

Los desaparecidos de la guerra: así es la búsqueda en los cementerios del país

Alrededor de 25.000 cuerpos no identificados permanecen enterrados en los cementerios del país, la mayoría como consecuencia del conflicto. La Fiscalía ya ha exhumado 2.400. Radiografía de una dolorosa búsqueda por decenas de camposantos.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1996

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.
paywall