Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/24/2017 9:52:00 PM

Poesía para salvar los ríos del planeta

‘Oír ese río’, una antología de 114 poetas de todo el mundo que tiene como inspiración las afluentes como un lugar relevante en la vida, la muerte, la historia y la cultura.

Oír ese río antología poesía ríos del mundo Ilustración de Peter Tjebbes.

El río como parte del paisaje, como un lugar importante o incluso como un personaje, siempre ha estado presente en la literatura. El río divide y une. Es una vía y un medio. Es una palabra tan universal como el mar, el sol y la luna. Hace parte de la cultura y en sus orillas nacieron diferentes civilizaciones. Por eso fue elegido como el eje central para la realización de una antología con 114 poetas, de 58 países. El resultado, Oír el río.

Más abajo, los latidos de un animal sordo

Obedecen el sueño de los jinetes

Corpulentos del quebranto,

Otros puentes cruzan los brazos milagrosos del Neptuceno.

Aquí ya no existe sino el extravío. 

Macareo del Ôta:

regresando a tu fuente 

te volviste ceniza. 

El río es un centinela insomne

al que le han negado la noche.

Son dos versos del poema de Robert Max Steenkist, coeditor de la compilación Oír ese río junto con el poeta argentino Esteban Charpentier. Max cuenta que hubo dos cosas que lo impulsaron a hacer una compilación de poemas sobre el río. El  haber estudiado literatura y su conciencia ambiental: “En La divina comedia, por ejemplo, llegas al infierno a través de un río que se llama Querónte. En la mitología griega los locos eran enviados al río en una barca para ver si morían o no. Por otro lado, soy colombo-holandés y veía dos formas distintas de concebir el río. Una en la que no se tiene cuidado de la afluente, y otra en la que se aprovechan sus recursos pero también se le deja ser”.

Para Max los ríos son los grandes olvidados, en muchos casos se han convertido en un vertedero de los desechos humanos y han muerto en varias partes del mundo. Como consecuencia, las personas que viven en las orillas también sufren tragedias naturales porque “el agua es lo más poderoso que hay. La necesitamos para vivir, pero también puede destruirnos”.

Puede leer: Los nuevos espacios de la poesía - Revista Semana

Como parte de su campaña de responsabilidad social con el ambiente, Alpina patrocinó este proyecto y el libro podrá ser reproducido con el único costo de hacer alguna acción que beneficie a los ríos. En Colombia lo que se hizo fue sembrar 500 árboles cerca del nacimiento de agua en Cota y Faca. En Argentina se imprimirá una segunda edición. Con lo que se ahorran en derechos de autor se invertirá en el centro de educación para enseñarles a los niños a cuidar los recursos naturales.

Entre los autores que escribieron poemas exclusivamente para este libro se destacan Esther Cross (Argentina), Hugo Mujica (Argentina), Lucien Francoeur (Canadá), Juan Garrido Salgado (Chile), Juan Manuel Roca (Colombia), Goya Gutiérrez (España), Michel Bernard (Francia), Josef Straka (República Checa), Heather Thomas (E.E.U.U) y Ataol Behramoglu (Turquía).

Los temas tratados son un periplo por la sensualidad, el cuerpo, la cultura, las ciudades, los anhelos, los miedos, la vida y la muerte. El mexicano Balam Rodrigo, por ejemplo, habló acerca de recorrer los pasos de los migrantes que pasan por el río Suchiate, Chiapas como parte del camino para llegar a Estados Unidos.

 Este es el origen reciente de la historia de un lugar llamado México.

Aquí migraremos, estableceremos la muerte antigua y la muerte

nueva,

a los pueblos de Centroamérica, naciones de la gente que migra.

Vine a este lugar porque me dijeron que acá murió mi padre

En su camino hacia Estados Unidos sin llegar a ver los dólares,

ni los granos de arena en el desierto.

Está disponible: Para qué sirve la poesía

Oír ese río tiene poemas en 27 idiomas con traducción en inglés y en español. Algunos son más sonoros y otros más gráficos. Están escritos desde diferentes puntos de de vista, los curadores no militaron con ninguna corriente política, cultural o nacional. Para esta edición escribieron personas tan distintas como un guerrillero de las Farc y un miembro de la Fuerza Pública colombiana; un israelí y un palestino; un turco y un armenio. Pero hay autores que escriben de una forma más universal, sobre historias que podrían pasar en cualquier afluente. Un ejemplo de ello es el italiano Aldo Villagrossi, quien habla sobre  la huella de los seres humanos en este recurso que parece inagotable.  

Es la paradoja de la civilización

tirar algo en el río,

y pensar que se ha ido para siempre.

De hecho, acabas de dejarlo

En espera de aquellos

que están próximos.

VIDEOS MÁS VISTOS

  •  Bogotá tiene su red de ciudadanos en el exterior

    Bogotá tiene su red de ciudadanos en el exterior

    close
  • Tejedora de la memoria

    Tejedora de la memoria

    close
  • Aumento del salario mínimo: tire y afloje entre el 4 y el 12%

    Aumento del salario mínimo: tire y afloje entre el 4 y el 12%

    close
  • El joven de Buenaventura que cena con la reina Isabel II

    El joven de Buenaventura que cena con la reina Isabel II

    close
  •  Las lecciones de mis 50 años

    Las lecciones de mis 50 años

    close
MÁS VIDEOS
TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1910

PORTADA

Duque: ¿Llegó el momento de dar un timonazo?

¿Es hora de que el presidente Duque introduzca ajustes en su gobierno? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1910

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.