Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/9/1987 12:00:00 AM

DOPING VS. PANELA

En el ciclismo profesional colombiano, los estimulantes se usan menos de lo que se dice

DOPING VS. PANELA DOPING VS. PANELA
Cuando finalizaba la temporada ciclística colombiana con el Caracol de Montaña y dos meses después del escándalo por doping colectivo en la Vuelta a Guadalupe, se puso nuevamente sobre el tapete el tema del uso de estimulantes en el ciclismo profesional. Aunque esta práctica se ha denunciado muchas veces, son escasas las personas vinculadas con el mundo del ciclismo que aceptan su existencia.
Hace quince días José Clopatofsky, subdirector deportivo de El Tiempo, levantó ampolla con su informe "Doping: el cáncer de las marcas", dando origen a una polémica en la que escarabajos, directores técnicos y médicos se pronunciaron.
Pero, ¿qué tanto hay de cierto en estas aseveraciones que han despertado semejante encono en la Federación de Ciclismo y que han dejado en la opinión pública el sinsabor de que los ídolos del ciclismo colombiano son unos "tramposos" ?
Según pudo establecerlo SEMANA, en esta polémica todos tienen un poco la razón.
Para Clopatofsky el ciclismo es el deporte más propenso al doping porque "mientras un futbolista sólo tiene que esforzarse durante una hora y media, con un descanso intermedio de 15 minutos, un ciclista permanece por lo menos seis horas seguidas pedaleando para escalar una subida como la de La Línea, lo que obviamente exige un esfuerzo mucho mayor". Por su parte, Miguel Angel Bermúdez, esgrime el argumento de que "aunque no se puede descartar la posibilidad del uso de estimulantes en casos aislados, no resulta lógico que un ciclista, que aspire a ganar una competencia, se dope a sabiendas de que al final de la etapa a los únicos a quienes se les aplica la prueba antidoping es a los ganadores". A este respecto, el médico deportivo Carlos Efraín Sánchez, consultado por SEMANA, afirma que "la mentalidad que actualmente invade al deportista es la de ganar a cualquier precio". Y que, de acuerdo con sus estadísticas, de 450 historias clínicas que han pasado por sus manos durante 17 años, el 70% ha hecho uso de estimulantes.
El uso de estimulantes en el ciclismo es algo tan relativo, como la compra de árbitros en el fútbol. Una práctica que se da, pero que no se puede saber hasta qué punto es generalizada. En primer lugar, por la dificultad de establecer los límites entre lo que es y lo que no es doping. Existen sustancias que pueden resultar positivas en los exámenes, pero que no necesariamente corresponden a un estimulante, sino que, en muchas ocasiones, puede ser simplemente un medicamento para controlar una incómoda gripa. "Las aspirinas y los medicamentos contra la gripa, los jarabes para la tos, pueden fácilmente producir una prueba positiva", afirma Raúl Meza, técnico de Postobón.
La cafeína, que se encuentra en cualquier analgésico, antipirético o antihistamínico y desde luego, en bebidas como el tinto y la Coca-Cola, pueden perfectamente hacer que un ciclista quede descalificado por uso de droga.
A esto se suma el hecho de que no siempre el rótulo de los medicamentos tiene sus especificaciones completas, y no han sido pocos los que por curarse una fiebre han perdido ingenuamente un premio.
La ingenuidad y los deseos del triunfo inmediato se han convertido en los mejores cómplices del doping. De acuerdo con Miguel Samacá, "Don Coraje", una de las viejas glorias del ciclismo colombiano, "hay mucho principiante que cae en manos de inexpertos entrenadores, que of recen cosas peligrosas a los ciclistas para que surjan de la noche a la mañana". Si se tiene en cuenta que la mayoría de los pedalistas son muchachos de origen campesino, sin mucha "cancha" y que quieren llegar a la cúspide, no es difícil pensar que pueden ceder a la tentación de "ayudarse un poquito". Sin embargo, esta situación es muy difícil que se presente a nivel profesional, ya que los entrenadores, médicos y dirigentes del ciclismo han desarrollado toda una labor de prevención, educación y control, con el fin de evitar el uso indebido de drogas. Miguel Angel Bermúdez afirma: "Yo no voy a ser tan imbécil, de mandar a Europa ciclistas dopados, sabiendo que a nuestros pedalistas no los dejan bajar del avión, cuando ya los están revisando. Es que la fama que tenemos los colombianos es de narcotraficantes. Y precisamente lo que saca la cara por Colombia en el exterior es el ciclismo. Y la Federación no lo va a dejar manchar".
Las pruebas antidoping que realiza la Federación, según pudo establecerlo SEMANA, están de acuerdo con las exigidas por el reglamento de la Unión Ciclística Internacional. Según un convenio realizado entre Coldeportes, la Universidad Nacional y la Federación Colombiana de Ciclismo, las pruebas se hacen actualmente sobre la marcha a todos los que tengan camisetas de líderes y a dos pedalistas más, escogidos al azar, quienes, en medio del sudor y la fatiga, tienen que arreglárselas para depositar su muestra de orina en plena vía pública.
Aunque el periodista José Clopatofsky afirma que en Colombia los controles antidoping son precarios porque el país no cuenta con un "cromatógrafo de masa", aparato que permite detectar el uso de anabólicos y hormonas, los expertos consultados por SEMANA afirman que en Colombia existe el cromatógrafo de gas y de capa delgada, que es el que se necesita para detectar las anfetaminas y otros estimulantes del sistema nervioso central. Sostienen que el cromatógrafo de masa no es necesario para este deporte ya que los pedalistas colombianos no hacen esfuerzos por aumentar de peso, ni agrandar su fibra muscular, porque precisamente la ventaja que tienen sobre los europeos, es que son livianos que es lo que les ha dado la fama de ser los mejores escaladores del mundo. "Es que le están endilgando el pecado al único que lo controla. Nosotros no necesitamos físicoculturistas, ni pesistas. Aquí son trepadores, mientras menos masa tengan, mejor", dice Bermúdez.
Al parecer, sobre el problema de la droga en el ciclismo hay de todo un poco: ingenuidad, afán de fama, especulación, negocio y hasta envidias. Para el más grande ciclista colombiano de todos los tiempos, Martín "Cochise" Rodríguez, "el mejor doping que existe hoy en día para los pedalistas colombianos es la buena comida. Y ahora que están bien patrocinados, han salido del atraso y saben alimentarse técnicamente, menos van a necesitar de estimulantes. El problema es que hay mucha envidia hacia el ciclismo, porque siendo un deporte popular, está bien representado en Europa. Hay muchos críticos destructivos que se olvidan de que el ciclismo es el deporte que más ha brindado gloria a Colombia desde que se inició con Ramón Hoyos". Para Rafael Antonio Niño, uno de los pioneros en la "conquista" de Europa y actual técnico del equipo Café de Colombia "el problema radica en que a nivel nacional se confunden medicina con doping. Los críticos confunden estímulo con estimulantes y lo que debemos hacer no es tenerle envidia al ciclismo, sino a los botiquines de los europeos, que van tan adelante en la química, que logran dotar de energías a sus corredores sin que salgan positivas la pruebas antidoping". Los botiquines europeos, según Pedro Delgado, uno de los medicos del equipo Postobón, cuentan entre otros, con medicamentos permitidos como el ATP (sustancia energizante mejoradora del estado físico de los atletas), Glufoss (glucosa que se asimila más rápidamente, energizante), fosfocreatina (mejoradora de rendimiento) y el Parmaton (suplemento vitamínico)
Lo que parece quedar claro es que mientras los europeos están empeñados en lograr el "superciclista" con la técnica y la ciencia a su alcance, los escarabajos colombianos, recurren invariablemente al mejor "estimulante nacional": la panela. Fría para la sed, caliente y con limón para la gripa, y con leche para el frío. Si echaran mano de aspirinas, antihistamínicos o bebidas con cafeína, correrían el riesgo de salir positivos en las pruebas antidoping, que se han sofisticado tanto que hasta miden el consumo de cuatro tintos.--

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com