deportes

Gobierno francés se pronunció sobre la polémica en final de la Champions League

Hubo cerca de 40.000 aficionados ingleses sin entradas.


Una cadena de fallos por parte de las autoridades francesas llevaron al caos durante la final de la Champions celebrada el 28 de mayo en las afueras de París, lo que provocó un “grave daño a la imagen de Francia”, concluyó un informe del gobierno publicado este viernes.

El documento destaca “imágenes muy publicitadas de la operación para el restablecimiento del orden (...) que generaron cuestionamientos por parte de observadores externos sobre la capacidad de nuestro país de organizar y tener éxito en los grandes eventos deportivos de los cuales tendremos la responsabilidad próximamente”, en referencia a los Juegos Olímpicos de 2024.

En las recomendaciones, el delegado interministerial para los Juegos Olímpicos y otros eventos, Michel Cadot, recomendó la creación de una instancia nacional para dirigir los grandes acontecimientos deportivos internacionales, a imagen del ente que gestiona los Juegos Olímpicos de París.

Con respecto a las razones que llevaron al fracaso de la organización, el documento de 30 páginas repasa la preparación del evento, el desarrollo de la jornada y detalla los “disfuncionamientos” y atribuye las distintas responsabilidades, sin cargar especialmente a ninguno de los actores involucrados.

Con respecto al “cuello de botella” a la entrada y a la “ruptura” del dispositivo de control y de seguridad, el informe estima que los “organizadores y la policía sufrieron una situación de crisis y tuvieron “problemas de ejecución”.

Para el delegado interministerial, el elemento que desencadenó todo fue “la afluencia descontrolada de público adicional sin entradas o con entradas falsas, en proporciones nunca vistas”.

Sin embargo, el funcionario llamó a “relativizar” la primera versión del Ministro del Interior inicialmente que afirmó que hubo cerca de 40.000 aficionados ingleses sin entradas válidas en las inmediaciones del estadio.

Pronunciamiento oficial de la policía

El prefecto de la policía de París reconoció el pasado jueves ante el Senado que la gestión de la final de la Liga de Campeones entre el Real Madrid y el Liverpool por parte de las fuerzas del orden fue “un fracaso”.

“Fue claramente un fracaso”, dijo Didier Lallement, mencionando, por ejemplo, las personas “zarandeadas” y “agredidas” y lamentando que “la imagen del país se haya visto socavada” tras este partido disputado en París el pasado 28 de mayo.

El responsable se disculpó también por haber autorizado el uso de gases lacrimógenos en la zona del estadio antes del inicio del partido, pero aseguró que “no había otra manera” de aliviar la presión en las puertas de entrada.

Lallement secundó las cifras suministradas por el ministro de Interior francés, Gérald Darmanin, que estimó que entre “30.000 y 40.000 personas” sin billetes o con entradas falsas estaban en la zona del Stade de France para esta final, en la que el Real Madrid se impuso 1-0 al Liverpool.

“Los primeros elementos confirman estas cifras”, dijo el responsable policial. “Yo di estos números al ministro y los asumo”, agregó, pese a que estas cifras se habían puesto en duda por expertos y por responsables deportivos británicos.

Con información de la AFP.