ÚLTIMA HORA flecha derecha

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 7/3/2020 5:52:00 PM

Así es Damien Hirst, el artista más rico del mundo

Hijo de un mecánico, este inglés amasó una fortuna que ronda los 400 millones de dólares, a punta de sus extravagantes obras con animales muertos, diamantes y desechos médicos.

Damien Hirst, el artista más rico del mundo que expone animales muertos Hirst en la Tate Gallery de Londres, delante de La imposibilidad física de la muerte en la mente de alguien vivo, la obra del tiburón muerto que le valió el reconocimiento mundial a comienzos de los años 1990. Foto: JET SET

Desde su adolescencia estaba obsesionado con la muerte. Cuando Damien Hirst visitó una morgue, a comienzos de la década de 1980, no pudo evitar pedirle al amigo que lo acompañaba que le tomara una foto junto a una cabeza expuesta sobre una mesa de metal. Quién lo creyera, tres décadas más tarde, las copias de esas imágenes aparecerían en los catálogos de las casas de subasta con un precio de salida superior a los 30.000 dólares.

Su madre, Mary Brennan, aseguró que Damien se salió de control desde que su padre, un mecánico, los abandonó cuando él tenía 12 años. En su juventud fue arrestado dos veces por robar en tiendas y luego trabajó como obrero en Londres, hasta que fue aceptado en el Goldsmiths College

Quien ahora es considerado el artista más acaudalado del planeta no sobresalió por su talento en su clase, pero siempre encontró cómo destacarse por su creatividad, que para muchos raya en la extravagancia. En 1988, cuando todavía estaba en la universidad, organizó con sus compañeros la exposición Freeze, en una vieja estación de bomberos.


‘The Golden Calf‘ fue una de las piezas que Hirst presentó en 2008 durante su histórico remate de Sotheby’s que batió el récord de la subasta de un solo artista con mayor recaudo: 200 millones de dólares. ‘The Dream‘, otra obra de la subasta de 2008 (abajo). Hirst trabaja con animales reales tratados con formol, una práctica por la que es admirado, pero también blanco de controversias.

La muestra llamó la atención por sus piezas exóticas. Incluían bombillos que se encendían y se apagaban o una pila de metal retorcido. Pero, sobre todo, llamó la atención por el trabajo de promoción y mercadeo de los participantes, encabezados por Hirst, quienes después se conocerían en el mundo del arte como la generación Young British Artists.

Un año después organizó su primera exhibición individual en un edificio abandonado de West London, en el que empotró pupas de mariposa en unos lienzos de gran formato. A lo largo de la muestra emergieron de sus capullos y volaron dentro de la sala. Los trabajos de Hirst interesaron al magnate y galerista iraquí-británico Charles Saatchi, que en 1991 le ofreció financiar cualquier obra que quisiera hacer.

El joven artista no desaprovechó la oportunidad, contrató a un pescador en Australia para que le enviara un tiburón tigre que luego conservó en formol y encajó en una vitrina. Su proyecto costó cerca de 50.000 libras y le dio el particular título de ‘The Physical Impossibility of Death in the Mind of Someone Living‘ (La imposibilidad física de la muerte en la mente de alguien vivo), con el cual pretendía que el espectador se enfrentara con la muerte y reflexionara sobre la relación entre el hombre y los animales.


‘Beautiful, Shattered, Mellow, Exploding Paint Filled Balloons Painting‘, de 2008, muestra de su pintura sobre lienzo. Detalle de ‘Anatomy of an Angel‘, en mármol de Carrara, otro reflejo de esa obsesión con la muerte, que lo acompaña desde niño.

Saatchi la expuso en su galería, pero al poco tiempo el aterrador pez empezó a pudrirse y tuvo que limpiar la obra con lejía, afectando la versión original. En 2004, cuando Hirst se enteró de que el coleccionista Steven Cohen estaba interesado en adquirirla, propuso cambiar el tiburón e inyectarle más formol, una maniobra que le costó al comprador casi 100.000 dólares adicionales. El precio exacto de la transacción nunca se reveló, pero se ha calculado una cifra entre 8 y 12 millones de dólares.

Desde entonces, el método se convirtió casi en un sello personal de Hirst, que ha repetido su experimento con vacas, ovejas y cebras. Aunque sus obras han sido criticadas por grotescas y frívolas, lo cierto es que los compradores no dejan de invertir fortunas en ellas.

En 2008 llegó su momento de mayor éxito. La casa Sotheby’s organizó directamente con él una subasta con más de 200 obras nuevas, e invirtió en el catálogo 240.000 dólares para cerca de 1.500 invitados, de quienes se esperaba obtener 120 millones de dólares. En su momento, se consideró una traición al mercado de arte, pues lo usual es que el creador conciba las obras y sus ‘dealers‘ se encarguen de venderlas o exhibirlas.

Muchos, además, lo tomaron como una afrenta contra las galerías y agentes, quienes no vieron un solo centavo de los 200 millones de dólares que, en pleno estallido de la recesión económica, gastaron los participantes en animales en formol, botiquines médicos, pinturas giratorias y otras piezas que conformaban ‘Beautiful Inside my Head Forever‘, como tituló Hirst el remate, que marcó el récord como el más rentable por un solo artista.


El artista, máximo representante de la generación Young British Artists, junto a ‘The incredible Journey‘, instalación protagonizada por una cebra. Actualmente (abajo) su tema son los cerezos en flor. El confinamiento por el coronavirus
lo obligó a trabajar solo, sin los dos asistentes que le mezclan las pinturas.

El año pasado el Palms Casino Resort de Las Vegas lo contrató para diseñar la Empathy Suite. Hirst dio rienda suelta a su imaginación y portales especializados como Artsy calificaron el resultado de “obra maestra”: una vitrina con dos tiburones a la entrada, un botiquín lleno de diamantes, una barra de bebidas rellena con desechos médicos conforman, entre otros detalles, la creación que los huéspedes pueden disfrutar por 100.000 dólares la noche.

Con un estilo irreverente y una fuerte campaña de autopromoción, Hirst ha logrado que sus obras adquieran precios astronómicos. La fortuna que ha amasado en las últimas décadas incluye una mansión en Londres, que compró en 2014 por 50 millones de dólares, y una colección de 2.000 obras de arte con cuadros de Picasso, Francis Bacon, especímenes conservados en formol y animales disecados.

Hace poco, le reveló a ‘The Guardian‘ que el confinamiento por el coronavirus lo obligó a trabajar solo y en silencio en su nuevo proyecto de flores de cerezo, sin los asistentes que lo ayudan a mezclar las pinturas. La “nueva normalidad”, como dicen algunos, lo ha llevado a interactuar con sus seguidores en las redes sociales, cuyos comentarios premia con camisetas embadurnadas de pintura.

Puede leer más artículos de la Revista Jet-Set aquí

EDICIÓN 1996

PORTADA

Los desaparecidos de la guerra: así es la búsqueda en los cementerios del país

Alrededor de 25.000 cuerpos no identificados permanecen enterrados en los cementerios del país, la mayoría como consecuencia del conflicto. La Fiscalía ya ha exhumado 2.400. Radiografía de una dolorosa búsqueda por decenas de camposantos.

04

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1996

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.
paywall