cultura

Conocimientos ancestrales de los indígenas de la Sierra Nevada serán declarados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

Un paso fundamental para preservar las manifestaciones culturales que definen la identidad e historia de estas comunidades.


Después de un trabajo articulado entre las comunidades indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta, la Gobernación del Magdalena y el Ministerio de Cultura para que la Unesco aprobara la postulación del Sistema de Conocimiento Ancestral como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, se estableció la hoja de ruta para fortalecer estas manifestaciones culturales indígenas que marcan la identidad y la historia de sus comunidades.

El Sistema de Conocimiento Ancestral de los cuatro pueblos indígenas de la Sierra Nevada (Kogui, Wiwa, Arhuaco y Kakuamo) es la base que sostiene los principios y valores culturales, la relación con el territorio y el manejo de los espacios y sitios sagrados, por lo que estar incluidos en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial significa que se aprueba su Plan Especial de Salvaguardia (PES).

Según Atí Gúndiwa Villafaña, líder del pueblo Arhuaco y representante del Equipo Dinamizador del PES, este proceso va a permitir que se tengan en cuenta los riesgos y amenazas de factores internos, externos y mixtos que atentan contra las manifestaciones culturales. Por ejemplo, el conflicto armado, el desplazamiento forzado, el incremento de actividades ilícitas, el uso indebido de recursos tecnológicos y la contaminación del agua, entre otros.

Más que una noticia, esto es una pedagogía cultural necesaria. Desde hace más de ocho años estamos trabajando en este proceso, no solo como Equipo Dinamizador que integra a los delegados de cada pueblo, sino como portadores de la manifestación”, explica Gúndiwa.

Este sistema hace parte de la Ley de Origen, que integra todo el conocimiento ancestral indígena, material y espiritual, por lo que algunos de los componentes que se van a proteger con el PES son los rituales, el calendario ecológico, los bailes y danzas, la medicina tradicional, la alimentación y la comunicación espiritual. Según el Ministerio de Cultura, con esta postulación Colombia sigue avanzando en reforzar los mecanismos que permiten preservar las manifestaciones culturales gestadas durante siglos por los guardianes de la Sierra Nevada, reconocida como el corazón del mundo.