polonia

Biden arribó a Polonia y aterrizó a 100 kilómetros de la frontera con Ucrania

En su visita a ese país, el presidente de Estados Unidos se reunirá con su homólogo polaco, Andrzej Duda, y evaluará los alcances de la ayuda humanitaria entregada para la atención de migrantes ucranianos.


Este viernes 25 de marzo el presidente estadounidense, Joe Biden, arribó a a la ciudad de Rzeszow, en Polonia, territorio ubicado a aproximadamente 100 kilómetros de distancia de la frontera con Ucrania, una de las zonas por donde mayor número de migrantes de ese país han salido en su intento de escapar del fuego ruso, tras un mes del inicio de la invasión por parte de las tropas del Kremlin.

En su visita a Polonia, enmarcada en su gira europea, el presidente estadounidense se reunirá con su homólogo, el presidente polaco Andrzej Duda, con quien analizará la estrategia de atención a la población migrante, evaluando a su vez la destinación de los recursos que EE. UU. ha enviado para hacerle frente a la emergencia humanitaria.

Según precisó Biden a través de sus redes sociales, durante su vista a territorio polaco también visitará a miembros la 82.ª División Aerotransportada de su país, uniformados que se encuentran presentes en territorio europeo en el marco del fortalecimiento de la presencia de tropas de la Otan desplegadas ante la coyuntura por la guerra en Ucrania.

Recientemente, y tras el mensaje entregado por el presidente ucraniano Volodimir Zelenski al Congreso de Estados Unidos a través de una videollamada, Joe Biden se había comprometido a aumentar, entre otras, la ayuda humanitaria para la atención de las poblaciones más vulneradas y víctimas del conflicto que se vive desde hace un mes en el referido territorio europeo.

En su respuesta, Biden había anunciado que el monto destinado para la ayuda humanitaria sería elevado a mil millones de dólares.

Según la agenda dada a conocer por la Casa Blanca, tras su arribo a esta región de Polonia, para conocer de primera mano la situación humanitaria, el presidente de Estados Unidos se dirigirá, a bordo del Air Force One, a la ciudad de Varsovia, sitio donde, el próximo sábado, se adelantará su encuentro con Duda.

En horas de la mañana de este jueves 24, Joe Biden se reunió con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en Bruselas, en un encuentro que el presidente estadounidense calificó como “un honor”.

En su encuentro, los dos funcionarios versaron sobre la que Biden denominó una “agresión injustificada y no provocada de Rusia contra Ucrania”, advirtiendo que se adelantan trabajos conjuntos para mitigar la dependencia de Europa a la energía de Rusia.

Biden despegó desde Washington el pasado miércoles con destino a Europa, en un viaje cuya primera parada fue la ciudad de Bruselas, en Bélgica, sitio donde el pasado jueves el presidente estadounidense participó en tres cumbres de mandatarios, todas ellas en las que se analizó la situación actual del mundo por cuenta de los efectos de la invasión de Rusia a Ucrania.

En la primera de ellas, la de los mandatarios de los países que conforman la Otan, los reunidos pactaron que aumentarán su apoyo a Ucrania, advirtiendo que entregarán mayor armamento a ese país, a la vez que enfilarán esfuerzos en la prevención de ataques cibernéticos desde Moscú y en las medidas para hacerles frente a eventuales ataques químicos.

Al respecto, el secretario de la Organización, el noruego Jens Stoltenberg, advirtió que no se descarta ese escenario, más teniendo en cuenta que Moscú ya ha empleado esas tácticas en Siria, e incluso contra sus propios ciudadanos, como es el caso de Navalny, líder opositor.

La Otan también acordó reforzar su presencia militar en el Mar Negro, implementar medidas ante ataques químicos contra sus estados miembro y reforzar su presencia en las fronteras de Europa del este.

Desde la Otan reiteraron su compromiso de no permitir que el conflicto siga escalando, reiterando su posición de descartar una confrontación directa entre los países miembros y Rusia.

Al término de dicha cumbre, la Otan también reiteró su llamado a China para que se abstenga de entregar respaldo a Rusia en el marco de la guerra en Ucrania, teniendo en cuenta que ese lazo binacional entre los gobiernos de Moscú y Beijing podría servir de escape del Kremlin a las sanciones económicas que han sido impuestas.

Al respecto, Biden afirmó que tras un encuentro telefónico que sostuvo recientemente con su homólogo chino, Xi Jinping, pudo evidenciar que ese país podría estar más cercano al bloque de Occidente; no obstante, aún no ha manifestado públicamente su repudio a la incursión armada en Ucrania.

En la segunda de las tres cumbres desarrolladas el jueves pasado en Bruselas, la del G7, se habló sobre el riesgo a la seguridad alimentaria que supone el conflicto en Ucrania, más teniendo en cuenta el alto porcentaje que representa, en el mercado internacional, la producción agrícola de Rusia y Ucrania, sobre todo en materia de trigo.

Sobre el particular, en una rueda de prensa, Biden afirmó que, en el marco de la cumbre del G7, se había abordado el tema, y se acordó buscar soluciones al riesgo, a través de la reconfiguración de las barreras comerciales, con el objeto de eliminar eventuales obstáculos, permitiendo que otros países productores puedan suplir los vacíos que se derivarían de la crisis en Europa.

Al término de dicha cumbre, Biden admitió ante medios internacionales que estaría de acuerdo con la expulsión de Rusia de un escenario como el G20, aunque, consiente de las cargas internas y la existencia de Estados que no respaldarían dicha decisión, el presidente de Estados Unidos señaló que la mejor salida sería permitir la participación ucraniana en dicho espacio multilateral, en calidad de observador.

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.