Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Cambio de la guardia regresa al palacio de Buckingham
Los británicos ya no le temen a la pandemia, ahora su mayor temor es ser de otra nacionalidad o quedarse sin ella. - Foto: Getty Images

reino unido

En Reino Unido se podría perder la ciudadanía sin previo aviso

Seis millones de personas corren el riesgo de perder su ciudadanía británica.

El nuevo miedo en Inglaterra es quedarse sin nacionalidad de un momento a otro. Los británicos ya no le temen a la pandemia; ahora, su mayor temor es ser de otra nacionalidad o quedarse sin ella.

Este es el nuevo proyecto de ley nacional y fronteras que afectaría a millones de británicos que obtuvieron su ciudadanía a través de la naturalización. Esto quiere decir que aquellas personas a quienes se les concedió la ciudadanía británica, pero no nacieron en Reino Unido, deberían estar muy preocupadas.

Un borrador del proyecto propuesto por la ministra del Interior, Priti Patel, indica que el Gobierno queda eximido de notificar a las personas cuando se haya tomado la decisión de despojarlas de su ciudadanía. Esto se debe a la cláusula 9 del documento, la cual ha causado una gran controversia en todo el país.

El yate real fue la insignia del Reino Unido por más de cuatro décadas hasta 1997. Boris Johnson mandó a construir el nuevo, como parte del impuslo al país luego del Brexit.
Embarcación de migrantes llegando a Reino Unido - Foto: PA Images via Getty Images

Si se aprueba el proyecto, el Gobierno puede despojar de la ciudadanía británica a los británicos sin previo aviso y comunicárselo a las personas afectadas. Además, estas perderían todos sus derechos al no tener la ciudanía británica.

¿Por qué este nuevo proyecto de ley?

Según el Gobierno británico, el proyecto tiene tres objetivos fundamentales.

- Primero, reducir las entradas ilegales a Reino Unido por el canal de la Mancha. Los cruces ilegales han alcanzado un máximo nunca antes visto en la historia; por esta razón, el Gobierno ha sugerido una medida más estricta frente a la migración, considerado por muchos migrantes y no migrantes como un acto muy despiadado.

Más de 1.000 personas llegaron en un solo día en noviembre de 2021, por primera vez en la historia. Por eso, la ley les permitiría a los oficiales de las fuerzas fronterizas alejar a las personas que viajan en barco a Reino Unido sin que sean procesadas. Además, esto sería tipificado como delito, si las personas llegaran a Reino Unido sin permiso.

- El segundo objetivo es expulsar a las personas que no tienen derecho a estar en Reino Unido del territorio nacional.

- El tercero es que se espera con este nuevo proyecto salvaguardar la seguridad nacional, ya que se planea revocarles la ciudadanía a aquellas personas que sean consideradas un peligro para la nación.

¿A quiénes afectaría?

La Oficina de Estadísticas Nacionales afirmó que esto afectaría a seis millones de personas, en especial a las minorías. Según cifras oficiales, dos de cada cinco personas de minorías étnicas no blancas podrían perder su ciudadanía en comparación con la población de personas blancas, en la que se asume que una de cada 20 está en riesgo de perder la nacionalidad británica.

Estas cifras incluyen 5,2 millones de personas nacidas en el extranjero y 410.000 personas con doble nacionalidad.

Así mismo, Amnistía Internacional advirtió que este proyecto de ley creará obstáculos para quienes intentan buscar algún tipo de asilo en Reino Unido.

El Ministerio de Interior dice que la ley no dejaría a nadie apátrida y que solo se les revocaría la ciudadanía a quienes cuentan con doble nacionalidad. Es decir, una persona nacida en Colombia, con ciudadanía británica, podría ser despojada de esta última. No obstante, desde el año 2014, el Ministerio de Interior ha tenido el poder de arrebatárselas a los ciudadanos nacidos en el extranjero, incluso si en ese momento es su única ciudadanía.

Actualmente, más de 100.000 personas han firmado una petición para que el Parlamento elimine la cláusula 9, considerada por la mayoría de los activistas “incompatible con las obligaciones internacionales de derechos humanos”.