estados unidos

Madrugada de terror: tiroteo masivo en EE. UU. dejó al menos nueve heridos

Los hechos ocurrieron en la ciudad de Cincinnati donde las autoridades confirmaron que continúan la búsqueda del pistolero, quien pese a sostener un cruce de disparos con agentes en la zona, logró escapar.


Este domingo, 7 de agosto, las autoridades policiales de Estados Unidos, más precisamente de la ciudad de Cincinnati, en el estado de Ohio, dieron cuenta de un nuevo hecho violento que azota a ese país, al reportar la ocurrencia de tiroteo en el centro de referida ciudad; un acto que, afortunadamente no dejó víctimas mortales.

Según el reporte de las autoridades, los hechos ocurridos pasadas la 1:30 a.m. de este domingo, se presentaron en inmediaciones de una concurrida zona comercial, más precisamente de bares y centros de entretenimiento nocturno, donde, al parecer, un hombre armado, arremetió a tiros contra la multitud, causando momentos de pánico entre los lugareños presentes, y obligando a que los agentes de la ley acudieran al lugar para intentar controlar la situación de riesgo.

Pese a que, según los efectivos del Departamento de Cincinnati, algunos de sus efectivos pudieron disparar en algunas ocasiones contra la persona armada, el hombre logró escapar, sin que hasta el momento se pudiese determinar si fue impactado, pues, aún se mantiene a la fuga.

Según el reporte de las autoridades, debido a la alta concurrencia de público en la zona del tiroteo, los efectivos tuvieron que recurrir al uso de granadas y otros medios para dispersar la multitud, con el objeto de poder atender oportunamente a las personas que resultaron heridas.

Sobre las personas afectadas, las autoridades han precisado que, de acuerdo con el reporte de los cuerpos médicos de las instituciones a los que fueron remitidos estos, ninguno de los heridos presenta lesiones de gravedad, o se encuentra en estado crítico, refiriendo que la mayoría de las heridas fueron recibidas en miembros inferiores.

Pese al despliegue de varios agentes de la Policía, las autoridades han señalado que las señales sobre el autor del tiroteo serían muy ambiguas, refiriendo solamente que este portaba una ‘camisa blanca y un pantalón oscuro’, por lo que se hizo necesario que se ordenara la revisión de las cámaras de seguridad, con el objetivo de recabar mayores señales sobre el responsable del nuevo acto violento.

Aunque se ha conocido que las unidades policiales emprendieron la persecución, el pistolero aún se mantiene a la huida, según confirmó a medios locales el teniente coronel Mike John, quien entregó declaraciones a medios de comunicación local.

Sobre el escenario del tiroteo, las autoridades han precisado que se trató del bar Mr. Pitiful, y sobre los nueve heridos, se ha detallado que corresponden a 8 hombres y una mujer, todos ellos ubicados entre los 23 y 47 años.

Según testimonios recogidos por el periodista local Kody Fisher, adscrito a la cadena Fox, y tal y cómo lo presentó a través de sus redes sociales, los testigos del tiroteo reportaron haber escuchado entre 15 y 20 disparos, calificando el escenario como “un infierno”.

A través de las redes sociales, otros periodistas del referido estado, han compartido videos de los momentos previos al tiroteo, donde las cintas de seguridad y las sirenas de los vehículos policiales, dan cuenta de la situación de emergencia y caos allí vivido.

Pese a que este tiroteo contó con un amplio despliegue mediático, las autoridades advirtieron que no fue el único hecho violento que se presentó en esa ciudad la madrugada anterior, aclarando que también se presentó otro escenario violento, más exactamente en el sector del Distrito Central de Negocios, donde el cruce de balas dejó a al menos dos personas heridas.

Por su parte, autoridades locales, más precisamente el alcalde Aftab Pureval manifestó a medios locales que, de acuerdo con las investigaciones desarrolladas, se ha podido determinar que dichos hechos no estuvieron relacionados.

El gobernante local también calificó como ‘inaceptables’ los hechos que siembran el temor en su comunidad, rechazando que la violencia se vuelva un factor común en su comunidad.