Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/9/2019 4:00:00 PM

"No hay sexo sin pelea": el país donde 48 mujeres son violadas cada hora

República Democrática del Congo tiene una de las tasas más altas de violencia sexual en el mundo. Pero un nuevo enfoque trata de abordar el problema alentando a los hombres a confrontar y cuestionar su masculinidad tóxica. ¿De qué se trata?

"No hay sexo sin pelea": el país donde 48 mujeres son violadas cada hora ¿Cómo en República Democrática del Congo están tratando de frenar la violencia sexual contra las mujeres?
{code:java} {code};
BBC

"El sexo con ella era como pelear. No me importaba la ropa que estaba usando, solo le arrancaba todo". Quien hace esta afirmación es Moises Bagwiza, un hombre de República del Congo que ahora reflexiona con pesar sobre su pasado. Y sus relatos de cómo trató y violó a su esposa, Jullienne, son sinceros, gráficos y perturbadores.

En un modesto bungaló en el tranquilo pueblo de Rutshuru, en el este de República Democrática del Congo, Bagwiza recuerda un ataque en particular cuando su esposa estaba embarazada de cuatro meses.

Le puede interesar: La periodista mexicana rechazada por su familia por denunciar los abusos sexuales que cometió su padre

"Me di vuelta y le di una pequeña patada en el estómago", cuenta, mientras describe que ella cayó al suelo y estaba sangrando. Los vecinos preocupados la llevaron rápidamente al hospital.

Ideales tradicionales de virilidad

Jullienne BagwizaJullienne Bagwiza dice que no había sexo sin pelear cuando su esposo estaba en su peor momento. Foto: FIONA LLYOD-BBC.

Este resentimiento se encuentra en el corazón de lo que algunos llaman una crisis de la masculinidad africana moderna.

Durante siglos, los hombres fueron educados con ideas claramente definidas de lo que significa ser un hombre: fuerza, indiferencia emocional, protección, y ser el proveedor de su familia.

Le sugerimos: Las vírgenes contra la bestia

Pero la evolución de los roles de género, incluido un mayor empoderamiento femenino, combinado con los altos niveles de desempleo masculino, está frustrando la capacidad de los hombres de vivir de acuerdo con esos ideales tradicionales de virilidad.

Y para algunos hombres como Bagwiza, una mujer que tiene independencia financiera representa una amenaza existencial que los lleva a la crisis. Él sintió que la violencia era la única manera de comunicarse con su esposa. "Pensé que me pertenecía", asegura. "Pensé que podía hacer lo que quisiera con ella. Cuando volvía a casa y ella me preguntara algo, la golpeaba".

Moises BagwizaMoises Bagwiza dice que creía que su esposa Jullienne le pertenecía. Foto: FIONA LLOYD-BBC. 

Compensación por el "fracaso" masculino

El caso de Bagwiza está lejos de ser único.

República Democrática del Congo tiene una de las tasas de violación más altas del mundo, y se calcula que aproximadamente 48 mujeres son violadas cada hora, según un estudio del American Journal of Public Health.

Muchos expertos atribuyen la crisis de violación sexual del país a un conflicto de larga data en el este del territorio, donde los grupos de milicias rivales utilizaron comúnmente la violación y la esclavitud sexual como un arma de guerra.

Mapa República Democrática del Congo.

Pero la causa principal de violación en República Democrática del Congo es mucho más profunda, según Ilot Alphonse, cofundador de la ONG "Congo Men‘s Network" (Red de Hombres del Congo), con sede en la ciudad de Goma, muy cerca de Rutshuru.

Le recomendamos: Las estudiantes que buscan frenar la explotación sexual de menores

"Cuando hablamos de violencia sexual solo en el contexto de un conflicto armado, estamos un poco perdidos", dice. "Hemos heredado esta forma de tratar a las niñas como asúbditos. Los hombres creen que tienen derecho a tener relaciones sexuales todo el tiempo. La causa de la violencia sexual es el poder y la posición que los hombres congoleños siempre han querido mantener".

Ilot Alphonse, cofundador de la Red de Hombres del Congo.Ilot Alphonse cofundó la Red de Hombres del Congo después de sus propias experiencias de masculinidad tóxica. Foto: FIONA LLOYD-BBC. 

Danielle Hoffmeester, del Instituto para la Justicia y la Reconciliación (IJR) en Sudáfrica, está de acuerdo.

Ella cree que la violencia de género está directamente relacionada con la forma en que los hombres son socializados desde niños y a su incapacidad para cumplir con las estrictas reglas de la masculinidad tradicional africana. "Proveer es muy importante en la virilidad y la incapacidad de los hombres de mantener a sus familias llevó a muchos de ellos a compensar este ‘fracaso‘ con maneras frecuentemente tóxicas y violentas", dice.

Este de República Democrática del Congo.La asociación Red de Hombres del Congo dice que los hombres en el este de República Democrática del Congo asisten cada vez más a sus reuniones. Foto: FIONA LLOYD-BBC. 

Involucrar a las mujeres en las discusiones

Ilot Alphonse dice que fue en el pasado tanto perpetrador como víctima de violencia. "En la escuela nos golpearon, en casa nos golpearon, y en el pueblo organizamos sesiones de lucha", describe. Alphonse señala que internalizó la violencia que más tarde se convirtió en una manera de comunicarse.

En contexto: Niñas indígenas son inducidas a consumir bóxer para abusar de ellas en Meta

"A veces le pegaba a mi novia, y era para que ella se disculpara. Recuerdo que un día, cuando aún éramos niños, tuve una pelea con mi hermana y le lancé un cuchillo".

Las iniciativas contra la violación que han tratado de combatir la violación en África se han centrado típicamente en las mujeres que son la mayoría de las víctimas y a los hombres se los excluyó porque suelen ser los perpetradores.

Reunión de la Red de Hombres del Congo con un grupo de hombres locales.Las discusiones grupales tienen como objetivo "volver a conectar" el enfoque de los hombres sobre la masculinidad. Foto: FIONA LLYOD-BBC.

Pero para Alphonse estas iniciativas abordan los síntomas en lugar de las causas fundamentales de la violencia sexual. "Estamos luchando contra la violencia basada en el género", dice. "Tenemos que involucrar a hombres y niños que son parte del problema, para que tengan un espacio para cambiar las cosas porque tienen influencia en la comunidad".

Y eso es exactamente lo que Alphonse y sus colegas hicieron.

Han creado la Baraza Badilika, una versión contemporánea de antiguos espacios de reunión donde los hombres se juntaban para resolver los problemas de la comunidad e iniciar a los niños a la virilidad.

Según Alphonse, con los sucesivos conflictos que arrasaron aldeas y destruyeron vidas, estos espacios fueron casi erradicados, lo que llevó a la falta de modelos masculinos para los hombres jóvenes.

Mientras que a la tradicional Baraza Badilika (que en español significa algo como Círculo de Cambio) solo asistieron hombres, esta nueva reunión del siglo XXI otorga a las mujeres roles de liderazgo. "Es realmente el momento de que las mujeres invadan estos espacios", sostiene Alphonse.

Moises Bagwiza en una de las reuniones de la Red de Hombres del Congo.Moises Bagwiza participa regularmente en reuniones organizadas por la Red de Hombres de Congo. Foto: FYONA LLYOD-BBC. 

"Maridos cambiando"

Cada semana, alrededor de 20 hombres se reúnen en la Baraza durante dos horas para aprender sobre masculinidad positiva, igualdad de género y paternidad. Los talleres son supervisados por un facilitador hombre y una mujer, que utilizan películas, libros ilustrados y sesiones de psicodrama para "reconfigurar los cerebros" de los que ejercen violencia sexual.

Alphonse dice que la mayoría de las mujeres le dicen que sus maridos han cambiado después de asistir a los talleres.

"Dicen: ‘Fuimos al imán, a los pastores, a los jefes tradicionales, pero él no cambió. Fue arrestado varias veces, pero no cambió. De repente, veo que no es violento y llega a casa en horario‘".

Bagwiza también recorrió un largo camino desde que golpeó a su esposa embarazada. "Por supuesto que no es (un cambio) 100%, somos humanos, pero muchas cosas mejoraron dramáticamente. Ahora tenemos conversaciones y nuestra relación sexual mejoró mucho".

Hombres discuten sobre masculinidad y virilidad en una reunión organizada por la Red de Hombres de Congo.Un facilitador (centro) dirige una discusión sobre masculinidad positiva en una reunión de la Red de Hombres de Congo. Foto: FYONA LLYOD-BBC. 

Alphonse está decidido a llegar a "todos los hombres" en República Democrática del Congo con su filosofía de masculinidad positiva. "Soñamos con ver el final de todas las formas de violencia en este país, para que podamos construir una sociedad para hombres, mujeres, niños y niñas", dice.

*Este artículo es parte de la serie BBC Africa Eye sobre la masculinidad en África moderna.

EDICIÓN 1946

PORTADA

El último día de Luis Carlos Galán Sarmiento

Gloria Pachón de Galán, la periodista que compartió su vida con el prócer inmolado, acaba de lanzar "18 de agosto" , un libro de memorias en el que narra pormenores de su experiencia a su lado. SEMANA publica el capítulo crucial.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1946

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.