mundo

Trasladan a España a mujer con embarazo no viable luego de que en Malta le rechazaran su aborto

En Malta las mujeres pueden recibir hasta tres años de cárcel por abortar.


Una mujer estadounidense, con un embarazo no viable y que temía por su vida después de que Malta rechazara practicarle un aborto, fue trasladada a España, donde está “fuera de peligro”, informó el viernes su pareja.

Andrea Prudente, de 38 años, estaba de vacaciones en esta isla mediterránea cuando rompió aguas después de sangrar abundantemente en su semana 16 de embarazo. El bebé no tenía ninguna posibilidad de sobrevivir pero los médicos se negaron a intervenir debido a la prohibición total del aborto en este país.

“La evacuación médica nos ha permitido venir de forma segura a España, donde Andrea está fuera de peligro y recibe, al fin, los cuidados médicos y el tratamiento que le fue negado en Malta”, declaró su pareja, Jay Weeldreyer, en un mensaje a la AFP.

En una entrevista el miércoles, condenó el trato “insensible” y “cruel” a su mujer, después de ser transportada urgentemente al hospital. Los exámenes mostraron que sufrió desprendimiento de placenta y que el bebé no podía sobrevivir sin el líquido amniótico.

Pero los médicos rechazaron intervenir, a la espera de que tuviera un aborto natural, que el corazón del bebé se detuviera o que “tuviera una infección potencialmente mortal” para actuar, lamentó Weeldreyer.

Temía que su mujer no sobreviviera si desarrollaba una septicemia. Los médicos jugaron “a cara o cruz con la vida de la madre”, dijo.

Prudente se encuentra “débil y agotada, aliviada y en duelo”, dijo la abogada de la pareja, Lara Dimitrijevic, en un mensaje publicado en las redes sociales.

La prensa internacional se ha hecho eco del caso y ha sacado a la luz la estricta ley de Malta, el único país de la Unión Europea que prohíbe totalmente el aborto. Las mujeres que recurren a esta práctica pueden ser condenadas a hasta tres años de cárcel, y los médicos que intervienen a hasta cuatro años, según los activistas.

La oenegé Doctors for Choice se congratuló por el desenlace del caso de Prudente en España, donde pudo recibir píldoras abortivas, pero lamentó el hecho de que muchas mujeres maltesas no tienen esta opción.

Vaticano se pronuncia sobre decisión de Corte Suprema de EE. UU. en relación con el aborto

En otros hechos, el presidente de la Pontificia Academia para la Vida, el arzobispo Vincenzo Paglia, aseguró que la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos de revocar el derecho constitucional al aborto es “una poderosa invitación a reflexionar juntos”.

“Frente a la sociedad occidental que está perdiendo su pasión por la vida, este acto es una poderosa invitación a reflexionar juntos sobre el grave y urgente problema de la generatividad humana y las condiciones que la hacen posible; al elegir la vida, está en juego nuestra responsabilidad por el futuro de la humanidad”, indicó.

En un comunicado conocido por la agencia Europa Press, esta organización se unió a la declaración de los obispos de los Estados Unidos.

“Se trata de desarrollar opciones políticas que promuevan condiciones de existencia a favor de la vida sin caer en posiciones ideológicas a priori. Esto significa también asegurar una educación sexual adecuada, garantizar una asistencia sanitaria accesible a todos y preparar medidas legislativas para proteger la familia y la maternidad, superando las desigualdades existentes”, señaló.

Consideró que es un momento para sanar las heridas y reparar las divisiones sociales, para la reflexión razonada y el diálogo civil y para la unión, para construir una sociedad y una economía que apoye a los matrimonios y a las familias, “y en la que cada mujer tenga el apoyo y los recursos que necesita para traer a su hijo a este mundo con amor”.

Del mismo modo, subrayó que la decisión de la Corte Suprema de EE. UU. muestra cómo la cuestión del aborto sigue suscitando un “acalorado debate”.

“El hecho de que un gran país con una larga tradición democrática haya cambiado su posición sobre esta cuestión también interpela al mundo entero. No es justo que el problema se deje de lado sin una consideración global adecuada. La protección y defensa de la vida humana no es una cuestión que pueda quedar confinada al ejercicio de los derechos individuales, sino que es un asunto de amplio calado social”, enfatizó.

*Con información de AFP.