mundo

Turismo y viajes: cuatro lugares increíbles que no puede pisar un humano

Uno de estos alberga especies peligrosas, otro contiene grandes ejemplares de arte histórico, también hay un ecosistema que es ‘sagrado’ y, por último, existe un espacio que se creó para salvar a la agricultura.


Viajar es uno de los placeres y planes preferidos que muchos sujetos aman. En efecto, conocer nuevas culturas, tradiciones, formas de habitar el mundo y explorar rincones jamás vistos, son algunas de las razones por las que se toma la decisión de visitar otros territorios e incluso comenzar a vivir en ellos.

Por lo general, para llevar a cabo un buen viaje se debe contar con presupuesto, alojamiento y alimentación. El portal web mexicano EF menciona que características como el uso de mapas, la investigación, hacer contactos y aprender expresiones locales hacen más amena la experiencia.

Viajar es un placer para muchos. Sin embargo, no todos los sitios pueden ser transitados por los turistas y, por ello, es necesario conocer cuáles son esos lugares que son increíbles, pero en la medida de lo posible no son aptos para visitar.

Uluru, un lugar sagrado

Se trata de una gran roca o monolito natural de 348 metros que se encuentra en el norte australiano. Es considerada como la ‘roca sagrada’ y, de acuerdo con National Geographic, desde el 26 de octubre de 2019 está restringido escalarla.

En pleno desierto rojo se encuentra esta maravilla natural, también llamada como Ayers Rock. Uluru fue declarada como un patrimonio de la humanidad en 1987 y hace parte del Parque Nacional de Uluru-Kata Tjuta. Se cataloga como un lugar sagrado de los aborígenes australianos, por lo que aunque llegó a recibir más de 100 mil habitantes por año, empezó a convertirse en una atracción. En consecuencia, los aborígenes indígenas anangu solicitaron que se dejara de escalar.

Cueva de Lascaux

Lascaux son unas cuevas que tienen importancia histórica en Francia. El Ministerio de Cultura de ese país dice que fue descubierta en 1940 por cuatro adolescentes que buscaban a su perro en el departamento de Dordoña, donde se presentó un hallazgo arqueológico que, durante un tiempo, atrajo todas las miradas del mundo.

Tienen una antigüedad de 17 mil años y consigna más de 600 pinturas y mil grabados de arte rupestre. Aunque es una gran muestra de figuras prehistóricas descubiertas hasta la fecha, no se puede visitar porque se empezó a estropear por el alto flujo de visitantes y también contenía moho. No obstante, el Gobierno ha trabajado en la creación de una reproducción expuesta de la cueva original.

Ilha da Queimada Grande

También conocida como la Isla de las Cobras, es el lugar más peligroso del mundo, según varios de los navegantes que tienen prohibido llegar a este ecosistema natural.

Teniendo en cuenta datos compartidos por National Geographic, este lugar se encuentra en el Océano Atlántico, a 30 kilómetros de la costa Paulista en Brasil. El entorno natural es peligroso porque en él habitan especies de culebras venenosas, un ejemplo de ellas es la Bothrops insularis: una especie de serpiente endémica que puede medir hasta 70 centímetros de largo, según el citado portal.

Las autoridades restringieron el acceso humano, ya que, según las estimaciones, hay una serpiente por cada metro cuadrado.

El banco de semillas más grande del mundo

También conocida como ‘La bóveda del fin del mundo’ es un almacén bajo tierra que guarda semillas de todo el universo. Está situado en la isla de Spitsbergen, en el archipiélago noruego de Svalbard.

De acuerdo con La Vanguardia, desde 2008 empezó este proyecto que tiene como base la idea de salvar la agricultura, en caso de que haya una catástrofe global. Para lograrlo, se realizó una excavación a 130 metros de profundidad en una montaña de piedra arenisca, el citado medio informa que es impenetrable a la actividad volcánica, los terremotos y la radiación, entre otros. Su acceso es restringido.