Tendencias

Home

Mundo

Artículo

- Estados Unidos comenzará el 27 de octubre de 2021 su apelación para extraditar al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, a Estados Unidos para enfrentar un juicio por publicar secretos estadounidenses, luego de que un juez británico bloqueara su solicitud en enero.
Assange fue detenido tras estar refugiado durante siete años en la embajada de Ecuador en Londres. (Photo by Daniel LEAL-OLIVAS / AFP). - Foto: AFP

mundo

WikiLeaks: organizaciones de libertad de prensa piden al Gobierno británico que no extradite a Assange

Hace pocos días, la justicia británica emite orden de extradición de Julian Assange a EE. UU.

Casi una veintena de organizaciones defensoras de la libertad de prensa reclamaron al Gobierno de Reino Unido que no dé el último paso para extraditar a Estados Unidos al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, investigado en el país norteamericano por la filtración de documentos oficiales.

La carta, dirigida a la ministra del Interior británica, Priti Patel, llegó días después de que un tribunal avalara judicialmente la extradición. Le trasladan su “grave preocupación” por este caso e incluso piden una reunión con ella.

Las organizaciones, entre las que figuran Reporteros Sin Fronteras (RSF) y la Federación Internacional de Periodistas (IFJ), consideran que Patel debe no solo rechazar la extradición sino promover la liberación “inmediata” de Assange, que lleva entre rejas más de tres años desde que abandonó la Embajada ecuatoriana en Londres.

Argumentan que está en riesgo la libertad de expresión y de prensa y que sentaría un “peligroso precedente” para otros casos similares con periodistas implicados.

Además, temen por la situación personal de Assange, ya que “es muy probable que sea recluido en condiciones de aislamiento o detención en solitario”, lo que “agravaría considerablemente el riesgo de suicidio”. Los abogados del fundador de WikiLeaks han esgrimido, sin éxito, la mala salud de Assange entre sus argumentos para frenar el traslado.

Orden de extradición

La justicia británica ha emitido una orden para extraditar al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, a Estados Unidos tras varios años de ires y venires legales.

La orden fue remitida a la ministra del Interior británica, Priti Patel, quien tiene un plazo de dos meses para determinar si la ratifica.

“Un juez británico ha ordenado la extradición de Assange a Estados Unidos, donde hará frente a una condena de 175 años (de cárcel) por sus publicaciones”, ha dicho WikiLeaks en su cuenta en Twitter, antes de agregar que Patel tendrá hasta el 18 de mayo para pronunciarse.

La decisión ha sido adoptada por el juez Paul Goldspring, según ha informado el diario británico Evening Standard. La vista se ha celebrado en medio de una protesta en los alrededores del edificio en la que ha participado el antiguo líder del Partido Laborista Jeremy Corbyn.

El Tribunal Supremo de Reino Unido desestimó en marzo la petición de Assange para recurrir su extradición a Estados Unidos, donde está acusado de espionaje por la publicación de documentos oficiales clasificados.

El fundador de WikiLeaks estuvo refugiado en la Embajada ecuatoriana desde 2012 para evitar ser extraditado inicialmente a Suecia, donde tenía pendiente una investigación por presuntos delitos sexuales, finalmente desestimados. Sin embargo, fue detenido en abril de 2019 después de que las autoridades ecuatorianas le retiraran el asilo.

El caso no tiene precedentes en Estados Unidos bajo la normativa original, la Ley de Espionaje de 1917. Muchos académicos consideran que la ley, que nunca se ha utilizado para enjuiciar a un periodista hasta ahora, plantea problemas constitucionales preocupantes porque infringe los derechos de la Primera Enmienda a recibir y publicar información.

Si es declarado culpable, Assange podría ser condenado a un máximo de 175 años de cárcel, en un caso que las organizaciones de defensa de los derechos humanos denuncian como un ataque a la libertad de prensa.

Vale la pena recordar que Assange es buscado en Estados Unidos por participar en una supuesta conspiración para obtener y divulgar información de la defensa nacional filtrando cientos de documentos relacionados con las guerras de Afganistán e Irak.

De hecho, la justicia de Estados Unidos quiere juzgar al australiano, de 50 años, por la difusión en WikiLeaks, a partir de 2010, de más de 700.000 documentos clasificados sobre actividades diplomáticas y militares estadounidenses.

Desde hace varios días, los seguidores de Assange han realizado protestas para pedir por su liberación, sin embargo, dando vía libre a su extradición, se abre la puerta para que sea juzgado en Estados Unidos.

*Con información de Europa Press.