política

Las sensaciones que dejó la victoria de Gabriel Boric en la política colombiana

La victoria del izquierdista en Chile causó un sinfín de reacciones entre los más determinantes en la contienda presidencial de Colombia. ¿Premonición o alerta temprana?


En octubre de 2019, se desató un estallido social plagado de disturbios y de abuso policial que inició como una simple manifestación estudiantil. Jóvenes chilenos comenzaron a saltarse el pago del pasaje en el metro de Santiago y poco o nada sabían que ese acontecimiento iba a determinar el rumbo político del país. Ahora, el Palacio de La Moneda le pertenece a un exlíder estudiantil de 35 años que se convertirá en el presidente más joven de Chile y también el primero de la nueva izquierda del país austral.

Con un poco más del 50 % de los conteos reportados, el candidato José Antonio Kast, de extrema derecha, le concedió la victoria a Gabriel Boric después de una hostil e inclemente batalla por los apoyos ciudadanos. En primera vuelta, el aspirante del Partido Republicano le sacó leve ventaja al contrincante de izquierda.

Sin embargo, en segunda vuelta se continuó el trabajo de moderación de posiciones y el exlíder estudiantil sedujo a los votantes de centro para que se sumaran a su apuesta de cambio. Estas labores le significaron el 55,87 % de los votos, contra el 44,13 % de su contraparte.

Muchos consideran la victoria de Boric como un acontecimiento premonitorio a un posible ascenso de la izquierda colombiana a la Presidencia de Colombia, pero cabe resaltar que el escenario no es del todo similar. Sí, en el país se han presentado protestas y estallidos sociales que han dejado heridas abiertas en la ciudadanía, pero cabe resaltar que el panorama político es distinto.

Kast despegó en las encuestas tres meses antes de la primera vuelta presidencial, lo que, si se compara con el contexto colombiano, le daría tiempo a la derecha colombiana de treparse en intención de voto. Sin embargo, esta fracción ideológica –en el poder en cabeza del uribista Iván Duque– no se encuentra en su mejor momento.

José Antonio Kast, del Partido Republicano, a la izquierda, y el candidato presidencial Gabriel Boric, del partido de coalición Apruebo Dignidad.
José Antonio Kast, del Partido Republicano, a la izquierda, y el candidato presidencial Gabriel Boric, del partido de coalición Apruebo Dignidad. - Foto: AP

El Centro Democrático, el partido de derecha con más fuerza, está dividido entre quienes moderan el tono y quienes siguen el ejemplo de líderes como Donald Trump y Jair Bolsonaro. Incluso, rencillas internas del partido han acabado en renuncias y se espera un posible debilitamiento de la colectividad en el legislativo. Otros partidos que acompañan a Duque en su administración le apuestan al centro y le cierran las puertas a una unión con el ala más derechista del país.

Álvaro Uribe, líder absoluto de la derecha colombiana, palidece por sus problemas con la justicia colombiana y pierde influencia por la bajísima favorabilidad del presidente que él apadrinó para su llegada a la Casa de Nariño. Por ahora, según las últimas encuestas, Colombia escogerá entre opciones de cambio y le dice ‘no’ al continuismo.

Gustavo Petro, representante de la izquierda colombiana, es quien lidera las encuestas en Colombia con más del 25 % de los apoyos. Segundo, el también reformista Rodolfo Hernández mostró un despegue importante que recoge favorabilidad del centro, la izquierda y la derecha. De tercero está el antiguo perseguidor del candidato progresista y quien representa el centro, Sergio Fajardo. Hasta el cuarto puesto se encuentra Óscar Iván Zuluaga, que se divide los votos de la derecha con el Equipo por Colombia, la coalición de centroderecha.

¿Y el centro?

Lo que sí es cierto es que el centro en Chile nunca figuró entre los más opcionados en las encuestas. La pelea, esencialmente, siempre fue entre la izquierda y la derecha. Sebastián Sichel, candidato predilecto de Sebastián Piera, era quien perseguía a Boric en las encuestas más tempranas. Quien terminó de tercero en la carrera por el Palacio de La Moneda fue Franco Parisi, de derecha populista y quien, curiosamente, hizo campaña sin pisar suelo chileno.

Hasta el cuarto lugar quedó Yasna Provoste, candidata de centroizquierda que terminó por apoyar a Boric. Más abajo figuraron el resto de progresistas. En Colombia, la derecha se encuentra fragmentada y el centro la supera en intención de voto.

Se podría considerar que, hasta el momento y por la fotografía de las encuestas, en Colombia se disputará la Presidencia entre la izquierda y el centro. Sin embargo, no se descarta que Gustavo Petro, tal como Boric, recoja las opiniones del centro en su apuesta progresista. De este modo, debilitaría a sus contrincantes y lograría los apoyos necesarios en segunda vuelta para ser presidente.

A su vez, se sabe que varios líderes en la contienda presidencial están dispuestos a conformar alianzas para segunda vuelta que impidan, a toda costa, la victoria de Petro. La cuestión radica en su capacidad de unión en medio de discrepancias ideológicas.

Las percepciones de los líderes colombianos

Varios de los precandidatos a la Presidencia en Colombia opinaron sobre la victoria de Boric y Gustavo Petro, líder de izquierda en las encuestas, no dudó en hacer públicas sus percepciones positivas. “Confieso que anoche lloré. Que Víctor Jara y Allende volvieron a mi memoria, que recordé los tiempos cuando el golpe en Chile me mostró la brutalidad con que destruían el sueño del cambio y la justicia social. Anoche salieron las multitudes en Chile. Ahora nos toca ¡Colombia!”, dijo el senador.

Camilo Romero, también miembro del Pacto Histórico, declaró que ese será el cambio que tendrá Colombia en 2022. “Hoy la ciudadanía chilena ratificó con grandeza en las urnas lo que conquistó en las calles: una nueva era sin miedo ni continuismo”, dijo.

Por otro lado, Sergio Fajardo recalcó la capacidad de diálogo del líder chileno. “Boric no ganó polarizando, ganó dialogando y escuchando. Boric no ganó promoviendo odio, sino esperanza. Tiene un reto gigante de unir al país y sacar la nueva constitución adelante. Felicitaciones Chile por su ejemplar democracia”, aseguró el miembro de la Coalición Centro Esperanza.

Alejandro Gaviria, también de centro, elogió el sistema chileno y confió en que el camino a la reforma se lograría con Boric. “Admiro la democracia chilena. Confío plenamente en su futuro. Creo en sus instituciones. Estoy seguro de que los chilenos encontrarán el camino de las reformas sociales y la unión política”, trinó.

La derecha ha mantenido silencio frente a la victoria del izquierdista y, en concreto, es cuestión de meses para poder saber el verdadero significado del fenómeno Boric para Colombia: si se trata de una premonición o una alerta temprana para la derecha.