Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/13/2002 12:00:00 AM

Los interrogantes

Ocho paramilitares sobrevivientes afirman que el Ejército les tendió una trampa y acribilló a sus compañeros a sangre fría. ¿Fue una acción militar o una traición a viejos amigos?

La mayor victoria en la historia del Ejército contra los paramilitares se ha convertido en una verdadera pesadilla para el gobierno. El pasado 10 de agosto el general Martín Orlando Carreño, comandante de la Segunda División del Ejército, apareció en los medios presentando el balance de la Operación Tormenta. Dijo que como resultado de varios meses de ardua labor de inteligencia sus tropas habían dado de baja en combate a 18 miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y herido a otros 19 en Segovia (Antioquia).

No acababa de dar este parte de victoria cuando en la página de las AUC aparecía una versión muy diferente. "Veinticuatro de nuestros jóvenes combatientes fueron desarmados y asesinados fuera de combate, en estado de indefensión por parte de una patrulla del Batallón Plan Vial y Energético #8 del Ejército Nacional al mando del subteniente Jairo Velandia Espitia", decía el comunicado del Bloque Metro.

El incidente hubiera pasado inadvertido si The Washington Post no hubiera retomado esta historia un mes después. El 18 de septiembre este influyente diario divulgó la versión de los paramilitares y destacó la coincidencia de este hecho con la revisión anual de derechos humanos que realizaba por esos días el gobierno de Estados Unidos a las Fuerzas Militares. Este artículo fue reproducido por la prensa nacional y complementado por El Tiempo con un escalofriante testimonio de uno de los paramilitares que supuestamente habían entablado la relación con el subteniente.

El gobierno, que había mantenido silencio durante ese mes, le salió al paso a los polémicos artículos de prensa. El vicepresidente, Francisco Santos, y la Ministra de Defensa, Marta Lucía Ramírez, respaldaron la versión de que los paramilitares habían sido muertos en combate pero anunciaron que adelantaban investigaciones internas. Ante las versiones encontradas y la gravedad de las acusaciones SEMANA viajó a la zona y trató de establecer qué fue lo que realmente ocurrió.

Lo que se sabe

A las 8:10 de una noche oscura del viernes 9 de agosto un camión carpado que transportaba a 36 paramilitares salió de la cabecera municipal de Segovia hacia la vereda Cañaveral. Al llegar al sitio conocido como el Alto de los Patios, a cinco minutos del pueblo, fue detenido por un grupo de soldados del Batallón Energético y Vial #8, a cargo del subteniente Jairo Velandia. Segundos después comenzó una balacera.

Según el primer informe que rindió dos días después a su superior el subteniente Velandia, "la orden emitida a la contraguerrilla para iniciar el fuego era atacar al sonido del primer disparo. Fue así como se abrió fuego contra el vehículo donde se obtuvieron los resultados", dice en una carta escrita de su puño y letra. En este mismo informe Velandia afirma que él había planeado 15 ó 20 minutos antes la emboscada de ese camión que sabía transportaba paramilitares con base en información suministrada por unos mineros. Cuatro días después, en la declaración que rindió ante la Fiscalía General, agregó: "Tomé la decisión de esperar que el vehículo se acercara un poco más y lanzar la proclama 'alto, somos tropas del Ejército, detengan el vehículo'. Estas personas hicieron caso omiso a mi orden y fui recibido por fuego por parte de las personas que se encontraban dentro del camión. De igual manera, mi contraguerrilla Francia 2 procedió a abrir fuego contra el personal que se encontraba en el camión y que estaba desembarcando y disparando hacia la tropa".

La versión de los paramilitares sobrevivientes, hoy capturados en la Cárcel de Bellavista, en Medellín, es diferente. Los ocho coinciden en que venían "de recocha" en el camión, que de un momento a otro se detuvo. Ninguno de los sobrevivientes oyó una orden de pare. Tampoco pudieron ver quién detuvo el camión pues éste estaba totalmente carpado. SEMANA comprobó que, en efecto, la carpa está llena de agujeros por todas partes, incluso atrás. Lo único que recuerdan estos hombres es que recibieron ráfagas de metralleta por el lado derecho y por el frente del camión. Los 15 que estaban cerca de la puerta lograron bajarse pero siete de ellos murieron acribillados en la carretera. Los otros ocho, heridos, lograron escapar porque se lanzaron hacia una cuneta, de donde fueron recogidos una hora más tarde por vecinos o soldados -no es claro- y llevados al hospital. De la inspección de las autoridades judiciales se deduce que el resto del grupo murió dentro del camión.

A las 8:30 de la mañana siguiente, cuando llegaron las autoridades a realizar el levantamiento, encontraron la mayoría de los cadáveres uno encima del otro en la carretera. "Como cuando uno vacía una volqueta de escombros", afirmó uno de los testigos. A dos metros del camión, desperdigados, encontraron los cuerpos de los primeros siete que alcanzaron a bajarse del vehículo.

Del camión chorreaba sangre y había pedazos de huesos de cráneo.

Según las actas de las autoridades que acudieron al levantamiento en la carretera, en cambio, había muy poca sangre. Por eso deducen que la mayoría de hombres murieron dentro del vehículo y no con las manos en la cabeza y a tiro de gracia en la carretera, como afirmó el paramilitar en el testimonio publicado en El Tiempo.

Las autoridades judiciales también encontraron vainillas de metralleta en la montaña a unos 10 metros de altura, lo que ratificaría la versión del subteniente Velandia en lo que tiene que ver con la ubicación de los soldados. Cerca del camión también había casquetes de bala, pero menos.

Uno de los habitantes de Segovia, que fue el primero en llegar al sitio minutos después de que cesara la balacera, ratificó la versión de que "toda esa gente fue acribillada dentro del camión, porque todo el camión iba carpado y en el piso sólo encontré ocho personas que se tiraron del camión heridas y dos muertos". El relata que dentro del camión "había un joven tapado con todos los muertos encima. Para poder sacarlo a él movimos todos los cadáveres". Según su versión, cuando él y otros vecinos llevaban 45 minutos auxiliando a los heridos y moviendo a los muertos llegó el Ejército. Esto explicaría por qué estaban todos los cadáveres arrumados.

La versión del habitante de Segovia también refuerza la declaración del subteniente, quien afirmó que después de la balacera, que duró según sus cuentas entre 20 y 40 minutos, recibió órdenes de su superior inmediato, el teniente José Sierra, de permanecer en la parte alta como seguridad para que él "pudiera evacuar el personal herido". Además, según fuentes del Ejército, Velandia llamó a su hermano, que es coronel de otro batallón, y le pidió consejo sobre qué hacer ante lo sucedido, y él también le recomendó que se quedara arriba como protección.

Las dudas

Si bien sobre lo anterior coinciden la mayoría de las versiones, hay varias cosas que son materia de polémica. La primera es ¿cómo sabía Velandia cuándo y por dónde pasarían los paramilitares?

El subteniente dijo en su declaración que había obtenido esta información de unos mineros y que había planeado el operativo 15 ó 20 minutos antes del fuego cruzado.

Por su parte 'Rodrigo Franco', comandante del Bloque Metro de las AUC, dijo a SEMANA que "los comandantes de la zona se habían puesto de acuerdo con el subteniente Velandia para realizar una operación contra las Farc. Estaban totalmente confiados porque el acuerdo era un hecho". En efecto, según relató un paramilitar de la zona, ellos habían entablado hacía más de un mes una relación con Velandia para cumplir misiones que el Ejército no podía realizar por ser ilegales y ese día los citó a una reunión. Les dijo que tenía información de que un bloque de la guerrilla se alistaba en el Alto de Bagre para atacar la base militar o el campamento paramilitar a unos minutos de la cabecera de Segovia. "Cuadramos, entonces, la operación en conjunto. Acordamos que él nos quitaba el retén del Alto de los Patios. Nosotros bajábamos en camión hasta la vereda Aporriao y caminábamos hasta Juan Brand, donde nos encontraríamos con él para atacar a la guerrilla, dijo el paramilitar a SEMANA. Quedamos que en el retén yo le hacía cambio de luces y pitaba dos veces para que la tropa no pensara que había algo raro".

Este joven, de 24 años, con los ojos rojos afectados por terigios, dice que él pasó en la moto, hizo el 'santo y seña'. Y que detrás suyo pasó el camión con sus 36 compañeros. A los pocos minutos oyó los disparos y se devolvió pensando que se habían topado con la guerrilla. "Fue cuando me encontré con los soldados, quienes me dijeron, ¿A dónde va? No ve que mi teniente se les torció por buscar un ascenso o la ida al Sinaí", dice 'Oscar', quien afirma que esos mismos soldados le contaron que la orden del subteniente era disparar si querían obtener su libreta militar. Vecinos del lugar le confirmaron a SEMANA que minutos antes de escuchar los disparos habían visto pasar esa moto.

Frente a estas versiones encontradas sobre cómo Velandia obtuvo la información sobre el camión la que deja mayores dudas es la del propio subteniente. Las autodefensas andan como Pedro por su casa en Segovia y tienen arraigo entre la población. Prueba de ello fue el apoteósico entierro que tuvieron los muertos. Casi todo el pueblo se reunió para sus honras fúnebres, les hicieron calle de honor a sus féretros recubiertos con la bandera tricolor y las autoridades pronunciaron sentidos discursos.

Es poco probable, entonces, que los pobladores los hayan denunciado al Ejército, máxime cuando es evidente la relación amigable que suelen tener en público con las autodefensas que se pasean de civil por las calles. Pero esta no es la única ni la mayor duda. ¿Cómo pudo un subteniente de 23 años planear el operativo más grande de la historia contra los paramilitares en tan sólo 15 minutos, según su propio testimonio, y sin contar con el aval de sus superiores ni el respaldo del resto de la tropa? Si su intención era capturarlos y no acribillarlos, ¿cómo se explica que la relación entre los paramilitares y soldados fuera escasamente de uno a uno cuando los manuales de operaciones tácticas exigen una proporción mínima de 4 a 1 para este tipo de acciones militares? La disposición de la tropa era efectivamente de emboscada y no de un operativo de captura. Además había formas y lugares más fáciles para capturarlos, como atacar el campamento que todo el mundo en la zona sabe dónde está ubicado.

Ahora, tampoco es claro qué motivaciones tendría el subteniente para realizar una operación de semejantes proporciones, más si su misión principal como miembro del Batallón Energético es cuidar la infraestructura que nunca había sido atacada por las AUC. Las versiones que circulan en el pueblo y entre las autodefensas es que quería ganar puntos con sus superiores con miras a un ascenso. "La presión dentro del Ejército para que sus hombres consigan positivos contra las autodefensas es bastante grande, incluso los ha llevado a tomar acciones desesperadas como esta", afirma 'Rodrigo', jefe del Bloque Metro.

Pero esto tampoco es tan evidente. Si se trataba de dar 'positivos', ya supuestamente lo estaba logrando contra la guerrilla con el apoyo de los paras. Y en todo caso, capturar un grupo tan numeroso hubiera sido considerado un 'positivo' mayor que haberlos dado de baja.

De ahí que no sea fácil establecer cuál fue la motivación de Velandia, y menos aún sus verdaderas intenciones. Al respecto se han tejido dos hipótesis. La primera, que fue producto más de la inexperiencia del subteniente que de su sevicia. Un disparo de un soldado nervioso pudo haber provocado una reacción instintiva y desproporcionada de la tropa, teniendo en cuenta que los paramilitares estaban prácticamente encerrados dentro del camión. La segunda, que Velandia no actuó como rueda suelta sino que obedeció órdenes superiores. Sin embargo no hay evidencia que sustente esta hipótesis, ni tampoco que el hecho de que Estados Unidos fuera a certificar al Ejército en derechos humanos en días posteriores al sangriento episodio fuera más que una coincidencia. Estos interrogantes tendrán que ser resueltos por el gobierno en la investigación que ya inició. Si se llegara a comprobar la versión de las AUC de que había una relación de socios con el Ejército y que hubo una traición sería un escándalo de grandes proporciones.

En todo caso queda la reflexión de que si los muertos hubieran sido guerrilleros seguramente la acción hubiera sido considerada heroica. Sin embargo, como algunos sectores de la opinión pública creen que los paramilitares son un mal necesario, la cantidad de muertos impactó. Pero desde el punto de vista de un soldado que recibe la orden de combatir por igual a paramilitares y guerrilla, ¿qué diferencia hay entre bombardear a los guerrilleros desde el aire que ametrallar a unos paramilitares en un camión en tierra? El malestar que ha generado ese operativo, a pesar de los pronunciamientos oficiales, pone en evidencia que en el país subsiste una doble moral frente a los dos grupos ilegales del conflicto armado. No se miden con el mismo rasero.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "La creatividad no se puede comprar, se adquiere invirtiendo en educación"

    close
  • El abecé del duquismo

    close
  • "Creemos que incluso en los negocios, vivir feliz es muy importante'

    close
  • Colombianos en Harvard: "para llegar acá no hay que ser genio"

    close
  • "Los procesos judiciales no han refutado mis pruebas sino que las han enriquecido": Petro

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1899

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.