nación

Los jóvenes asesinados en Buga, descritos por una de sus amigas

En la madrugada de este domingo, cinco jóvenes fueron asesinados en una finca ubicada en la vereda Cerro Rico, zona rural de Buga, Valle del Cauca. Aseguran que hasta la casa de campo llegaron al menos cuatro hombres armados, quienes luego de preguntar por el hijo del propietario del inmueble, empezaron a disparar.


El país no sale del asombro luego de que durante la madrugada de este domingo se presentara una nueva masacre, esta vez en una finca ubicada en la vereda Cerro Rico, zona rural de Buga, Valle del Cauca. En el hecho perdieron la vida cinco jóvenes y tres personas más resultaron heridas.

En Vicky en Semana, Juliana Taborda, amiga de Juan Pablo Marín, dijo estar en shock tras lo ocurrido, por lo que le pidió a las autoridades que se haga justicia y se capture pronto a los responsables de este hecho. Contó que las dos mujeres y los tres hombres asesinados eran unas personas alegres, sin problemas y con muchos proyectos a futuro.

De acuerdo con Juliana Taborda, algunas de las víctimas ya habían empezado sus respectivas carreras universitarias, mientras otras se acababan de graduar del colegio. Los describió como unos jóvenes estudiosos que tenían una mente visionaria.

A propósito, Gabriela Pérez, la mamá de Juan Pablo Marín, reveló que su hijo se encontraba estudiando derecho en la Universidad Santiago de Cali y que en pocos días se iba para Medellín para continuar estudiando en esa ciudad, donde se encontraba su novia.

Por último, Juliana recordó que la última vez que los vio con vida fue el día del grado de algunos de ellos, a través de la plataforma Zoom. “Queremos convocar a los jóvenes para hacer una marcha pacífica para que ellos puedan tener este homenaje. También les vamos a hacer un concierto a los muchachos”, agregó Taborda.

La mayoría de los jóvenes tenían 18 años de edad y apenas comenzaba el periodo de la juventud. Solo uno de ellos era menor de edad, pero estaba próximo a cumplir la mayoría, esa etapa esperada por muchos adolescentes. Sus nombres: Jacobo Pérez, Nicolás Suárez, Juan Pablo Marín, Sara Rodríguez y Valentina Arias.

De acuerdo con información preliminar, los asesinos ingresaron al inmueble y preguntaron por el hijo del dueño de la finca, Jacobo Pérez, y sin mediar palabra le dispararon, al igual que al mayordomo de la casa de campo.

Posteriormente, los sujetos ingresaron a la propiedad y encontraron al resto de los jóvenes en un jacuzzi. No les dieron tiempo de correr, allí mismo les dispararon, todos fueron alcanzados por las balas, cuatro murieron en ese instante y tres más quedaron gravemente heridos.

Entre las autoridades toma fuerza una hipótesis que esperan confirmar con la declaración del mayordomo de la finca, una persona mayor que sobrevivió al ataque y que se encuentra bajo estrictas medidas de seguridad de la Policía y la Fiscalía.

Esa hipótesis apunta a que los delincuentes tenían como objetivo secuestrar a un joven que participaba de la celebración y hubo alguna reacción que detonó la arremetida criminal con el saldo que tristemente conoció el país en la mañana de este domingo.

Desde que se conoció el caso, el propio presidente Iván Duque ordenó que el director de la Policía, general Jorge Vargas, y el comandante del Ejército, general Eduardo Zapateiro, se desplazaran hasta el lugar de los hechos y allí adelanten un consejo extraordinario de seguridad, del que salió una recompensa de hasta 200 millones de pesos por información que conduzca a la captura de los responsables.