Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/22/2009 12:00:00 AM

"No estamos improvisando"

El partido que van a armar Mockus, Garzón y Peñalosa se podría llamar el 'dream team'. Los tres alcaldes que le cambiaron la cara y el corazón a Bogotá no la tienen fácil, pero su buena imagen los hace una importante fuerza de opinión.

"No estamos improvisando" Del proceso de los quíntuples, donde también estaban Sergio Fajardo y Marta Lucía Ramírez, quedó la tripleta en la que están Peñalosa, Mockus y Garzón. Los tres ex alcaldes de Bogotá, que gobernaron sucesivamente entre 1998 y 2007, anunciaron el jueves la formación de un nuevo partido
Tres meses exactos duró el sueño de los 'quíntuples'. El 20 de mayo, cinco gladiadores de la política independiente, Antanas Mockus, Sergio Fajardo, Enrique Peñalosa, Luis Eduardo Garzón y Marta Lucía Ramírez, se reunieron para protestar contra el proyecto de reforma política presentado por el gobierno. Ese día, sus equipos empezaron a trabajar en el intento de construir una plataforma común para las elecciones presidenciales y de Congreso de 2010. No obstante, dificultades sobre la mecánica y desencuentros en los criterios para escoger candidato presidencial generaron el retiro de dos de sus miembros. Marta Lucía Ramírez sintió que la demora en llegar a acuerdos podría desorientar a sus electores. Sergio Fajardo, por su parte, insistió en que es candidato y no precandidato, argumento con el cual no quiso participar en una encuesta para determinar cuál sería el presidenciable del grupo.

Pero la salida de Fajardo y de Marta Lucía no implicó que Peñalosa, Mockus y Lucho dejaran de trabajar juntos. El jueves anunciaron que crearán un partido político, tendrán candidato presidencial propio, llevarán listas al Congreso y a las elecciones locales de 2011. El camino que les queda por delante no es fácil. Al reto de superar los áridos asuntos de mecánica para darle forma al Partido se suman los de armar cuadros políticos y seguir coincidiendo en temas fundamentales. Se van a enfrentar además a pesos pesados de la política expertos en estrategias y conquista de votos. Sin embargo, más allá de su destino, hay algo claro. Estos tres mosqueteros serán un centro de atracción al cual llegarán ciudadanos inconformes con las opciones tradicionales, pero también políticos que buscan conquistar algo de los votos que tienen en Bogotá, su principal fortín electoral. Esto fue lo que le dijeron a SEMANA.

SEMANA: ¿Dónde están los votos que soportarán su nuevo partido?

Enrique Peñalosa: Entre aquellos que, sean uribistas o antiuribistas, reconocen la importancia de la política independiente y valoran la buena gestión.

Luis Eduardo Garzón: Vamos a arañar votos de todos los lados. El uribismo está desgastado y mucha gente dejó de confiar en Uribe, así como en los partidos que hacen oposición con prácticas tradicionales. Si proyectamos confianza en nosotros y en la política, nos irá bien.

Antanas Mockus: Sí. En la política tradicional el voto se pide a cambio de un favor. Aquí lo pedimos a cambio de confianza. Cuántos votos tengamos dependerá de cuántos candidatos confiables logremos vincular a este proceso.

SEMANA: ¿Cómo escoger los candidatos a Congreso? ¿No es abstracta la idea de generar confianza?

A.M.: Vinculando líderes confiables en cada región y en sectores que tengan credibilidad, como el de los educadores, por ejemplo. Enrique también propuso que vinculemos a este proyecto y a las listas a Congreso a quienes lideren proyectos que favorezcan los intereses públicos y las prioridades ciudadanas.

SEMANA: ¿Aparte de ser ex alcaldes y de no tener partido, los une alguna propuesta de país?

E.P.: Sí. Defendemos a capa y espada la igualdad, sin dejar de lado la batalla por el orden. No somos simplemente un grupo de líderes alternativos. Estamos convencidos de que hay que pasar de la seguridad democrática a la seguridad ciudadana. Hemos sido gobernantes estrictos y eso se vio en Bogotá, en donde la legitimidad de nuestras administraciones, obsesionadas con el respeto a la ley, incidió en que mejoraran las cifras de seguridad. No creemos que el orden se preserve manteniendo privilegios, sino reduciendo las diferencias sociales y promoviendo el respeto a las normas que, como dice Antanas, son sagradas. Frente a las prácticas de algunos sectores del uribismo, defendemos una verdadera democracia y tenemos una sincera preocupación por la igualdad y por la política limpia.

L.E.G.: Las propuestas que nos unen son claras. En Bogotá construimos sobre lo construido y demostramos la importancia de generar confianza, hacer una política transparente, promover la vida sagrada y luchar por la igualdad. Esas coincidencias nos permitieron sentarnos juntos.

A.M.: En tres gobiernos sucesivos en la ciudad, demostramos que las instituciones y las políticas pesan más que las personas.

SEMANA: ¿Son una unión coyuntural para hacerle contrapeso a Uribe?

L.E.G.: Este es un proyecto de largo plazo, que busca llegar más allá de 2010. Las próximas elecciones serán nuestro primer ejercicio. Le apuntamos a consolidar una gran fuerza parlamentaria y otra gran fuerza para gobernar.

A.M.: En el menú de la democracia colombiana hay un vacío de ofertas, y los candidatos se definen criticando a los otros. No es nuestro caso. Para vender salmón, un mesero no tiene que hablar mal del churrasco. Simplemente tiene que decir cuáles son las ventajas del salmón. Y en una verdadera democracia nadie necesita 'macartizar' a los demás para ser elegido. Estamos comprometidos con una propuesta ética, positiva y de futuro que plantea construir sobre lo construido.

E.P.: Nuestro tema no es una obsesión antiuribe. Estamos en contra de la reelección no por que estemos contra el Presidente, sino porque respaldamos la estabilidad constitucional.

A.M.: La angustia de algunos que creen que sin Uribe el país va a desaparecer no tiene fundamento. En Bogotá hubo cuatro administraciones que dieron permanencia a las políticas y un electorado que apoyó la continuidad. Nos unió un compromiso con lo público. Igual sucede en el país. Lo bueno que ha hecho el Presidente ya no es de él, sino de la sociedad entera, y la regla de oro de la democracia es que otros puedan demostrar su capacidad de gobernar.

L.E.G.: Sí, y que hay electores capaces de valorar las políticas por encima de las personas y premiar las propuestas de continuidad. La democracia no se limita al respaldo mayoritario a un gobernante.

E.P: Hay muchas dictaduras con respaldo mayoritario.

SEMANA: ¿Cómo hacer para que en las regiones dejen de verlos exclusivamente como ex alcaldes de Bogotá?

L.E.G.: Eso que usted ve como un riesgo es una virtud. Tenemos claro que debemos 'desbogotanizar' nuestro discurso, pero también que en muchas regiones el ejemplo bogotano es válido. En medio de la aridez de la política y de la desconfianza generalizada, el caso bogotano siempre es un referente. No tenemos complejo de ser bogotanos, sino un enorme orgullo de haber administrado la ciudad en función de lo público.

SEMANA: ¿Presentarán un candidato presidencial?

L.E.G. : Sí. Pero esa no es la única razón de nuestra unión. Estamos interesados en las elecciones parlamentarias, en las presidenciales, en las locales y regionales de 2011 y en un proyecto de largo plazo. En este momento soy pre-pre-pre candidato, pero eso no quiere decir que mi candidatura sea inamovible. Está en función de este proyecto y del camino que llevamos.
 
A.M.: La definición sobre quién será el candidato presidencial la haremos más adelante. Dependiendo de la coyuntura puede ser uno de nosotros o alguien de otro partido.

L.E.G.: En todo caso, si lo escogemos entre nosotros, lo hacemos con mecanismos de igualdad y transparencia. Lo mismo haremos para escoger candidatos a alcaldías, por ejemplo.

SEMANA: ¿Eso quiere decir que estarían dispuestos a participar en una consulta interpartidista con otros candidatos?

Todos: Si es el caso, sí.

L.E.G.: Siempre y cuando coincida con nosotros en el modo de hacer política.

E.P: Y se comprometa con un escenario de igualdad en donde tenemos las mismas posibilidades y aportamos a un proceso de construcción de un mismo proyecto político.

SEMANA: ¿Podría ser Sergio Fajardo? ¿Cómo quedó la relación con él después de su salida de los 'quíntuples'?

L.E.G.: Sergio nos produce sentimientos extraordinarios. El proyecto que arrancamos no es contra él. Aspiramos que personas como Sergio y Marta Lucía nos vuevan a acompañar.

SEMANA: ¿Recogerán firmas para inscribir su partido?

L.E.G.: Esta semana definiremos los temas operativos. Hemos tenido acercamientos enriquecedores con los representantes del partido Opción Centro. Si no concretamos un proyecto con ellos, recogeremos firmas.

SEMANA: ¿Creen que es viable, sin maquinarias, hacer de este proyecto una opción real de poder?

E.P.: Los tres hemos hecho política, hemos conseguido votos, hemos sido elegidos y hemos gobernado bien. No estamos improvisando.

EDICIÓN 1911

PORTADA

La mala hora del Grupo Aval

El grupo económico más grande del país enfrenta uno de sus momentos más difíciles por cuenta de actuaciones de la justicia colombiana y de Estados Unidos. Las consecuencias pueden ir más allá de los intereses del banquero.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1911

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.