Tendencias

Home

Nación

Artículo

Una concejal fue captada consumiendo licor en las instalaciones del recinto.
Una concejal fue captada consumiendo licor en las instalaciones del recinto. - Foto: A.P.I

nación

Polémica: en el Concejo de Chimichagua, Cesar, funcionarios celebraron un cumpleaños; en la fiesta hubo licor, baile y parranda

Los cabildantes ofrecieron disculpas a través de un comunicado de prensa. La procuraduría anunció que investigará lo sucedido.

Un grupo de concejales del municipio de Chimichagua, en el centro del departamento de Cesar, fueron sorprendidos bailando champeta e ingiriendo licor. Lo más criticado de la situación, es que los funcionarios departían en las instalaciones del recinto donde sesionan.

Varios videos se publicaron en las redes sociales y los cabildantes se convirtieron en blanco de críticas. Aunque en las imágenes aparecen más de cinco personas, SEMANA pudo establecer que entre los personajes se encuentra el presidente de la corporación, Johannys Iglesia Herrera; la secretaria, Johana Pava; Pedronel Martínez , del partido Cambio Radical; Rosa Elvira Palomino y Aracelis López del partido Conservador.

A través de un comunicado de prensa, el Concejo municipal ofreció disculpas. En un principio, transcendió que la “parranda” se realizó después de la aprobación de un proyecto por el monto de mil millones de pesos. Sin embargo, la corporación explicó que el festejo corresponde a la celebración de un cumpleaños, realizado el pasado 30 de agosto.

“El Concejo Municipal de Chimichagua , Cesar, en cabeza del Presidente Johannys Iglesia Herrera, manifestamos nuestras disculpas a toda la comunidad y sobre todo a aquellas personas que han tenido a bien confiar en nosotros para que representen sus intereses democráticos, por los hechos presentados el día 30 de agosto, donde se llevó a cabo un compartir por motivos del cumpleaños de la Honorable Rosa Elvira Palomino y en el que lamentablemente se utilizó el recinto para tal acontecimiento”.

En el documento aseguran que, aunque utilizaron las instalaciones del Concejo, no estaban ejerciendo su labor.

“Sabemos desde luego que no estuvo bien y nada lo justifica, por eso reiteramos nuestras disculpas, teniendo en cuenta que de nosotros se espera lo mejor y debemos dar ejemplo al respecto, pero somos conscientes que no afecta sustancialmente los deberes funcionales, toda vez que no estábamos en el ejercicio de nuestra función”.

“De ante mano estaremos dispuestos a dar las explicaciones respectivas de los hechos ocurridos en la fecha anotada y que nada tiene que ver en lo absoluto con las facultades que hoy en días se han solicitado por parte de la Administración Municipal. Es un error nuestro, pero lo asumimos con mucha responsabilidad, somos humanos y por eso estamos pidiendo estas sinceras disculpas poniendo la cara y enfrentando esta situación como debe ser”, se lee en el comunicado.

Asimismo, indicaron que rechazan cualquier tipo de desinformación en torno a lo acontecido.

Manifestamos que de nuestra parte no se volverá a repetir una situación similar y rechazamos toda clase de mal información de personas inescrupulosas que quieren ver nuestra reputación por el piso”.

De acuerdo con el artículo 48 de la ley 734 de 2002, los funcionarios podrían ser suspendidos del cargo toda vez que la normativa señala “consumir, en el sitio de trabajo o en lugares públicos, sustancias prohibidas que produzcan dependencia física o psíquica, asistir al trabajo en tres o más ocasiones en estado de embriaguez o bajo el efecto de estupefacientes”, puede acarrear sanciones.

Noticias relacionadas