antioquia

Ataque a caravana de la Policía deja dos uniformados muertos y cuatro lesionados en Cañasgordas, Antioquia

En la caravana se desplazaban 93 vehículos, realizando acompañamiento a vehículos particulares y de servicio público.


Una caravana de la Policía y el Ejército que se movilizaba en la vía del Urabá Antioqueño, fue atacada en jurisdicción de Cañasgordas, en el occidente de Antioquia.

En el enfrentamiento, un uniformado de la Policía Nacional y un militar perdieron la vida, además cuatro uniformados resultaron heridos, así lo confirmó el alcalde de Cañasgordas, Aicardo Urrego.

Los insurgentes atacaron con una bomba explosiva los vehículos de las autoridades que se movilizaban por la zona, posteriormente comenzó el enfrentamiento entre ambas partes. En video, los habitantes de la vereda vereda Guadual, ubicada en la vía que conecta a los municipios de Cañasgordas y Uramita, registraron los momentos en que se perpetuó el ataque.

A pesar, de que las ambulancias de municipios cercanos no se pueden movilizar debido al riesgo, los uniformados pudieron ser auxiliados, e incluso, en la zona ya se encuentran refuerzos de la Fuerza Pública para atender la situación.

En la caravana se desplazaban 93 vehículos que realizaban acompañamiento a vehículos particulares y de servicio público. “El día de hoy ya estábamos operando con normalidad pero esto siempre asusta, entonces la gente volvió a cerrar. Vamos haber que pasa”, precisó el mandatario.

Desde este fin de semana, el municipio había aumentado su pie de fuerza, gracias a un comunicado emitido por la administración municipal solicitando refuerzos a raíz de la alteración del orden público por el “paro armado”.

Recordemos que el secretario de Gobierno, Luis Fernando Suárez, anunció este lunes que aproximadamente 2.000 soldados y policías y en general, se desplazarían por todo el departamento, de forma que se retorne lo antes posible a la normalidad.

Los hechos se presentan luego de que el presidente de la república visitara Carepa en el Urabá antioqueño. Vale la pena resaltar que, este municipio tiene ingerencia de la subestructura Edwin Román Velasquez Bayé del GAO Clan del Golfo y aunque se creía que a partir de este lunes cesarían los ataques por parte de esta estructura criminal, las retaliaciones continúan.

Continúan los ataques

Justo cuando se creía que los días del paro armado habían llegado a su fin, un grupo de cuatro personas, al parecer integrantes del Clan del Golfo, lanzó una granada al comando de policía, ubicado a media cuadra del parque principal del municipio de San Pedro de los Milagros, ubicado al norte del departamento de Antioquia.

Tras la explosión, iniciaron los enfrentamientos entre la fuerza pública y los insurgentes, en el intercambio de disparos un policía y un civil resultaron heridos, mientras que uno de los sujetos fue dado de baja, así lo confirmó el alcalde del municipio, Gustavo León Zapata.

“A los pocos minutos trató de ingresar una camioneta a la estación de policía, la cual recibió una remetida y logró devolverse inmediatamente, chocando contra los postes, y finalmente logró volarse”, comentó el mandatario.

Luego de los enfrentamientos, hombres del ejército llegaron a la zona. Sin embargo, el mandatario dijo a SEMANA que el pie de fuerza instalado no es suficiente para atender a la población. “En nuestro municipio circulan diariamente 30.000 habitantes, y seguramente el orden público solo se restablecerá con suficiente fuerza, que es lo que hemos estado pidiendo desde el viernes que comenzaron estas acciones de intimidación”.

Para hoy, 9 de mayo, se tiene previsto el cese de actividades económicas, religiosas, educativas y sociales. El mandatario aseguró que ante lo sucedido la comunidad está atemorizada.

“Esperamos que desde el Gobierno nacional y departamental, que anunció un despliegue de hombres de la policía y el Ejército Nacional, nos tengan en cuenta y nos den el trato que hoy necesitamos”, precisó el mandatario.

Durante la noche de este domingo, helicópteros sobrevolaron la zona y personal del ejército está acompañando a los 38 soldados del Batallón Pedro Nel Ospina.

Antes de presentarse la confrontación, hombres de la fuerza pública estaban escoltando los carros que ingresaron a zona rural de San Pedro de los Milagros para recolectar 700.000 litros de leche que estaban represados por el paro armado.