Personas en la carcel
A pesar de la injusticia que estaba viviendo, Johnny no perdió el tiempo; mientras se encontraba en prisión completó la secundaria, logró una titulación de técnico - universitario, su licenciatura y hasta una maestría. (Imagen de referencia). - Foto: Getty Images

estados unidos

Colombiano en Estados Unidos que estuvo 25 años en prisión siendo inocente, será indemnizado

En los últimos días, se dio a conocer que el colombiano será indemnizado con una cifra millonaria de dinero por los daños causados.

Un inmigrante de origen colombiano tuvo que pasar los años más amargos de su vida, luego de que la justicia norteamericana lo acusara de un crimen que él nunca cometió. En los últimos días, se dio a conocer que el hombre recibirá una millonaria indemnización.

El caso de Johnny Hincapié es conocido en Estados Unidos y Latinoamérica, esto debido a que tuvieron que pasar 25 años de prisión antes de que la justicia replanteara la culpabilidad del colombiano.

En el año 1990, cuando Hincapié tenía tan solo 18 años de edad, fue detenido por supuestamente haber asesinado a un turista en la ciudad de Nueva York. Como Brian Watkins fue identificada la víctima, quien según las investigaciones, murió tratando de defender a su madre en el metro cuando eran atacados por un grupo de delincuentes.

Watkins, de 22 años, y sus padres estaban en Nueva York en visita desde Provo, Utah, para presenciar el Abierto estadounidense de tenis. Se dirigían a cenar cuando fueron asaltados por un grupo de jóvenes que buscaban robar a transeúntes para conseguir dinero para irse a bailar, dijo la Policía.

Luego de que su padre fue cortado y despojado de 200 dólares y su madre pateada y golpeada con puñetazos, Watkins fue acuchillado en el pecho, pero aun así persiguió a los atacantes escalera arriba, antes de desplomarse a la entrada.

Los esfuerzos por salvar a la víctima, fueron en vano. Getty
La muerte de Watkins generó un pedido de su familia de mayores medidas de seguridad en el metro y una propuesta del alcalde de este entonces, David Dinkins, de un programa para incrementar la protección policial. - Foto: Getty

Este asesinato se convirtió en símbolo de la violencia aleatoria en una ciudad que aún sentía las secuelas de la violación y la golpiza a una mujer en Central Park en 1989 y una ola de asesinatos a mediados de 1990. La muerte de Watkins (que integra el récord de 2.245 en 1990, comparado con 333 el año pasado) generó un pedido de su familia de mayores medidas de seguridad en el metro y una propuesta del alcalde de este entonces, David Dinkins, de un programa para incrementar la protección policial.

Hincapié fue uno de siete jóvenes condenados en el caso. Otro de ellos fue acusado de acuchillar a Watkins, pero las autoridades dijeron que todo el grupo era responsable por la muerte.

Según Johnny Hincapié, las autoridades lo forzaron a punta de golpes para que confesara que se encontraba involucrado, esto aun sin tener las pruebas suficientes para demostrarlo. A pesar de ello, la justicia norteamericana lo condenó a 25 años de prisión.

A pesar de la injusticia que estaba viviendo, Johnny no perdió el tiempo; mientras se encontraba en prisión completó la secundaria, logró una titulación de técnico - universitario, su licenciatura y hasta una maestría.

En el año 2015, Johnny Hincapié estalló en sollozos al escuchar la decisión del juez de anular su sentencia de culpabilidad por el asalto.

El juez de la Corte Suprema estatal Eduardo Padro mencionó nueva evidencia, incluidos testimonios de dos testigos y un coacusado, que dijeron que Hincapié no estuvo involucrado en el crimen.

Ya han pasado siete años desde que Johnny quedó libre, sin embargo, los esfuerzos por seguir demostrando su inocencia continuaron. En los últimos días, se dio a conocer que el colombiano será indemnizado con una suma de dinero cercana a los 18 millones de dólares (87 mil millones de pesos colombianos al cambio actual).

Al estado de Nueva York le corresponde realizar el pago de 12,8 millones de dólares y al estado 4,8 millones de dólares, según reportó The New York Times.

En la actualidad vive en Florida, Estados Unidos, junto a sus dos hijos a la espera de que sea compensado por todo el daño causado a él y su familia en 25 años incertidumbre y sufrimiento.