Fotos de la semana 18 noviembre
El caso relacionado con presuntas declaraciones difamatorias contra la periodista Elizabeth Jean Carroll en 2019 que lo acusó previamente de violación. - Foto: REUTERS

estados unidos

Fiscal pide a tribunal que rechace apelación de Donald Trump en caso de presunta violación a Elisabet Carroll

Solicitó que en este proceso se concluya que el exmandatario actuó “fuera del ámbito de su cargo” cuando hizo el pronunciamiento.

Un fiscal general estadounidense pidió a un tribunal de apelación del distrito de Columbia (Washinghton DC) que rechace la petición del expresidente Donald Trump en el caso relacionado con presuntas declaraciones difamatorias contra la periodista Elizabeth Jean Carroll en 2019.

En ese sentido, el funcionario judicial solicitó que en este proceso se concluya que el exmandatario actuó “fuera del ámbito de su cargo” cuando hizo el pronunciamiento.

En un escrito amicus curiae (una expresión latina utilizada para referirse a presentaciones realizadas por terceros ajenos a un litigio, que ofrecen voluntariamente su opinión, jurídica, alegatos o demandas), el fiscal Karl Racine señaló que el expresidente actuó “únicamente para satisfacer sus motivos personales”.

“El último intento de Trump de evadir la responsabilidad legal en un caso de difamación presentado en su contra debe rechazarse rotundamente”, aseguró en el documento.

En este sentido, indicó, según un comunicado publicado en su perfil de Twitter, al tribunal de apelaciones a “seguir décadas de precedentes” en Washington D. C. y dictaminar que Trump “no actuaba en interés de Estados Unidos cuando realizó comentarios personales contra Carroll”.

“Presenté un escrito de amicus curiae en Carroll v. Trump instando a la Corte de Apelaciones a seguir décadas de precedentes y rechazar el último intento del Sr. Trump de evadir la responsabilidad legal en el caso de difamación presentado en su contra”, señaló el fiscal general de D. C., Karl Racine.

Y agregó que “nadie está por encima de la ley, y las leyes del Distrito se aplican al expresidente de la misma manera que se aplican a cualquier otra persona”.

El caso

Elisabeth Jean Carroll presentó en 2019 una demanda en un tribunal estatal contra el expresidente estadounidense por difamación, debido a la forma en la que el magnate neoyorquino negó una primera denuncia por violación en su contra tras decir que “ella no era su tipo” y que “lo hacía para vender”.

La periodista escribió en su libro ¿Para qué necesitamos a los hombres? que Donald Trump la agredió sexualmente en los probadores de una tienda de Manhattan a mediados de los noventa.

Según ella, se encontró con Trump en la Quinta Avenida de Nueva York y fueron a la tienda de lencería Bergdorf Goodman para comprar un regalo a una mujer, donde el expresidente la habría empujado hasta un probador y la habría violado.

Dijo que accedió a ayudarlo y, tras bromear, el expresidente le solicitó que se probara una prenda de lencería; sin embargo, en el momento en el que ella estaba en el probador él se lanzó hacia su cuerpo y la besó con fuerza, posteriormente habría ocurrido la violación.

“En el momento en que la puerta del probador está cerrada, se abalanza sobre mí, me empuja contra la pared, golpeando mi cabeza bastante fuerte, y pone su boca contra mis labios. Estoy tan estupefacta que le empujo de vuelta y me empiezo a reír. Él me agarra los dos brazos, me sujeta contra la pared con sus hombros, mete a la fuerza sus manos bajo mi vestido y me baja las medias”, narró.

Y añadió que “estoy asombrada por lo que voy a escribir: yo sigo riéndome. Al momento siguiente (...) se baja la bragueta y, forzando sus dedos por mi parte privada, empuja su pene dentro de mí hasta la mitad, o completamente, no estoy segura”.

Carroll dio a conocer esta historia por primera vez en este libro, publicado en la edición digital de The New Yorker. Tras ello, presentó la denuncia. Carroll explicó en su momento que había dado este paso animada por el movimiento Me Too.

Donald Trump aseguró que lo que la periodista señaló no era verdad y que estaba mintiendo, pues ella “no era su tipo”, e insinuó que su acusación tenía intereses políticos y financieros.

Por dicha declaración, demandó por difamación a Donald Trump, sin embargo, al estar a cargo de un puesto de gobierno, el expresidente no pudo ser demandado.

La comunicadora actuó legalmente en contra de Donald Trump, luego de que el Congreso de Nueva York dejó sin efecto el plazo de prescripción de un año para denunciar por delitos de carácter sexual.

*Con información de Europa Press.